Ca-la-ba-za

Este año, más que ningún otro antes, me ha entrado una extraña fiebre calabazaica.

He comprado 2 de latas de calabaza triturada para hacer todo tipo de recetas. Ya habéis visto una salada, y quedan otras 2 de momento ;) La que os enseño hoy es dulce. De nuevo, el mérito de la idea es de Jessica, del blog “how sweet it is“. Esta receta me pedía a gritos que la probase según la vi en su blog :) ¿No os ha ocurrido nunca, que la receta os ruega que la hagáis? ;)

Así me ocurrió a mí. Además tomé prestada una masa de base de tartas deliciosa de la maravillosa Béatrice, de “la tartine gourmande”, de una de sus primeras entradas. Me encanta su blog y su evolución :) ¿sabéis que ha sacado un libro preciosísimo, no? Poco voy a tardar en tenerlo, jejeje.

Alguien me ha dicho que qué me pasa con calabaza, que solo oir la palabra, le produce una cierta aversión debido a la repetición, ¿tanto lo he dicho? :P Pues toma pastel de calabaza.

A mí me gustó mucho. Es una cookie blandiiiiiita, casi bizcocho y sumadle la masa estupenda de la base, tengo cierta mala pata con las masas de las bases, pero esta me sorprendió muy gratamente. Aunque siempre podéis recurrir a la masa precocinada (como hace Jessica, que parece tenerle manía a hacer estas masas ella misma).

Os voy a dejar la receta traducida del cake del blog de Jessica y de la base del blog de Beatrice:

Receta para el relleno de la tarta

Ingredientes

2 huevos grandes
1/2 cup de harina
1/2 cup azúcar granulado
1/2 cup azúcar moreno
1 cup mantequilla derretida y enfriada a temperatura ambiente
1/3 cup de puré de calabaza
2 teaspoons de extracto de vainila
1 tablespoon de especias (puse 3/4 de canela y 1/4 nuez moscada nada más)
1 cup chips de chocolate (corté una tableta en trozos pequeños)

Pasos

0. Precalentar el horno a 180ºC
1. Batir los huevos hasta que la mezcla sea espumosa.
2. Añadir el azúcar (ambos), seguir batiendo.
3. Añadir entonces la harina, mezclar.
4. Añadir la calabaza, las especias, el extracto de vainilla y mezclar hasta que resulte una masa homgénea.
5. Añadir por último la mantequilla.
6. Una vez todo esté bien mezclado, añadir los chips / trozos de chocolate y remover hasta que estén bien repartidos en la masa.

7. Echar a la base del pastel y hornear unos 55 minutos (en un molde grande) o hasta que el centro esté hecho (fue mi caso, ya que usé moldes de tartaletas pequeñas, creo que fueron 20 minutos lo que tardaron)

Receta para la masa base

Ingredientes

200g harina
100 g mantequilla a temperatura ambiente
Agua
Una pizca de sal

Pasos

1. Poner la harina en un bol y hacer un hueco en la mitad en el que se colocará la mantequilla.
2. Trabajar la mezcla con las manos, hasta que quede una textura terrosa, es entonces cuando se debe de añadir el agua y la sal.
3. ¿Cuánto agua? Poco a poco, hasta que la consistencia sea tal que la masa se te despegue sola de las manos. Similar a una plastilina.
4. Hacer una bola con la masa y dejarla enfriar en la nevera al menos una hora. Entonces estará lista para estirar y poner en el molde que tengáis.
5. Cuando esté en el molde, os recomiendo que la hornéis un poco primero sin el relleno del pastel. Esto se hace pinchando la masa con un tenedor por toda su superfície y luego, tapándola con papel de hornear y poniendo encima algo de peso (judías secas, arroz seco…) con el fin de que al hornear, la masa no se levante. Con 10 minutos de horno es más que suficiente. Entonces podremos poner la masa del relleno de la tarta encima y hornearlo junto.

Otra gran lección que he aprendido con el tiempo es que casi todo se puede congelar :D

Tengo 3 mini-tartas de estas en el congelador, ya veréis qué ricas cuando las saque (o eso espero). Para congelarlas basta con envolverlas generosamente con film y meter en una bolsa de zip. El envolver doble se nota, el frío suele “quemar” la comida, y de esta forma se evita.

Espero que os guste, esta vez os pongo la receta y poco más después de los tostones a los que os tengo acostumbradas y acostumbrados ;) Bueno, va, sólo un mini-tostón, ya que estoy: ayer batí mi record corriendo (ejem, ojo que soy principiante) y estuve 30 minutos sin parar y a buen paso :D Además otra gran noticia es que tengo a mi mejor amigo mañana por aquí.

Ah, se me ha olvidado decir que está delicioso este pastel templado y con una bola de helado de vainilla.

Actualización: En varios comentarios he visto la pregunta de si se puede hornear la calabaza en casa, ¡claro que sí! Os dejo este link de la Pioneer Woman que lo hace espléndidamente, es una joya.