Recuerdos de Linz

Ya he vuelto de mi excursión. De hecho, volví el martes por la mañana, destrozada, estoy mayor, pero ya estoy recuperada, y he decidido contaros, cómo no, algunos recuerdos (a poder ser relacionados con comida, claro) de mi fugaz visita austríaca. Iba al Festival Ars Electronica (que lo organiza el centro con el mismo nombre que el festival, foto siguiente), bastante conocido entre gente que se dedica al diseño, arte experimental, etc… Ese sector de gente al quizás paso a pertenecer ;-) Aunque os decía que iba con un poco de dolor de cabeza / preocupación a la excursión, me gustó mucho ver tantas cosas que el gremio tiene que ofrecer y tantas perspectivas distintas. Ojo, que me haya gustado ver lo que hay no significa que me haya gustado todo lo que he visto. Pero aún así, es bueno ver qué te agrada y qué no, de qué quieres aprender y de qué no.

La primera foto no corresponde con comida local, pero sí con el primer recuerdo de comida de allí. Fue en la primera cena. Esa noche 2 compañeras y yo nos perdimos por Linz y no encontramos nunca al grupo de gente con el que íbamos a cenar en el sitio que se ve en la siguiente foto (el cual, por cierto, os recomiendo, ¡sirven comida local deliciosa y la terraza – jardín es muy agradable!). Así que acabamos tomando esta sopa vietnamita, pho.

Durante el viaje tuvimos la suerte de tener una alemana en el grupo que nos echaba un cable, aún así, me resultó fácil al menos como turista comunicarme allí. Casi todo el mundo con quien tuve que tratar me entendían en inglés y me parecieron bastante amables.

Y en cuanto a comer, comer, me temo que no he podido hacer turismo gastronómico como es debido. Conseguí hacer que el grupo que iba conmigo se viniera a comprar bombones Mozart para seguir la recomendación de Paula, pero poco más. Me perdí los schnitzels… Lo sé, mal. Pero es que estaba alucinada de que en cada sitio en el que comí tenían una parte del menú totalmente vegetariana y no pude dejar de probar cosas de este apartado. Madre mía, ¿me estaré haciendo una eco-pija también denominada  hippie ecológica? La verdad es que probé, entre otros, un strudel de verduras muy logrado y polenta con lentejas y chutney de mango. Ambos platos deliciosos, ahí lo dejo.

Sin embargo, esta foto es la prueba de que todavía no me he pasado al lado eco-?. Cómo he disfrutado con las salchichas estos últimos días. Qué buenas estaban SIEMPRE. Sí, tienen un sabor estándar pero taaaaan delicioso… Ahumadas, crujientes, jugosas, siempre con un panecillo al lado, siempre con mostaza. En las paradas que hicimos en Alemania con el autobús, siempre había salchichas calentitas por 3€ listas para tomar.

Como punto curioso, diré que este viaje me ha hecho hacerme consciente de que sí que me estoy adaptando a Holanda y varias costumbres de aquí. Tengo un post reservado, ya veréis.

Aquí acaba el post de hoy, con mi última comida en Linz. Cómo no, salchichas. Además de manera improvisada, disfruté de parte de esa comida (y el hacer las fotos) de una breve soledad (al poco de acabar con las fotos, vino una compañera y se puso a hablar conmigo). Lo más bonito es que esta comida fue en la puerta del Ars Electronica Center, donde se organizaba el festival, en el que he visto lo que más me ha gustado estos días y sobretodo, se podría decir que es el punto donde quizás “empiece todo”.

Anuncios

15 pensamientos en “Recuerdos de Linz

  1. Jo, yo deseándote hace unos minutos un buen viaje y resulta que ya has vuelto xD. Tengo la cabeza todavía en Murcia, está claro :P.

    Ha sido un viaje fugaz pero veo que productivo! Sobre la comida, qué curioso, yo no recuerdo tantas opciones vegetarianas cuando estuve en Austria, aunque en esa época todavía comía mucha carne y cosas grasientas ^^U.

    Lo de las salchichas me ha recordado a Suiza :). Allí también tienen en todas partes la ración de salchichas (blancas o rojas) en su bandejita de cartón, con mostaza, a veces una porcion de Rösti, y pan, pero no en panecillo (ese es igualito al que toman en la serie Rex, tan típico de Austria!) sino un pedazote de buen pan moreno.

    Bueno, ya me callo ^^. Gracias por compartir la experiencia!

    • Pues Austria desde que tú no vas se han hecho un país bastante eco-hippie ;-) ya te digo, una buena proporción de todos los menús era totalmente vegetariana, y todo tenía una pinta estupenda.

      Qué curioso lo de Rex, ¡creía que era una serie alemana! qué gracia :-D Y sí es verdad que los panecillos con la cruz kosher (creo que se llamaba así) son muy de Austria.

      ¡Gracias a ti por comentar!

      ¡Un abrazo!

  2. Hey!! :) :) :)

    Me alegra muchísimo que hayas disfrutado de la experiencia, sobre todo teniendo en cuenta que ibas con ese miedito :P

    Eso sí, permíteme llamarte sacrílega (sírvetela en negrita y mayúsculas, fuente 72). ¿¿Sopa vietnamita?? OMG!!

    En Alemania, mi novio es un adicto al Schnitzel (vale, igual no tiene sentido!), y en Salzburgo lo pidió en el sitio donde cenamos y estaba muy bueno, aunque no es un plato espectacular, claro, así que entiendo que te dejases tentar por esa otra parte de la gastronomía que probaste :P :P

    Lo que sí que es tema aparte (al menos comparado con la oferta en España) es el mundo de las salchichas por esa zona, ¿verdad? Aquí solo las encuentro en un super alemán que tiene una carnicería genial genial :P

    Por cierto, el agua de la última foto es con gas, o tú sí consigues que te pongan stilles Wasser??

    ¿¿¿Te gustaron los Mozart??? A mí me encantan (antes de ir a Salzburgo me los habían traído unas vecinitas que estuvieron en Viena), pero a mi novio le parecieron empalagosos, aunque su versión helado le encanta!!

    Un besito!!!!!
    PD: Digo vecinitas porque son dos niñas, no es en plan Torrentiano. No somos muy de relaciones de vecindario, pero las niñas del piso de arriba se han hecho super fans de mi gato, del erizo, y de los pájaros, y se dedican a bajar a visitar a mis padres, porque también son super fans de mi madre… xD Así que ahora, cuando viajan (y viajan que da gusto), a veces nos bajan alguna cosilla :P
    PPD: Me he enrollado más de la cuenta, pero la aclaración era porque ese vecinitas sonaba un poco pervertido…

    • Jajajajaj, yo le he traído bombones a mi vecinita favorita también, ¡qué gracia me ha hecho tu comentario!!

      Sopa vietnamita, sí. Además una de las 2 chicas es de Singapur y en cuanto ve un sitio asiático, siempre guarda la esperanza de que lo que pongan le sepa a casa ;-) Dijo que el pho le encantaba y nos puso ojitos, ¿cómo decir que no? jejeje.

      El agua sin gas, of course, odio las burbujas en la bebida, estos europeos me rematan con sus bebidas sparkling… ¡hasta el nestea tiene gas! u_u

      ¡Un besazo!

      P.S.: La aclaración era súper importante, ya sabes, yo encantada de que te enrolles jejejej ;-D

  3. Estoy sin palabras, es una gozada leer tus andanzas por Linz. No sabes la envidia que me ha dado ver esas salchichas (no me suelen gustar, pero estoy seguro de que las de tu foto sí que me las comería con gusto) con el pegotazo de mostaza (AMO la mostaza, ¿hay algo mejor?). Parece ser que tu nueva vida arranca y va en buena dirección. Espero impaciente tu próxima entrada :-).

    ¡Ah! Por mucho que diga Paula, no es ningún sacrilegio cenar en un buen vietnamita. No le hagas caso, está celosa porque tú has ido allí y ella no :P.

    ¡Un beso!

    • Mi amor a la mostaza necesita una entrada para explicar cómo el roce hace el cariño ;-) ¡¡A ver si la publico pronto!!

      ¡Me alegro de que te haya gustado la mini crónica de Linz! Las salchichas tampoco son mi comida favorita, excepto al cruzar la frontera alemana y austríaca :o)

      ¡Un besazo!

  4. Que intrigante y prometedor ese posible futuro artístico, Ana. Me sacas la vena cotilla y todo, jajaja, yo que creí que no la tenía.
    La sopa vietnamita tenía que estar muy buena y viendo que de salchichas ya has ido bien servida no está nada mal para meter un poco de variedad, que por muy buenas que estén, tampoco es plan de no probar nada más. Y un toque exótico siempre se agradece en la vida.
    Un beso.

    • Jajajaja, me alegro de que te resulte intrigante, para mí también lo es ;-D a ver cómo evoluciona el año…

      La sopa he de decir que estaba bien, aunque tampoco me pareció nada del otro mundo, un sabor muy suave, le faltaba.. qué sé yo, un hueso de jamón xD

      ¡Un besazo!

  5. Me encanta el Pho. Y las salchichas que hay en toda esa zona de Europa (entendiendo “toda esa zona” como una franja enorme entre Alemania y la República Checa xD) Y también me encanta como suena lo que dejas entrever…
    Los Mozart los conozco, los austriacos suelen llevarlos a las reuniones internacionales, los mojan en algún licor y se comen mientras el licor está quemándose, pero tampoco me parecieron geniales.
    Un beso!!

    • Ahí le has dado, comparto tu sentimiento gastronómico hacia “esa zona” de Europa, jajaja.

      ¡No sabía lo del licor en los bombones Mozart! Sí que cuando trabajaba en Madrid veía danzar bastante estos bombones cuando había reuniones por Austria, pero poco más. Están buenos, todavía necesito tomar alguno más para evaluarlos con más criterio ;-)

      ¡Un beso!

  6. Pingback: Typical dutch #2 Bitterballen | Cocina a Tiempo Parcial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s