Galletas de anacardos y avena

Como os he comentado en otras entradas, el libro de King Arthur Flour, Whole Grain Baking, me tiene enamorada. Cada vez que lo abro, me encuentro una receta más para probar, es el libro perfecto para combatir mi odio a la rutina. Son recetas sencillas de hacer, con ingredientes asequibles, y además, bastante sanas. Encima, son recetas originales, como esta. Claramente si no os gustan los anacardos, os recomiendo no sigáis con esta entrada, porque os dará sobredosis anacárdica. Y lleva avena, que no hace más que realzar incluso más el sabor de estos frutos secos.

Se supone que estas galletas tienen un toque salado. Los frutos secos aquí no tienen tanta sal como en España. Esperaba los anacardos más salados. Normalmente en Madrid no solía comprarlos porque estaban bastante caros y aquí están a un precio bastante razonable. Lo que quería decir es que, a pesar de que en la receta te indican que se echa sal a la masa y luego se le espolvorea más sal (muy fina) antes de hornear, yo no noto mucho salado. A lo mejor he sido muy rancia al echar la sal (siempre he preferido  quedarme corta). A lo mejor mi familia ya me ha atrofiado el sensor salino (la comida en mi familia siempre ha llevado toneladas de sal, claro que a mí me llaman sosa :P). A lo mejor no era tanto contraste como imaginaba. Bueno, no sé.

Pero el caso es que el contraste lo he añadido yo, de mi propia cosecha, con chocolate amargo (70% cacao). Así me gustan mucho más. Es 70% cacao, que tampoco destroza mucho el nivel healthy de la receta, ¿no?

Como siempre, ya sabéis que para mí la gran mayoría de dulces son nivel premium acompañados de un vaso de leche fresquita. Estas galletas no son menos.

Ya, por último, os comento que las galletas son un poco inmensas (resultado de un scoop de helado de masa), y los anacardos llenan (no cansan, llenan :P), así que si conseguís un tamaño un poco más pequeño, opino que será mejor y os darán galletas para más días.

Receta de galletas de anacardos

Ingredientes

2 cups americanas de anacardos fritos y salados (equivale aproximadamente a 290 gr, gasté una bolsa casi entera de 300 gr) cortados en trozos (con 2 cortes en cada anacardo está bien, y no hace falta hacerlo de uno en uno, se cogen puñaditos y con un cuchillo grande de picar y afilado, se dan un par de toques y ya está)

110 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (equivale a medio cup, que lo sepáis, lo tengo pesado desde hace tiempo porque la mantequilla deja los cups hechos un asco)

3/4 cup de azúcar

1/2 teaspoon (cucharadita) de sal fina

1/4 teaspoon (cucharadita) de levadura de repostería

1 huevo grande (usé uno mediano y uno pequeño… ¡no tenía grandes!)

2 cups americanas de avena, pasadas por la batidora durante 30 segundos, resultando una semiharina.

1/4 teaspoon (cucharadita) de esencia de vainilla (la sustituí por dos sobres de azúcar vainillado en la parte del azúcar)

Sal fina (muy fina) para espolvorear

Chocolate negro, amargo, para fundir y decorar las galletas.

Pasos

0. Precalentar horno a 180ºC

1. Batir bien la mantequilla con el azúcar hasta que quede una mezcla bien ligera.

2. Echar los huevos, uno a uno y seguir batiendo.

3. Echar la avena, sal y levadura y mezclar hasta que quede una masa homogénea.

4. Añadir los anacardos.

5. Coger cucharadas de la masa y ponerlas en una bandeja de horno cubierta por papel de hornear. Hay que dejar distancia entre las galletas, recomiendo no poner más de 6 en cada bandeja, al menos en la primera tanda, a ver cuánto espacio os queda.

6. Las bolas de masa deben de aplastarse un poco con la base de un vaso (vale que hay que hacerlo, pero se me iba pegando constantemente a la masa, así que aquí va mi sugerencia: poned papel de hornear en la palma de vuestra mano y olvidad los vasos, apretáis la masa con la mano y se os pegará menos, o al menos, se despegará mejor…)

7. Espolvorear sal fina por la superfície la galleta antes de meter al horno (no mucho… que tiene que ser un contraste, no unas galletas de anacardos saladas…)

8. Hornear durante 10-15 minutos y girando la bandeja 180º a media cocción para asegurarnos de que las galletas están tostadas bien por toda su superfície.

9. Sacar del horno, dejar enfriar un poco en la bandeja y pasarlas a una rejilla para que terminen de enfriar.

10. Una vez frías, se derrite el chocolate amargo, se mete en una bolsa de plástico (ejemplo las de congelar) y se corta una esquina de la bolsa (el corte es mínimo, para que salga un chorrito muuuuuuuuyyyyyy finito de chocolate). Se hacen los adornos a la galleta con el chocolate, en mi caso, un zig zag, que es de lo más fácil de hacer.

11. Dejar enfriar el chocolate.

Y comeeeeerrrrrrrrrrr ;)

Desde luego, son unas galletas diferentes y con contraste de sabores, a cada mordisco tienes un trozo de anacardo y me encanta.

¿Os gustan los anacardos? ¿y este contraste qué os parece?

Ya estamos a mitad de semana otra vez, menos mal que estamos en enero y me queda 2012 entero ;)

Anuncios

18 pensamientos en “Galletas de anacardos y avena

  1. Yo jamás he visto anacardos a la venta a un precio razonable y sin estar fritos o salados, sólo en las mezclas típicas de frutos secos para el aperitivo. Y eso que me gustaría probarlos en recetas dulces, porque es un fruto seco que apenas he explorado, pero como dices, por aquí o es caro o difícil de encontrar. En formato galleta se me antoja irresistible, y más con ese toque de buen chocolate (sí, opino que es healthy :D).
    Al final me vas a obligar a buscar desesperadamente ese libro de recetas! :P

    Un abrazo

    • Te va a encantar ese libro, seguro que algún día lo tendrás :P

      La verdad es que los anacardos fritos salados no se me había ocurrido hacerlos dulces nunca, y eso que el año pasado hice algo parecido pero con cacahuete.

      Aquí, por alguna razón, los anacardos son bastante baratos, imagino que porque las importaciones son baratas por las colonias que tenían etc.

      ¡Un abrazo!

  2. Nunca hubiera pensado en anacardos para hacer galletas… y me pasa como a Akane, imposible, nunca vi anacardos sin salar y freír en el mercado… para mí son salados, por eso no me los imagino en unas galletas.

    Eso sí, tengo muuuuuuuuuuuuchas avellanas crudas en casa, y tal vez… en lugar de anacardos…

    • Los contrastes son un mundo de sorpresas :) a mí me encantan las galletas así, con un mix dulce y toque salado. El día que haga caramelo a la mantequilla salada será mi final, no podré dejar de hacerlo jajajja.

      ¡Un beso!

    • Muchas gracias :D ya me dirás si pruebas, seguro que te gustan, la avena combina estupendamente con el anacardo y el chocolate.

      ¡Un beso!

  3. Tienen que estar muy ricos. Encontrar anacardos sin salar es complicado, mi madre los compra en herboristería porque no los encuentra de otra manera, antes de vez en cuando encontraba en lidl en la semana americana pero ya hace mucho que no y la verdad que se sube el precio un montón. Pero si las galletas tienen que tener un toque salado, mira, por lo menos se podrá hacer con ellos. Me intriga.
    Besos.

    • Claro, claro, los anacardos deben ser salados. Ahora reviso la receta por si me he expresado mal. El contraste empieza ahí :)

      La intriga es buena,te hace probar cosas nuevas ;)

  4. Los anacardos me gustan muchísimo!! Yo siempre los compro en crudo, para luego poder usarlos como necesite. No me resulta difícil, en el Corte los venden, pero sí un poco caro…
    Y este tipo de galletitas de avena, tan fáciles y tan ricas, ¡¡también me chiflan!!

    Y creo que es el chocolate lo que las hace healthy, ¿¿no?? Jajajaja

    Por cierto, y aunque sé que no te interesará mucho :P , yo también tengo un problema.
    Es este: http://shop.villeroy-boch.com/es_es/arte-en-la-mesa/gourmet/cafe-te-chocolate/newwave-caffe-berlin.html

    Y vamos a tener que dejar de mirar estas cosas, o bien a fundirnos la tarjeta.
    Y es que si no, vamos a acumular una dosis enorme de frustración, y un día tendremos hijos, y cargaremos sobre ellos toda esa frustración, les haremos seres martirizados y desgraciados…
    Yo, por el momento, igual prefiero tener una vajilla a tener niños… Pero piénsalo, nos ponemos a mirar Creusets, vajillas preciosas, cosas supernecesarias y caras… Tú al menos tienes la KA, pero un día cargaremos nuestras carencias sobre seres más pequeños e indefensos que nosotras, sobre los que tendremos el control (espera, igual prefiero esto a tener una vajilla!!).

    En fin, que creo que hoy ya he desbarrado suficiente, ¡¡me llevo una galletita para acompañar!!

    Un beso!!

    • Me matas con esos enlaceeeeeeeeeeeees, yo probablemente me quedaría con el juego de Londres, bueno, o de París. Bueno, no, el de Londres :o) Es terrible esa página… ay, no puedo, es que encima un juego no es caro… bastaaaaa. Pues ahora, te vas a enterar cuando veas este enlace:
      http://www.fishseddy.com/browse.cfm/2,235.html
      Ahora a ver qué haces :P yo estoy por hacer pedido internacional, porque al final, si voy a NYC lo que compre pesará bastante y se puede romper en la maleta xD

      El chocolate negro es “más” healthy que el resto de chocolates del mundo :P es un healthy con clase :P

      En cuanto a los pobres niños sobre los que descargar frustaciones, que noooo, hay que transmitirles el gusto por las cosas bonitas :D para que luego, les regalen a sus madres lo propio jajajaja.

      Espero que te gustara la galletita ;)

      ¡Un beso!

  5. Ana cada día me gustan más tus fotos, tienen una luz preciosa y los colores me encantan!!

    Las galletas me parecen originales, a mi si me gustan los anacardos así que me encantaría probarlas, el toque de chocolate me ha sorprendido mucho, tiene que ser un contraste riquísimo!

    Un besote

    • Carol, ¡¡¡mil gracias, guapa!!! Me alegro mucho de que te gusten las fotos, la verdad es que últimamente yo también estoy muy contenta de como están saliendo. Es una suerte tener luz en casa ahora :)

      El toque de chocolate amargo no venía en la receta, pero sin él las galletas no estarían tan ricas ;P jejejee.

      ¡¡Un besazo guapetona!!

  6. Hola Ana que tal como estás, que buenas tienen que estar estas galletas con los anacardos, dulce y salado una combinación perfecta.; es como el que las hace con cacahuetes, y para colmo le pones avena y chocolate.
    que maravilla¡¡¡¡¡
    besoss guapa
    buen findeeeeeee

    • Me alegro de que te gusten, Mª José, ojalá las pruebes, estaban deliciosas :D Hace un año hice una de cacahuete y me gustaron mucho, pero me quedo con estas, ¡tienen un sabor muy original!

      ¡¡Un beso muy fuerte!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s