Siempre hay una primera vez para todo

El domingo comimos por fin algo cocinado al 100% en casa. Nada de pasta con salsa (menos elaboración) o comida precocinada al microondas o noodles… Alimentación sana, sencilla y muy rica. Vuelta a los básicos. Aceite*, una sartén, un calabacín, unos champiñones (ni láminas ni ná, ¿pa’ qué?) y unas pechugas de pollo en tiras :) ¡Pero qué bien que nos supo! ¡qué alegría volver a cocinar!

También estrené el plato que veis en la foto :)

Y, por desgracia, tuve un último estreno más: Mi primer piñazo con la bici… Ay, sí. Mi mayor miedo, que se me meta la rueda de la bici por el hueco del carril del tranvía, se cumplió. Vi el carril, pensé en evitarlo, pero algo falló entre medias, vi también cómo ocurría todo lentamente y me la daba, hasta tuve tiempo de pensar en que mejor caer con las manos y no con la cara… La bici está bien y yo también. Pero fue un leñazo memorable a mis 27, tenía que contarlo :)

¡Que tengáis un buen martes!

 

 

* AOVE(**), claro.

(**) Aceite de Oliva Virgen Extra

16 pensamientos en “Siempre hay una primera vez para todo

  1. Uf, conozco bien esa sensación de caerte en la bici y verlo como a cámara lenta mientras no puedes hacer nada por evitarlo. Lo importante es que no haya sido una caída grave, seguro que la próxima vez ya irás preparada para reaccionar a tiempo :)

    Hasta que no se prepara una cocina 100% casera no se tiene un hogar completo ^^ Rico y sano!

    Un abrazo

    • Pues entonces debe ser que ya tengo un hogar ;)

      Qué bien me viene un poco de solidaridad en leñazos de bici, muchas gracias :D La próxima vez nada de pasar gradualmente por los carriles dichosos de tranvía… ains. Menudo susto más tonto…

      ¡Un abrazo!

    • Jajajajaja, muchas gracias por tus buenos deseos. Sí que estoy bien, las rodillas todavía me recuerdan un poco el golpecito, pero ná por lo que preocuparse ;)

      El plato más básico imposible, pero yo creo que es cuando más se disfrutan :D

      Núria, ¿para cuándo nos deleitas con tu blog? ;)

      ¡Besos!

    • Aaaaaahh, pues como no ponías la dirección completa pensaba que era un mensaje de “estoy en ello” y que algún día tendrías blog, jajaja.

      Ahora sí que te he encontrado ;) Si quieres que la gente te encuentre desde tus comentarios, debes de completar la dirección cuando escribas, porque si no, el navegador da error al hacer click en el link.

      :)

      ¡Un beso!

  2. Marhya y La Enredadera,

    ¡¡Muchas gracias!! Además de la pinta estaba todo bueno, con esos calditos ricos ricos que dejan las cosas después de pasar por la sartén :)

    No me puedo permitir cogerle miedo la bici aquí, si no, ¡renuncio a mi medio de transporte habitual! :P

    Y la vergüenza de caerme en mitad de la calle… jejejeje, hace tiempo que casi toda la vergüenza que tenía se fue algún lado y se quedó muy poca conmigo ;) Sólo me sorprendió oír en varios idiomas el “¡madre mía!” “uhhh”, “qué leñazo”… Es que la bici y yo después de caer cogimos destinos distintos, jajaja.

    ¡Un beso a las dos!

  3. Jajajaja….pues yo aún no aprendo a andar en bici y me he metido unos golpes….que puaf!!

    Pero bueno, es verdad que nada como algo sencillo, cuando se vuelve a cocinar…más rico, más apetecible a mi me encantó el plato…se parece a los de mi abuela…y me encanta, cuando hicieron repartición mis tías se los llevaron…todos :(

    Besotes.

    • Jajajaa, bueno, si te cuento lo torpe que soy yo incluso sin bicicleta… :D

      Vaya, qué pena que no pudieras quedarte con ningún platito de tu abuela… te entiendo, hubiera sido uno de los recuerdos más gratos de tener.

      ¡Un beso!

  4. Yo estoy deseandico volver a España para poder encender los fogones y poner mi caldero a funcionar. Aquí desde luego no es que esté pasando hambre (más bien todo lo contrario) pero es lo que tú comentas: salsas preparadas, comidas precocinadas…y muchas guarrerías (patatas, chocolatinas…) para acompañar el “lunch” en vez de un buen bocadillo como dios manda, jajjaa.
    Un abrazo y espero que estés ya totalmente recuperada de tu bici-caida

    • Todavía tengo un poco de miedo de caerme de la bici, como los niños pequeños, lo peor es que se debe a que aquella fue la primera caída, pero por desgracia no la última… Han venido varias más, aunque sin grandes consecuencias además de algún pantalón roto…
      ¡Un abrazo! :-)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s