Sopa para Paula

Paula, este fin de semana he hecho una sopa espectacular. Mira qué pinta. No puedes decir que no te gusta. Probablemente si la probases estoy % convencida de que te gustaría. Hasta que supieras que está llena de pimientos. No he podido evitar acordarme de ti. Con todo el cariño para mi anti pimientos (sé que sois más en el club de Paula, y de vez en cuando me lo habéis comentado, pero ella es la abanderada en esta “guerra”).

Confesaré que no sólo son pimientos. También hay muchos tomates cherries. Este fin de semana fui al mercado e aproveché al máximo las tarifas barreñiles. Me llevé muuuchos pimientos de todos los colores, tomates cherries, berenjenas, batatas… Esta Semana Santa la he dedicado a descansar y desconectar. Eso significa: dormir, cocinar, estar tranquila (vale, y ver series) como vea esto un profesor me mataaaa, con todo lo que tengo que hacer. Sin grandes planes. Excepto el de ayer lunes, que Alguien y nos fuimos a Amsterdam a darnos un buen homenaje culinario y visitar el último día de la exhibición de Mike Kelley en el Stedelijk Museum :-D

Me cuesta llamar sopa a este tipo de “sopas”, para mí es más bien puré, pero como aquí ese concepto no es el mismo que el nuestro, la he empezado a traducir literalmente. Sopa de tomate y pimientos. A mí las sopas de pimientos se me hacen algo cansinas, como las de tomate (la cual por norma general me parece que es similar a tomar tomate frito a cucharadas). Esta, sin embargo, me encanta. Tiene ese equilibrio entre los dos sabores y sienta estupendamente. Para más inri, la he pasado por la batidora, pero no seriamente, es decir, que tiene tropezones, finos, pero muy agradables.

Os invito a que arriesguéis y probéis a hacerla, porque de verdad que sorprende. Además sé que por España no somos muy amigos de sopas que no sean caldos o de purés que no son purés del todo.

Receta de sopa de tomate – pimientos

La receta me la dijo hace un par de semanas una chica alemana de mi clase que es la mar de maja y vegetariana. Además me dijo que cumple con las normas de weight watchers. ¡Gracias Sarah! 

Ingredientes

Tomates -Tendría alrededor de un kilo, pero lo que tengáis irá bien- (yo tenía cherries, pero igual da si no lo son) picados “a lo basto” (véase que da igual que no sea finamente, que se partan un poco, yo los piqué estrenando mi nuevo robot de cocina)

Pimientos rojos -Tendría alrededor de 2 kilos, pero lo tengáis irá bien- (también tenía un par amarillos así que los eché también) también picados, siguiendo la misma directriz que con los tomates.

Caldo de verduras (de pastillaaaaaa, pecadoraaaaaa que soy).

Yogur / Nata agria (para servir)

Pasos

1. Se supone que se doran en la olla los pimientos con un poco de aceite, para que desprendan algo de sabor.

2. Yo fui a lo bruto y lo eché todo junto: con un poco de aceite. Rehogué 5 minutos todo junto con un pelín de aceite de oliva.

3. Cubrí las verduras de agua y eché una pastilla de caldo de verduras.

4. Lo dejé cocinar durante otros 10 – 15 minutos.

5. Lo trituré con la batidora y dejé a propósito grumos.

Me gusta servirlo con yogur, pero imagino que depende del gusto.

Queda alguna entrada de Rusia, pero ya he pensado que debía de enseñaros algo que salga de mi cocina :-P

¡Ánimo con la vuelta de Semana Santa!

15 pensamientos en “Sopa para Paula

  1. Me lo he temido. He visto la sopa, qué color, qué pinta, sopa de tomate, he querido pensar, y luego he concluido que, si esta bruja dice que es para mí, es que es de pimientos, jajajaja

    El otro día me comí un jalapeño, pero no es lo mismo, con estos pimientos sí que no soy capaz.

    Por cierto, justo hoy tengo preparada para comer y/o cenar sopa de tomate y mascarpone (una cucharada grande, que diría Carlos), sin una pizca de pimiento, ¡eh! Solo una pizquina de pimentón, y una, un poco más grande, de cayena, ¡sí!

    Un beso, y gracias por la sopa, para mí cumple la norma de cualquier dieta, no me engorda ni media caloría xD

    PD: Carlos no lo sabe, pero el otro día me la coló con un risotto de pimientos, que parecía risotto de tomate.
    PPD: Ni siquiera lo había preparado él, pero me la coló él, sí!

    • Bueno, creo que si ya has tomado un jalapeño y el otro día te colaron un rissoto de pimientos y hoy te ha llamado la atención esta sopa, Carlos y yo estamos progresando adecuadamente con nuestra misión :-D

      La próxima vez le voy a echar un puñado de pasta en espirales, creo que también estará rica así…

      ¡Un besoooooo!

    • Jajajajajaja, es verdad, no me acordaba yo bien de eso. Espero que Paula sólo se parezca a Shin-Chan en el odio a los pimientos xD
      Tu crema me encanta :-D Más mojando el pan que tenías en la foto ;-)
      Es que llamar sopa a estas cosas suena raro, pero cuando se lo explicas a esta gente y les dices que sopa es cuando tomas caldo… te miran raro jajaja. Se piensan que el caldo es para cocinar o para tomar con cientos de tropezones…
      ¡Un abrazo!

    • Cada vez que veo pimientos y hago algo que está rico, es imposible no publicar y hacer la gracia con nuestra amiga xD Además estoy convencida de que sopas como esta hacen más llevadera la transición de “megustan-nomegustan”.
      Nata agria es otra opción buenísima :-D
      Ya me contarás cuando pruebes, de momento sigue disfrutando de La Santa () :-)
      ¡¡Un beso!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s