Cadáveres Exquisitos

Hago una parada de la crónica de mi viaje a Rusia para publicar mi cadáver exquisito (si no conocéis el juego, podéis mirar aquí para más referencias y aquí para otras ediciones). Estoy encantada de participar este mes en este curioso juego organizado por Carlos de “No más tuppers de mamá”. Me hizo tanta ilusión que contase conmigo.

Carlos y yo tenemos muchas cosas en común: nos encanta Inglaterra y su comida (y no entendemos por qué se sigue diciendo que se come mal allí), nos encanta el idioma inglés y comer digo cocinar. La verdad es que no solo compartimos estos intereses si no que también tenemos un sentido del humor similar (bueno, creo que el mío es más absurdo…). Además los dos chinchamos a Paula con su aversión a los pimientos y planeamos una merienda los tres juntos en un futuro en un lugar aún sin definir.

Esta ronda de cadáveres exquisitos me recuerda como la novela de extraños en un tren. Ambos hemos acordados ejecutar un asesinato postre en dos lugares bien dispersos en el mapa: Barcelona y La Haya.

¿Cómo decidimos esta receta?

Carlos propuso los siguientes ingredientes: Plátano, chocolate y galleta.

Yo propuse estos otros: Vainilla, mascarpone y matcha. Elegí el matcha por mi devoción a la cultura japonesa. Mascarpone en honor a Carlos, ya que sé que sé que le gusta mucho. Por último, la vainilla como buen comodín.

Qué mejor con tanta disparidad de ingredientes que colocarlos todos en un trifle, ese postre inglés tan legendario. Seamos francos, no es un trifle demasiado auténtico porque 1) le falta la habitual capa de gelatina y 2) no tenía una fuente de trifle (llevo años deseando tener una…), pero bueno, la idea de hacer pisos de cosas dulces se mantiene.

El mascarpone fue el protagonista: le puse los sabores de vainilla, chocolate y matcha y los ingredientes restantes a bailar entre medias. El resultado fue bastante bueno.

Ingredientes para un trifle MUY generoso

500 gr de mascarpone

200 ml de nata líquida

3 o 4 cucharadas de yogur griego (opcionales)

1 vaina de vainilla

4 plátanos

Galletas de mantequilla (yo usé una bolsa de shortbread escoceses)

Matcha al gusto (hay que tener en cuenta que cuanto más se pone, más amarga, así que luego hay que corregir con azúcar)

3 cucharas de cacao en polvo

100 gr de chocolate negro derretido

Miel para endulzar la crema de mascarpone al gusto

Pasos

1. Batir brevemente la nata sin que llegue a montar, simplemente para que coja un poco de cuerpo.

2. Añadir el mascarpone poco a poco. Una vez esté incorporado, los dividimos en 3 y disponemos en 3 recipientes. Aquí vi que quizás me quedaba corta de mezcla y fue cuando eché el yogur. Depende del tamaño de vuestro recipiente. Endulzamos con miel al gusto.

3. Mezclamos sabores por cada recipiente:

– Para la vanilla: Abrimos una vaina de vainilla por la mitad y sacamos sus semillas. Las echamos en la mezcla de mascarpone.

– Para el chocolate: Echamos un par de cucharadas de cacao en polvo, que quede bien incorporada. Después, 100 gr de chocolate negro fundido.

– Para el matcha: No recuerdo cuánto eché, pero bastante. Y OJO, el matcha amarga si te pasas. No pasa nada porque todo se puede corregir con más miel / azúcar / edulcorante… Pero no os asustéis si de repente sabe muy amargo, corregid sin miedo. O simplemente echad menos y os quedará menos verde. Tampoco pasa nada.

4. Galletas: las corté por la mitad porque eran muy largas y mi recipiente muy pequeño. Después las coloqué alrededor de la base del recipiente. Las galletas restantes las desmenucé con las manos y son las migas que fueron a parar a la superfície del trifle.

5. Los plátanos los corté al final porque cogen un color feucho si están mucho al aire. Después de cortarlos en rodajas, repartí bastantes en la base del recipiente y los demás para el final.

6. Montaje:

– Base: Rodajas de plátanos. Alrededor: galletas.

– Capa 1: Masa de chocolate y mascarpone.

– Capa 2: Masa de matcha y mascarpone.

– Capa 3: Plátanos. Tanto encima de la masa anterior como adornando en los laterales del recipiente.

– Capa 4: Masa de vainilla y mascarpone.

– Capa 5: Migas de galleta. Le dan un toque crujiente que me gusta mucho.

7. Una vez listo, meter a la nevera unas horas para una mayor consistencia.

Servir frío. Y comer directamente de la fuente ;-)

Gracias Carlos, ha sido un placer.

11 pensamientos en “Cadáveres Exquisitos

  1. ¡¡¡Hala!!!

    Qué chulo!!
    Y qué fotazas (a mí no me invita por eso xD).

    No había caído en la similitud con Extraños en un tren, ahora me da un poco más de miedo el jueguecito este de Carlos xD

    Con los ingredientes que elegisteis no podía salir nada malo, mezcla de ingredientes muy AOKI xD

    Y me encaaaaaaaaaaaaaaaanta el falso-trifle que has montado!! Al chico del tupper de pimientos le va a chiflar, con las shortbread, el mascarpone, y siendo un postre tan British!
    Qué chulo!!

    Y oye, ¿ese molde? No es una fuente de trifle, pero sí algo parecido, ¡confiesa, bruja!

    Un beso!!!!!!

    PD: Yo sí confieso, aunque la capa de plátanos me gusta, yo ahí hubierea puesto frambuesacas!!!

    • :-D
      Es que el título del juego en sí, no es moco de pavo… tiene su punto “creepy” ;-P
      Parece que no le ha disgustado cómo he dejado a mi cadáver, menos mal jejeje.
      El molde es en realidad una caja de galletas que tengo bien hermosa. La base, es un cuenco de cristal de IKEA dado la vuelta… debe de ser la escuela de arte, que me hace hacer estas cosas tan raras jajajaja.
      Y confieso que estuve MUY tentada de echar frambuesas, pero fue una mezcla de: “no, sigue las normas” y “ay, si no me va a dar tiempo a ir a por ellas…” ;-)
      ¡¡¡Un beso!!!

  2. Pingback: No más tuppers de mamá

  3. Ana, me ha encantado —y no sabes hasta qué punto— que escogieras el mascarpone por mí. Tu e-mail con el spoiler hizo que mi admiración por ti creciera hasta un nivel difícil de expresar. Estoy muy contento de que hayas querido participar en el cadáver y, si te parece bien, repetimos un poco más adelante, ¿cómo ves? Dicho esto, me queda comentar que nunca he probado un trifle, pero este, tan bonito, colorido y, sobre todo, especial, será el primero que haga. Soy muy fan de que se vean las semillitas de vainilla en el mascarpone.

    Un beso enorme y, de nuevo, gracias por participar, maja.

    :-)

    P. D. En verano, seguro, ¿vale? Esa merienda lleva ya demasiado tiempo pendiente.

    • Majo tú.
      Jo, qué cosas más bonitas me dices, Carlos. No te imaginas la ilusión que me hace.
      A mí también me gusta mucho ver las semillas de vainilla en las cremas ;-)
      Sí, nos queda otra, bueno, ahora dos nuevas aventuras, ¡estoy encantada de participar! Ya seguiremos hablando cuando termines con tu Santa (voluntad) jajaja.
      ¡¡Un beso enorme a ti también!!
      P.S.: Genial, poner fechas es bueno ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s