Sorpresa 1: Barcelona

Camino de Barcelona, donde haríamos una parada breve para seguir conduciendo hasta Montpellier, Alguien recibió una llamada y como iba él conduciendo, contesté yo. Un chico* con acento de algún sitio, entre Canarias y Andalucía, me dijo:

Chico: Hola, ¿podría hablar con Alguien?

Ana: Lo siento, está conduciendo, ¿te puedo ayudar?

Chico: Llamaba del hotel, era para confirmar la llegada.

Ana: Hm… Oye, Alguien, que llaman ¿del hotel?

Alguien: Di que luego llamo yo, luego llamo yooooo.

Colgué, le miré y le dije: ¿VAMOS A DORMIR EN BARCELONA? :-D

Alguien: No, Ana, no. ¿Pero no has visto que tenemos la reserva en Montpellier para esta noche? Ana, esta vez no hay sorpresas.

Ana: Pero hablaba castellano con acento español, no francés…

Alguien: Que no te inventes historias, Ana, que no, que dormimos en Montpellier.

Ana: Bueno, po’ vale.

Casi pillo a Alguien. Sí, sí que dormíamos en Barcelona. A pesar de la casi pillada el pobre se las ingenió para llevarme al punto de inicio: es decir, la ignorancia pura.

Y sí, Alguien había orquestado una gran sorpresa (cada vez que lo recuerdo, ¡alucino de nuevo!). Se había puesto en contacto con Carlos de nomás-demamá y juntos se habían coordinado para ese día conocernos. Ya de paso nos invitó a una barbacoa en su ático, que por si no lo habéis apreciado en sus videos, tiene una vistas de impresión. Además Carlos me dio vía libre para que me hartase a hacer fotos ese día.

Una tarde noche genial. La gente que fue a la fiesta era realmente maja, lo pasé muy pero muy bien. Para colmo, Carlos resulta si cabe ser aún más simpático y buena gente en persona. ¿Tendré que conocer a todo el mundo a través de blogs?

Fue tal la sorpresa que ocurrió un fenómeno que no había experimentado antes: Me quedé sin palabras. No sabía de qué hablar con Carlos, como si no tuviésemos temas en común, como si no me hubiese licenciado en una carrera que va de conocer personas, como si no hubiera dedicado otros tantos años a entrevistas casi a diario. Pues sí, menos mal que lo de hablar es bidirecctional, y por suerte la otra parte no estaba tan aturdida como yo.

Carlos, gracias por ser tan MAJO. Gracias por la parte de la sorpresa de la que te encargaste. Ha sido un placer desvirtualizarte a ti, a Adrià y a Marc. Y a María y a Juanma, y tanta otra gente simpática que se puso a hablar con nosotros sin conocernos de nada.

A Alguien ya no sé qué más le puedo decir. Mi existencia sería muy triste sin que tú estuvieses en ella.

Al día siguiente desperté en Barcelona. Di un paseo con Guzmán mientras Alguien seguía durmiendo a pierna suelta. Ver las ciudades a las 7:30 am tiene su encanto.

La noche anterior nos despedimos de Carlos para quedar a desayunar al día siguiente. Carlos y yo pedimos huevos benedictine y Alguien con espinacas. Los 3 hemos coincidido en que la rodaja de kiwi y la naranja que ponían en los platos era pura memez. Por lo demás, el desayuno, estaba muy bueno. Así da gusto empezar el día.

Y en seguida va la sorpresa 2.

(*) El chico de la llamada era Carlos, que se quedó pillado cuando vio que no era Alguien quien contestaba al teléfono ;-)

P.S.: He roto con una de mis reglas de hace tiempo y he decidido poner una foto algo borrosa en la que salgo yo. Este año he decidido que me tengo que ir quitando un poco la vergüenza.

6 pensamientos en “Sorpresa 1: Barcelona

  1. Pero qué sorpresa tan genial!! Qué majísimos Carlos y Alguien, las sorpresas así sí que molan :D, incluso con la casi pillada tiene más gracia el asunto y todo, jajaja. Debió ser una fiesta genial, da gusto conocer en persona a gente que ya creías maja por la red, y en persona lo son más :).
    Un abrazo

    • Jajajaja, la pillada fue la risa, pero más bueno fue cuando lo remedió: paramos en una gasolinera y me dijo: “ve llenando el depósito mientras llamo al hotel, dame la confirmación que tenemos en papel (a Montpellier)” y se fue lejos. Le dije: ¿a dónde te vas tan lejos?. Y me suelta: A ver si nos van a poner una multa que en las gasolineras no se puede estar cerca con el móvil jajajaja. Y a lo lejos, le hice el típico gesto de ¿al final qué pasa? y me agitó la mano con el papel, como diciendo: son los del hotel de Montpellier.
      xD
      La pregunta de ¿Tendré que conocer a todo el mundo a través de blogs? va por ti y por Paloma y Laura :-) Me hacéis recuperar la fe en la humanidad.
      ¡Un abrazo!

  2. ¿Yo podía haber estado en ese ático?
    Si yo no sabía nada…

    Qué envidia, aunque ya sabes que algunas fotos ya las había visto (o fisgado) yo!
    Y aunque no estaba, coincido en que no pinta nada el kiwi con los huevos… xD Pero chica, no os podéis quejar de todo, encima de que no os pusieron reducción de PX xD

    Un beso!!!

    PD: Bueno, igual, quizás, algo sabía… Y tampoco era intuición femenina…
    PPD: ¿El chico con asterisco no se metió con tu voz? Porque es muy dado…

    • Tú podías haber estado ahí. Jo.
      La verdad es que pensando en la reducción de PX, tengo que hacer balance positivo y todo jajajaja.
      Pues fíjate, no me dijo nada de mi voz, ¿eso es que se ha metido con tu voz? ¿eso es que habéis quedadooooooo? osodio xD
      ¡Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s