Rusia #3 Cruzando ríos helados en San Petersburgo

Tan sólo fueron dos días en San Petersburgo, pero fueron intensos. Nuestro ruso favorito anda que se las pela para no perderse nada :-) La primera foto es del crucero de guerra Aurora. Resulta que este ¿barco? está allí para visitar, pero también tiene tripulación militar ACTIVA a bordo. Imaginaos, por si las moscas…

Nieve, nieve, más nieve. La tarde fue soleada y fría. Volviendo al título, lo que digo es cierto. El río Neva (foto siguiente y más adelante) estaba helado y la gente acortaba camino cruzándolo. Yo no quería, pero Alguien y Antonio “me obligaron”. No crujía al andar, pero la tensión de “y si esto se rompe, que hay mucha gente…” estaba ahí.

Después de mi gran hazaña (quizás es lo más similar a deportes de alto riesgo que he hecho), fuimos a comer. Entramos en un restaurante un poco al “tun-tun” y nos sorprendió gratamente.

Probé una de las sopas que ha pasado a favorita, llamada “Solyanka“. Es una sopa que lleva patata, limón, encurtidos, aceitunas y en mi caso, siempre la he tomado de carne. Pero por lo visto la de pescado es igualmente popular. Deliciosa, reconfortante. Perdón por las fotos, en wikipedia tienen más decentes… es que el hambre me pudo aquí :-P

También tomé trigo sarraceno con champiñones. Ambos ingredientes son muy populares en la cocina Rusa. Era un plato muy sencillo, pero rico y realmente agradecido en días de frío.

Aquí nuestro ruso favorito (¿habéis visto qué bien posa?) se pidió otra especialidad (más bien georgiana), que era un pincho de carne con un poco de ensalada y salsa. La verdad es que la carne estaba buena.

Y no podía dejarme los dos aperitivos estrella. A la izquierda… ¡lengua! de vaca. Sí, muy común allí, y a veces la acompañan de salsa de rábano. Admito que si no miras mucho la loncha de lengua (es realmente gráfica…), está buena y más con la salsa de rábanos.

A la derecha es otro descubrimiento: picatostes de pan de centeno fritos en mantequilla y ajo. Muy buenos. Sí, más sencillos imposible, pero vale la pena probarlos si estáis allí. El pan de centeno está muy bueno hecho de esta forma. También hacen una cerveza de este mismo pan (que nos perdimos…).

Y aquí tenéis la prueba del cruce del río (esa gente que se ve a lo lejos subiendo una cuesta, ¡¡lo que suben en realidad es el caudal del río!!)

No podía despedirme de San Petersburgo sin poner una foto de la plaza del Museo Hermitage. Impresionante todo, la plaza y el museo (por fuera y también por dentro…).
La siguiente de la serie ya será en Moscú…

14 pensamientos en “Rusia #3 Cruzando ríos helados en San Petersburgo

  1. uau anita, parace que todo lo de alli es a lo grande!! hasta la lengua de vaca… (eso no me ha hecho mucha gracia..) x cierto, enhorabuena por tu gran hazaña!! ;)))
    que sepas que me estoy desayunando una torrija a tu salud, ¡va por ti!! las estuvimos haciendo ayer y estan que te mueres!!! nuestras primeras torrijas, que emocion. se nota que vengo de una familia de torrijeros mayores y algo se me tenia que pegar, jejeje.

    muchos muchos muchos besisssssssssssssssss!!!!

    • Todo es inmenso, es una barbaridad. Jajaja, y las vacas es que son MUY grandes ;-)
      Qué ricaaa torrijilla casera, a ver si este año me da tiempo a hacerlas, que tengo unos días libres por semana santa. ¡Me parece genial que ya hayas empezado a hacerlas tú! enhorabuena por el estreno torrijil ;-D
      ¡¡Besazos!!

  2. tia que guays las fotos!! en la plaza le pediste a todo el mundo que se retirara para hacer la foto?? te ha quedado muy chula!!! al igual que las de las comidas, que me entran ganas de tomarme la sopita de champiñones y esa carne que parece tan tiernita… mmmm por cierto, muy guay lo del rio, me sorprende que Alguien no se le ocurriera saltar para meter miedo, aunque claro, supongo que eso lo habría echo si estuviese yo.. jajajajaja :P

    Te quiero mucho mucho muuuucho!!! =)

    • ¡¡Me alegro de que te gusten!!
      Jajajajaja, me encanta el comentario de la plaza vacía. ¡Resulta que no lo está! Fíjate bien y verás que lo que pasa es que gente es minúscula comparada con lo inmenso de los edificios xD
      Creo que te podría gustar la sopa, ya iré probando a hacerla yo y así puedo acercarte un poco Rusia ;-)
      Seguro que Alguien te haría alguna gracieta, a mí me la hizo, me dijo: ¿no lo oyes? yo creo que ha crujido… (aaaarrrgggg jajajaja)
      ¡¡Y YOOOOO!! :-D

  3. Muchas gracias por este nuevo episodio ruso!!!
    La primera foto me resulta impresionante. Además es tan surrealista como la situación que describes.
    La verdad es que soy un total inculto de la cocina rusa. A ver si en Madrid encuentro un restaurante decente para probarla.
    Que bueno lengua! Y la sopa que describes tiene muy buena pinta. Te has traído recetas de allí, tienes pensado publicar algo preparado por tí?

    • Desde luego es muy surrealista que tengan tripulación activa ahí, me da mucho respeto también.
      Seguro que el borsch lo conoces, así que un punto menos de incultura ;-) En Madrid no hay restaurantes rusos decentes (hasta donde llegué), pero en El Escorial tienen uno muy famoso que tiene el sello de calidad de mi familia de rusos favoritos ;-)
      Sí, sobretodo Alguien pensó en ti cuando vio la lengua, jajaja. A mí Antonio ya me tenía curada de espanto con la lengua, la ha comido muchas veces delante de mí ;-)
      Me he traído un libro de recetas de allí, también con sello de aprobación de mi rusa favorita :-D eso sí, faltan recetas, pero bueno, ya sé más para buscarlas. Y por supuesto, caerán muchas sopas en un futuro y algunas (muchas, espero) recetas más.

  4. Debía hacer un friooo… no me extraña que no se vea mucha gente por la calle o es que los echaste para hacer la foto????

    Ya te imagino la cara, el nervio, que llevarías cuando “te obligaron” a pasar por el rio. Menos mal que eres de andar rápido
    Pobrecita mía.

    Se de otro (your father) que se hincho a comer lengua en un crucero sin saberlo, decía que estaba deliciosa y super tierna.
    Un día por casualidad una persona pregunto como guisaban o maceraban la carne para que estuviese tan tierna y alguien le comento que no hacían nada que la lengua siempre esta así de buena.
    Era un buffet, y se servían trinchadas.
    Se tiro cuatro días comiendo sin saber lo que era. Pero encantado.
    Ksss prietos

    • Jajajajaja, me encanta que hayas pensado que la plaza estaba vacía. ¡Resulta que no lo está! SI te fijas, verás que lo que pasa es que la gente es minúscula comparada con lo inmenso de los edificios…
      Todo un show lo de cruzar el río, menos mal que no hay pruebas. Menos mal que tú me entiendes.
      Es que de veras que está tierna la lengua, pero hay que no fijarse en la forma ni en los puntitos de las papilas para que no dé grima. Me parto con mi padre (oye, pues le gustaron, mira).
      Besitos

  5. Impresionante.
    Yo no sé si hubiese cruzado, creo que iría a toda leche y de puntillas, jejeje.
    La comida me parece tan diferente a todo lo que he probado que no sabría por dónde empezar a comentar. La lengua de vaca es lo que me ha sonado más conocido, aunque no con esa salsa, claro.
    Un beso.

    • Jajaja, después de ver a cienes de rusos cruzar, se te pasa un poco el susto, pero la tensión sigue ahí ;-)
      Vale la pena probar la lengua de vaca así en lonchitas, todavía no la he probado estofada, pero creo que así debe de dar más cosa…
      ¡Un beso!

  6. Maravilloso :). Tus entradas rusas me producen una mezcla de envidia y fascinación, pero sobre todo de agradecerte que lo compartas con nosotros! Aunque me temo que no comeré lengua de vaca jamás :P. Eso sí, el pan de centeno y el trigo sarraceno que no falte ^^.
    Oh, el Hermitage… mi madre me habla maravillas de este museo-palacio, y sabiendo las obras que atesora… ¿viste los gatos que forman parte del cuerpo de empleados del museo? :D

    Un abrazo

    • Jajajaja, pues ya te digo, la lengua no está tan mala ;-P
      ¡¡El Hermitage es una pasada!! es precioso por dentro. Pero no recuerdo gatos dentro…
      ¡Un abrazo!

  7. Qué bonita la primera foto!!! :)
    En persona tenía que ser una escena preciosa, con ese cielo, ¿verdad? ¡¡Envidia!! :P
    Y el Hermitage??? Por favooooooooor, ¡¡yo quiero!!

    Uy, lo del barco me ha recordado a Estrella Polar, de Martin Cruz Smith. ¿Ves? Si es que necesito viajar a Rusia, para luego poder ponerme en situación, jajaja

    Y tú ahí, jugándote el tipo, cruzando el río, jajajaja No me extraña que luego te dieras por merecedora de semejante comida, jajaja. El plato de setas y la carne tienen buen pinta, ¡me los pido!

    Un beso!! Deseando ver Moscú, y que dejes de darme ya envidiorra con San Petersburgo

    PD: De la lengua no voy a decir nada.
    PPD: Del pan frito… Si no lo como aquí, difícilmente lo iba a comer allí :P
    PPPD: Si dice Liliana que hay gatos, ¡¡más te odio todavía!! Jajajaja

    • Me alegro de que te guste la primera foto :-D ¡a mí también!
      ¿Qué te ha hecho el pan frito? ¿cómo no te puede gustarrrr?
      ¿Qué te pasa con la lengua? Hay que ser valiente ;-)
      Yo no vi gatos :-PPPP
      El Hermitage, una pasada… VE YA A RUSIA. A poder ser en verano, que masocas somos solo unos pocos en el mundo…

      ¡Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s