Y cuando crees que ha acabado…

Resulta que no, que la Semana Santa culinaria ¡casi no ha hecho más que empezar!

Espero no resultar muy pesada con las torrijas, enseguida veréis que mi vuelta a las torrijas tiene una pequeña lógica (pequeña). Primero la historia: Érase una vez Ana diciéndole a su madre que ella se encargaba del postre del domingo 1 de mayo, por cierto Día de la Madre. Ana tenía claro el postre: Tarta de batido de fresas. Sencilla, ligera, rica. Se puso a hacerlas y la gelatina no cuajó… :(

No, no me cuajó la gelatina. No me lo podía creer, nunca me había pasado. De lo mal que me sentó me fui a mi nueva pastelería favorita, Nunos a por alguna tarta para compensar, porque ya no habían comprado postre, claro.

¿Y qué me encontré en la puerta? Un letrero que decía lo siguiente: Premio a las Mejores Torrijas 2011.

¿Cómo?

He aquí una muestra de ellas, claro. ¿Cómo no voy a probarlas? Es más, en mi familia son grandes fans de las torrijas, así que me llevé otra caja un poco más grande para mis padres. Triunfó :D (más que la tarta incluso).

Lo mejor: Los 11 sabores: Sacher, Ópera, chocolate y café, roscón, brioche a la plancha, limón y gengibre, frambuesa, Savarin , Tatin, yogur, croissant y queso.

Y el ránking: 1) Roscón, 2) Brioche a la plancha (con toque de vainilla bourbon), 3) Frambuesa, 4) Queso, 5) Limón y gengibre (era lemon curd, hummm), 6) croissant, 7) Ópera, 8) Sacher, 9) Tatin, 10) yogur y 11) Savarin.

Os informo, eso sí, de que el precio fue carillo, será por el premio, pero el precio del kilo es de 29€ y una de cada variedad me salió a 11,30€. También os aseguro que valió la pena. El lunes llevé por allí a una amiga y tampoco pudo resistirse ;)

Ah. Encima tenían la variedad que me faltaba por probar de torrijas: ¡¡La de miel!! Y me llevé otra de vino para comparar con San Onofre ;)

Las de miel: Muy buena, mi desayuno del martes-lunes. Me encanto, aunque me da miedo decir que no me parecía miel, sino albaricoque dulce lo que hacía brillar la torrija. Además, la miga estaba perfecta, a mí me gustan sin que chorree almíbar :) De hecho, esta torrija era seca y ¡yo encantada!

Las de vino: Muy rica, mi desayuno de hoy, pero no me ha sabido a vino ¿? Más bien un leve toque a naranja y leche… Desde luego ni siquiera se acercaba al sabor de la de San Onofre…

Anuncios

14 pensamientos en “Y cuando crees que ha acabado…

    • Pues nada, próxima visita a Madrid, te recomiendo esta visita, aunque no haya torrijas es un paraíso para los goloso ;)

      Son dignas de probar, ciertamente. Yo creo que al año que viene me lanzaré a hacer torrijas yo, pero de este tamaño, me parecen muy manejables :D A experimentar con sabores, quizá, aunque al año siguiente :P

      ¡Un besote!

  1. La historia es perfectamente lógica :)
    Si presumían de ser las mejores torrijas, creo que ni yo me hubiera podido resistir a probarlas. Desde que vi que la gente hacía “french toasts” con brioche y panettone, tengo curiosidad por probar algo parecido. Con roscón desde luego deben estar de muerte.

    Un abrazo

  2. Todo el mundo dice que soy un bicho raro porque no me gustan las torrijas, pero de verdad que me gustaría que me gustasen, porque veo a mis hermanos y mis padres comiéndolas en semana santa y disfrutan tanto que a mi también me gustaría hacerlo jeje…

    La verdad es que tienen buena pinta, no dejaré de intentar que me gusten :D

    Un besito!

    • ¡Muchas gracias, Mayte! :D

      Vicio total… menos que ya acabó, ya no vuelvo a esa pastelería en un mes, para que se les acaben jajajaja

      ¡Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s