Typical dutch #2 Bitterballen

Tras algo más de un año viviendo en Holanda, hoy os quiero enseñar, una de las comidas más populares de aquí (por no decir la que más). Se llaman bitterballen y pertenecen al grupo de las kroketten… ¿os suena familiar este último nombre?

Aquí son súper fans de las sus croquetas. Nada que ver con la croqueta media española. No soy de exaltaciones patrias (más bien todo lo contrario…), pero de verdad que cada vez que las tomo, tengo sentimientos encontrados: recuerdo de las croquetas “de mi mamá” vs. estoy comiendo bazofia congelada. Eso sí, a veces no son congeladas y se nota la diferencia a mejor, desde luego. Peeero, aunque no sean congeladas, son tan bastorras… ese empanado tan extra crujiente que a veces me hace daño en el paladar (una, que es una blanducha, sí, decidlo… me pasa con el pan de baguette también, soy lo peor). Luego está el sabor tan fuerte a carne, ¿dónde quedan las maravillosas croquetas de jamón o de gambas o de pollo o de bacalao…? Porque sí, los bitterballen suelen ser de ternera / ternera – cerdo…

El acontecimiento sorprendente con estas croquetas holandesas es que siempre se sirven con mostaza. Se mojan en la mostaza antes de darle un bocado. Pero lo que es realmente sorprendente es que he pasado de la etapa “brrrr, mostaza con croquetas” a la etapa “oye, pues es que la mostaza esta realza el sabor, ¿eh?”. A esto me refería en esta entrada con eso de que me había hecho consciente de que me he adaptado un poco a Holanda. Sin darme cuenta, he incorporado esta salsa tan agria y centro-europea a mi despensa. Realza el sabor de las carnes especialmente y si en las bitterballen queda bien, ya no os cuento en las salchichacas alemanas (y austriacas).

En la siguiente foto os dejo una imagen de un escaparate del emblema nacional holandés, es decir, el snack bar*. No es otra cosa más que una “tienda” de congelados recién fritos para llevar a casa. Eliges la croqueta que te apetece (o la hamburguesa o ambas), unas pataticas fritas (también congeladas, claro que sí) con una de las doscientas mil salsas disponibles, te lo fríen en el momento y te vas a casa a comerte tu fritura tulipánica. En la foto se aprecia la gran variedad de kroketten disponible (y también la amplia gama de colores de rebozados todos puramente naturales y ecológicos xD).

Quizás algún día hago fotos a más kroketten, a mí las que me gustan “mucho” también son los kaassoufles que no son otra cosa mas que queso empanado.

Me he dado cuenta de que falta un detalle importante: el envoltorio de estas croquetas para llevar. Un día os las enseñaré, porque me parece muy curioso.

¿Qué opinión os merecen los snack bar? Para mí este es uno de esos puntos de “shock cultural” ;-)

Bueno, esta semana quiero publicar más aunque no me dé tiempo a contestar los comentarios (¡¡¡Muchas gracias por seguir comentando!!! es por ello que sigo escribiendo, de verdad mil gracias)

* lo de los gatos es porque era en una calle de Chinatown, si no, no están normalmente.

About these ads

15 pensamientos en “Typical dutch #2 Bitterballen

  1. No hay nada como una croqueta “española” casera de verdad, aunque tengo que reconocer que no son especialmente mi comida favorita. Mi madre jamás nos hizo de pequeños, y ahora con la bechamel con lactosa pues no puedo pedirlas en ningún sitio… Pero entiendo lo que dices del rebozado, las croquetas tienen una capa más blandita que esos rebozados tan contundentes y crujientes que se ven por el mundo.
    Eh, la mostaza también va muy bien con las salchichas suizas! :P No he podido evitarlo, en Suiza también es tipiquísimo eso de bares, puestecillos y demás que sirven salchichas en bandejitas de cartón con su pan y su mostaza :).
    Lo de los snack bars creo que se ve en muchos países, pero cada uno con su cosa particular :).

    Un abrazo

    • Jo, qué pena que las croquetas no formen parte de tu memoria culinaria-familiar, bueno, en tu caso las sustituiste por especialidades suizas, que tampoco está nada mal ;-)

      Y sí, lo de la bechamel es cierto, menos mal que ahora se puede hacer sin lactosa, creo, ¿no?

      Ooooh, esos puestos que mencionas en Suiza me recuerdan a los días que estuve en Linz, esos mismo puestos con platitos de cartón, qué delicia… qué mostaza más rica :-)

      Sí puede ser lo de los snack bar pero ¿no te parece surrealista ir a por algo que no es ni siquiera casero para que lo frían y llevártelo a casa? ¿no sería mejor comprar la bolsa de congelados y freírte lo que sea tú en casa? Para mí el valor añadido de comprar algo fuera es que está hecho por quien lo vende y se entiende que lo hace bien (aunque no siempre sea el caso, por supuesto).

      ¡Un abrazo!

  2. Bueno bueno , mis croquetillas favoritas (después fe las de mama, claro) las echo de menos, y me encanta mi tradición de comer una como mínimo cuando voy!! En un mes y poquito saborearé otra… al igual que espero tomarme unos mejillones/gambas rebozadas con su correspondiente helado del Australian…. jajaja me alegro de que tengas un poco mas de tiempo para estar por aquí publicando porque se te echaba de menos!!!!
    Te quiero!!

    • (¡gracias! :-D)
      Bueno, estas no sé si las has probado, son de la misma familia, pero no del Febo, ¿eh? ;-) Cuando vengas a ver si probamos esta versión y mojas alguna (un poquito) en mostaza, para descubrir la experiencia Holland al completo.
      Ooooh, el helado del Australiaaaan, oooh, qué ricoooo.
      Ya no queda nada.
      ¡Yo también!

  3. Con lo de la fritura me has matado, si ya me suelen resultar algo pesadas (salvo excepciones) recién hechas, comprarlas para llevar… ufff, no lo veo, no me convence. Peeeero… nunca digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre…
    Besotes.

    • La última frase es TAN cierta xD
      Yo debo reconocer que de vez en cuando no hago ascos a unos bueno fritos, pero claro, ya que estamos, que sean de los ricos: unas croquetas de mamá, unas bravas, tigres… anda que no hay cosas que se hagan con aceite y que sean caseras.
      ¡Un beso, guapa!

  4. Tienen pintaza de artificiales, sí. ¿No te gustaba antes la mostaza? En Sevilla, hay un bar-cadena llamado La Sureña en el que te ponen lagrimitas de faisán frito y crujiente —realmente dudo muy seriamente que sea faisán, lo más seguro es que sea pollo. Son trozos de pechuga de ave muy pequeños que se comen bastante a menudo en el sur de España— acompañados de una salsa de mostaza dulce para mojar, así que la mezcla frito+crujiente con mostaza me resulta familiar. Te resumo mi opinión de los snack bar: me dejan bastante indiferente. Voy muy poco o nunca, supongo que porque me parecen una pérdida de dinero. ¿En esta categoría también entran los restaurantes de comida rápida como el del payaso que vende hamburguesas?

    Un saludo, Ana :-)

    • Me gustaba la mostaza que tomaba en España, esa que tenía un puntito agrio y dulce a la vez. ¿Has probado la mostaza de IKEA? Es una de mis favoritas, es deliciosa. Pues yo pensaba que todas las mostazas eran así hasta que fui a París, pedí un perrito caliente con bien de mostaza y tuve que tirarlo a la basura. Estaba tan fuerte que era incomible. Pues la mostaza de aquí me recuerda a esa misma situación, pero una vez te acostumbras al sabor, todo empieza a cobrar sentido ;-)
      En cuanto a los snack bar, no, no incluyo la comida rápida habitual. De hecho, otros puestos estilo kebaps etc van por separado también. Veo que te resultan familiares. Para mí ha sido un concepto adquirido en Holanda. En los snack bar siempre venden lo mismo: croquetas, frikandelen (terriiiibles…), patatas (con la salsa/s que elijas, hay mucha variedad), hamburguesas y alguna especialidad del sitio.
      ¡Un beso!

      • Yo AMO esa mostaza tan picante y fuerte. Si me hace estornudar, me pone más :-D. La del IKEA sí que la he probado, pero hace muchos años y me pilló en una época en la que no comía tanta como ahora, así que tengo que redescubrirla.

        A todo esto, yo hoy he ido a un snack bar a la española: bacalao, merluza y gallo fritos, croquetas, patatas ali oli. Me he acordado muchísimo de este post.

  5. Como las croquetas de mamá, no hay nada, pero también te digo una cosa, esos empanados requetecrujientes que parecen el abrigo de la masa, también me gustan, en su justísima medida.
    Pero es una cosa un poco así, me gusta un poco, no me pediría una ración.
    Es como esos aros de cebolla con un empanado supergordo. Pues chica, me como uno, y qué gracia, pero si me he pedido la ración entera, y me sirven ese tipo de aros, me dan ganas de tirarle la freidora a la cabeza al que los ha hecho.

    Lo único es que no sé si el relleno de las bitterballen me gustaría, pero a una de kaassoufles de esos yo creo que me apunto!!

    En cuanto a lo de los snack bar, no me gusta el concepto, pero bueno, una opción más… Ni siquiera soy muy de departamentos de platos preparados, y eso lo veo más lógico/práctico, así que los snack bar que nos has descrito me parecen lo peor, jajajaja.

    Un beso, y sí, por favor, ¡¡sigue escribiendo!! (abracito-abracito :P)
    PD: Esos La sureña de los que habla Carlos se han multiplicado en Madrid cosa fina en el último año, ¡son una plaga!

    • Qué maja eres :-D
      Los kaassoufflés son bastante asequibles, son suavecitos y el queso gusta a casi todo el mundo ;-)
      Se me ha olvidado poner que aquí a la gente le gusta meter los kaassoufflés y las croquetas entre pan jajaja.
      A mí tampoco me convence demasiado el concepto snack bar, la verdad… pero efectivamente en la variedad está el gusto. Aquí son un super hit.
      Y entonces ¿qué tal las lágrimas de faisán? ;-)
      ¡Un beso!

  6. Pero ¡prueba también las de verdura, mujer! Sanísimas, se ve en la mismita foto. Y para compensar tanta saludabilidad, te ponen ofertón de pataticas, no se te vaya a llevar el aire. Yo confieso que en plan curiosidad arrasaría con todas una vez, y seguro que hasta me gustaban. No faltaría más. Pero no me veo viviendo allí y pasándome por el kiosko antes de ir a casa y llevarme esto para cenar, la verdad…

  7. Es que, uno no lo puede tener todo! Pero no sabía que el amianto era poco resistente a la fricción del rebozado croquet-holandés :)
    Vamos, que comida sana, sana, sana… Menos mal que está la mostaza. Aunque me la juego que es de la agridulce, no? Aunque igual quedaría bien con jengibre en vinagre. Así se limpia la grasa a la vez.

  8. ¡Pues yo me apunto a los snack-bar, a las kroketten y a lo que sea!
    Una curiosidad, ¿son de patata o de besamel? Porque aquí en Alemania también tienen lo que llaman Kroketten (no hace falta explicar) y la masa base es siempre patata (alemanes ellos, qué les vas a pedir). A mis alumnos de español les tengo que explicar que cuando vean “croquetas” en España se las van a poner generalmente de besamel, y se sorprenden siempre, jeje.
    ¡Queremos ver más cosas, que es muy divertido! :D

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s