Choux. Cadena de sentimientos amor-odio.

Queridos choux, os quiero dedicar un pequeño párrafo en mi humilde blog: Me encantais, pero me habéis puesto muy difícil vuestra existencia en mi cocina. Sin Alguien, no habríais sido nada más que un fracaso más que añadir en mi lista. Sin embargo, después de este domingo, os habéis ganado un hueco para siempre en nuestra cocina. Con mucho cariño, Ana.

Así, por las buenas y sin motivo aparente, Alguien me vino el viernes pasado emocionado diciendo que quería hacer profiteroles en el fin de semana. Me pidió que le diese una receta. Siempre que Alguien viene con cualquier pensamiento relacionado con la cocina y comer mi respuesta es sí. Me gusta que cocine (como a mí me gusta más, lo suelo hacer yo, pero eso no quite que me encante que cocine). Así que le busqué una receta. Aunque en mi cabeza todo el rato venía el siguiente pensamiento: “podía haber pensado en algo más fácil”.  Hace casi un año quise hacer los famosos choux y fue un fatal fracaso. Quedaban preciosos en el horno y al sacarlos se desinflaban.

Bien, pues se lo advertí a Alguien, “hazla, pero a mí no me salieron” (tampoco es que sea una experta, pero bueno). Así que se puso manos a la obra con su prima que se ha venido a pasar un mes con nosotros. Ella la salsa de chocolate y él la masa. Y yo, mientras, de asistente :-P

Llegó el momento de meterlos al horno y seguimos las intrucciones de Pierre Hermé en La Larousse de los postres. 15 minutos a 200ºC, los 10 últimos minutos con la puerta del horno entreabierta.

Parecía que estaban quedando bien, ¿verdad? Yo me estaba emocionando y mucho. Qué bonitos, qué color…

Hasta que pasan los 15 minutos, apagamos el horno y abrimos la puerta para que enfríen poco a poco (también indicado en la receta). Y…

¡se deshincharon! Qué rabia más horrible. Si no llega a ser por ellos, estos choux hubieran ido a la basura. Arg.

Sin embargo, Alguien y su prima se las ingeniaron para convencerme de comerlos aunque fuesen aplastados. Yo me enfadaba más por ello. Le pusieron una cama de nata y el chocolate por encima. Reconozco que la versión aplastada estaba buena también.

Y llega el momento de volver a probar con la tanda que quedaba sin hornear todavía (que si no llega a ser por ellos, yo hubiera tirado de la frustración). Contrastamos con más recetas y en otras se dejaban unos 30 minutos al horno. Así que probamos con 30 minutos.

Parece que funciona mejor. Mirad qué bonitos en el horno y ¡fuera del horno también! No pesan nada. Huecos por dentro y doraditos por fuera.

Qué emoción. ¡Se podían rellenar! Con cuidado, porque “revientan” si se rellena demasiado ;-P En la foto a continuación podéis ver la nata saliéndose un poquillo en el profiterol de abajo a la derecha…

Y ahora la foto del final: cuando nos lo zampamos.

Qué emoción. Empezó la tradición de los choux en mi casa.

Receta de masa choux para hacer profiteroles

Receta modificada de La Larousse de los postres

Ingredientes para 500 gr de masa (unos 25 – 30 choux)

- 80 ml de agua

- 100 ml de leche entera

- 4 gr de sal (una cucharadita de café)

- 75 gr de mantequilla

- 4 gr de azúcar (una cucharadita de café)

- 100 gr de harina tamizada

- 3 huevos (usó medianos)

Pasos

0. Precalentar el horno a 200ºC

1. Mezclar el agua, leche, sal y mantequilla en una olla y calentar en una olla, removiendo con una espátula (o cuchara, a poder ser de madera), hasta que hierva.

2. Añadir la harina de una vez y mezclar bien hasta que resulte una masa lisa y homogénea.

3. Cuando la masa se despegue de las paredes de la olla, se debe de seguir removiendo un par de minutos más para secarla un poco.

4. Pasar la masa a un bol y añadirle los huevos, uno a uno. Se sigue mezclando hasta que estén bien incorporados.

5. La masa está lista cuando al levantarla con la espátula cae “en forma de cinta”, como si fuese un lazo de tela.

6. Se mete la masa en la manga pastelera con una boquilla ancha (del 14 o 20 para medianos y grandes respectivamente). Yo he usado la boquilla más grande que tenía, pero no venía el tamaño que era… soy lo peor

7. Se forman los profiteroles con la manga: es hacer “bolas” del tamaño de una nuez, dejando espacio entre cada una.

8. Fase de horno: Se hornean durante 30 minutos (aunque creo que cada uno debe de ver qué tal se porta su horno). Los 5 primeros minutos el horno se queda cerrado, pero después se deja la puerta entreabierta hasta el final porque lo más importante de la masa choux es que se seque.

9. Una vez hayan pasado los 30 minutos, se apaga el horno, se abre la puerta y se sacan los choux a enfriar a temperatura ambiente.

10. ¡¡Ya se pueden rellenar!! Nosotros usamos nata montada. Lo normal es hacer agujeros en la base con la misma manga pastelera, pero no teníamos boquilla tan fina, así que hicimos el agujero con el mango de la cucharada de moka. Si se hacen dos agujeros, es incluso mejor, ya que el aire hace que la nata se pueda repartir mejor en el interior de los profiteroles.

11. Por último, la cobertura. Es simplemente chocolate con nata, un ganache. Se hierven 150 ml de nata (se puede hervir en el microondas) y después, se añaden 300 gr de chocolate muy picado y se remueven hasta que se derritan e incorporen. Se tiene que formar una pasta espesa deliciosa. Se echa con más o menos (en nuestro caso, menos) elegancia sobre los profiteroles.

12. Se comen. Templados, recién hechos, están estupendos. Aunque no les hago ningún asco a los fríos ;-)

Hala, una cruzada más recorrida.

Que sea leve la semana. ¡El viernes me voy a Rusiaaaaa! ¡Viva Rusia! :-D

About these ads

11 pensamientos en “Choux. Cadena de sentimientos amor-odio.

  1. El que la sigue, la consigue, mira que tengo pendientes de hacerlos, tengo muchísimas ganas, y mientras iba leyendo me iba acojo**ndo, pero llegado al final creo que, después de todo, lo intentaré.
    ¡Y disfruta de Rusia! Qué viajera estás y qué nevidia me das por ello.
    Un beso grande.

    • Jajajaa, me alegro de que hayas sido valiente y hayas continuado la historia hasta el final feliz ;-)
      Sí, hay que tener paciencia y asumir que hay que pillarle el punto al horno, cada uno se comporta de forma distinta.
      Gracias, guapa, espero disfrutar muchísimo de Rusia :-D Ya contaré a la vuelta ;-D
      ¡Un beso grande!

  2. Qué curioso, ¿¿cómo le dio a Alguien por querer preparar profiteroles??
    Bueno, supongo que, si uno ha probado algunos que te ponen en ciertos restaurantes, es de entender que te entren unas ansias terribles por prepararlos!!

    A mí me encanta prepararlos en casa, porque además luego, según te dé el día, lo puedes rellenar de una u otra crema, de nata, de helado… ¡¡Me chiflan!!

    El primer día que los preparé tuve que hacerlos 3 veces (y no cambiar el horneado no, sino preparar 3 veces la masa) y ahí ya, en cuanto les pillas una vez el punto, los dominas totalmente.
    Ah, y como me quedaban feos, y yo soy muy torpe, la siguiente vez, en lugar de manga, usé una cuchara de servir helados, y con eso ya me quedan hasta bonitos.

    Me alegra que vosotros diérais en equipo con vuestra receta perfecta ;)

    Un beso!!!!!
    PD: Por cierto, veo que tú eres como yo (yo también habría tirado sin hornear la segunad tanda); y tú Alguien es como el taster (cuando yo me retiré de los cake pops, el siguió en la cocina y le quedaron bastante decentes, y lo mismo alguna otra vez :P).
    PPD: Hombres… cómo les gusta hacer algo incluso sin saber si va na estar perdiendo el tiempo… xD
    PPPD: Cuando echas el chocolate en versión menos elegante es menos elegante, sí, ¡¡pero lo disfrutas el doble!! Y nunca mejor dicho :P
    PPPPD: Genial, estoy deseando que vuelvas (!!) para contárnoslo tooooooooooooooooodo. Pasadlo genial!!!!!!!!!!!!

    • Me encantaría que Alguien te respondiera a esa pregunta, porque a mí no me lo querido decir…
      La verdad es que están buenísimos hechos en casa, tengo un libro con muchísimas combinaciones que estoy deseando probar, dulces y saladas también :-D
      Qué buena idea lo de la cuchara de los helados, ¡tomo nota! Bueno, Alguien también la ha tomado jajaja.
      Sí, me temo que a quienes nos gusta cocinar, somos bastante parecidos con la frustración, todo a la basura y otro día será. Qué bien vienen los tasters, Alguienes y primas para persistir ;-D
      ¡Un besazooo!
      P.S.: Volveré y te contaré ;-) Graciaaaas

  3. Jajajaja. Es que la pasta choux no es “moco de pavo” precisamente, tiene su técnica, así que nos alegramos mucho de que al final te salieran. Nos tienes que contar lo de tu viaje a Rrrrrrrusia!!! Qué emocionante ¿no?

    Un beso de las dos hermanas!

    • Súper emocionante mi viaje, qué ganas tengo aunque la previsión sea de -20ºC jajajaja.
      Ya le advertí a Alguien que no eran moco de pavo, pero no se lo tomó muy en serio (y me alegro jajaja).
      ¡Un beso a cada hermana! :-D
      P.S.: ¡¡menudas rosquillacas!!

  4. “Se tiene que formar una pasta espesa deliciosa” –> Esa es la mejor instrucción de la historia de la cocina, qué manera de transmitir. A mí, por lo menos, se me ha hecho la boca agua durante toda la receta y, al llegar ahí, me he tenido que contener para no darle un mordisco a la mesa. ¡Qué antojazo!

    Me alegra mucho ver que Alguien y su prima consiguieron que no desistieras, porque la segunda tanda pinta genial. Es más, si me apuras, hasta la primera. Es cuestión de echarle mucha imaginación (y más morro todavía) y decir que has hecho un cruce entre macarons y profiteroles. ¿Cuela?

    ¡Millón de besos!

    P.D. Pásatelo de miedo por Rusia. Come bien, míralo todo atentamente y cuídate muchísimo. Protégete del frío. Bebe vodka. Come blini. Enjoy! ;-)

    • Jajajaja, es que disfruto de la comida hasta sin comerla, me voy imaginando los sabores a medida que pico los ingredientes o los meto en la olla, etc :-)
      Pues me han gustado tanto que pienso repetir y espero que pronto :-D a ver qué tal los futuros choux…
      No sé si cuela ese híbrido profiterol-macaron, pero yo me los zampé igual jajajaja.
      ¡¡Miles de besos!!
      P.S.: Hice todo menos beber vodka jajaja.

  5. Pués vaya con el Pierre :D
    Menos mal que no te rendiste. Han quedado preciosos… los de la segunda tanda, por supuesto ;)
    Por cierto, todos los presentes se los han comido con chocolate?!?! (a alguien se le ha curado su enfermedad?)
    Hacía que no me pasaba por aquí! Lo siento!
    Espero que lo estéis pasando muy bien por Rusia.

    • Pues sí, este Pierre la ha pifiado xD (yo no, jajajaja)
      Sí, Alguien tiene una forma cuanto menos curiosa de aceptar el chocolate… si es en cobertura, me parece que también entra en su lista de excepciones, pregúntale jajajaja. Creo que vivir conmigo le cambia su nivel de desagradado por el chocolate, ahora también le gusta el Lindor, una tableta de Milka… jajaja.
      No lo sientas, yo siempre encantada de verte de visita por aquí :-D
      ¡Un beso!

  6. Pingback: Escuela de choux | Cocina a Tiempo Parcial

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s