Yo no leo y cookies para el shock

Ante la petición de una profesora de leer un libro para la semana que viene, la respuesta de dos de mis compañeros es la siguiente: “yo no leo”.

Semejante respuesta me preocupa, me asusta, me inquieta, me enfada. De acuerdo que haya gente que no disfrute tanto como otros leyendo. Pero cuando hablamos de estudiar implica leer, para aprender además de hacer, se necesita leer. ¿Cómo transferir conocimiento sin leer? ¿Dónde queda el gusto de imaginar palabras en la mente, de hacerlas imagénes, olores, sabores, de crearte opiniones sobre algo solo con leer? De conocer a gente solo con leer sus escritos.

Socorro. Me pregunto si estas actitudes extinguirán los textos escritos al siglo que viene.

Podría llevar esta discusión a la facultad de psicología donde estudié. Podríamos hablar de las formas de aprendizaje, de procesamiento de la información, de las nuevas generaciones y la exposición a nuevas tecnologías. Que sí. Pero qué padre o madre o docente ha olvidado enseñar la importancia de LEER a su hijo o estudiante. Qué olvida decir un padre, una madre, un maestro o una maestra para que luego sus hijos o estudiantes sean capaces de negarse a leer un libro.

Por favor, decidme algo. Me da miedo pensar que esto va a ir en aumento. Quizás el día que yo tenga hijos “salen raros” porque les guste leer libros. Sacadme del desconcierto y mientras comamos cookies para olvidar esta tragedia.

Estas cookies las hice en verano. Con mi ritmo habitual estoy sorprendida de que haberlas podido publicar antes de 2014.

En no mucho (también espero que sea antes de las uvas) os enseñaré cómo hago mi mantequilla de cacahuetes y para qué la uso. Uno de los usos de esta pasta de cacahuete (que cuando no es industrial da mucho menos repelús) es hacer galletas. La mantequilla de cacahuetes da humedad a estas galletas, hace que se aproximen un poco a la idea de bizcocho. Además, no llevan harina, solo avena, la cual creo que es adictiva. Todo lo que lleva avena está bueno. Solo se las puede rematar con un buen chocolate amargo, yo lo pico a mano, no me gusta comprar chips, picar una tableta de chocolate puro no lleva más de 5 minutos. Yo uso las del lidl de comercio justo al 70% de cacao (en España había otras que aquí no venden) y no fallan.

Cookies de avena y mantequilla de cacahuete

Del libro “Wholegrain Baking”

170 gr de mantequilla de cacahuete (si es casera, mejor que mejor)

4 cucharadas / 50 gramos de mantequilla sin sal

180 gr de azúcar ó 3/4 de cup americana de azúcar moreno

1 cucharadita de esencia de vainilla

Media cucharadita de de sal

1 / 4 de cucharadita de bicarbonato para repostería

2 huevos grandes

85 gr de copos de avena, pasamos por la batidora durante 30 segundos, para que se queden más parecidos a la harina

127 gr de copos de avena sin triturar

Chocolate negro picado al gusto, una tableta de 100 gr es más que suficiente (¿o quizás no?)

Pasos

0. Precalentar el horno a 180º C.

1. Batir la mantequilla de cacahuete, mantequilla, azúcar, esencia de vainilla, sal y bicarbonato en un bol.

2. Una vez empiecen a estar mezclados los ingredientes del paso anterior, ir añadiendo los huevos uno a uno.

3. Después añadir la avena triturada, seguir mezclando y añadir la avena sin triturar y por último el chocolate picado.

4. En una fuente de horno cubierta por papel antiadherente, disponemos las galletas, las cuales serán alrededor de una cucharada de masa. Como crecen en el horneado, es mejor dejar al menos 5 cm de distancia entre masa y masa.

5. Cocemos las galletas en el horno, estarán hechas cuando los bordes estén empezando a coger un color dorado. Cuidado cuando se sacan, cuando están calientes son muy frágiles. Por tanto, hay que esperar a que enfríen en la misma fuente para manipularlas bien.

Comer en situaciones de shock o simplemente para disfrutar a cualquier hora. Recomiendo compartir para no acabar con ellas en soledad o bien hacer el shock más llevadero.

13 pensamientos en “Yo no leo y cookies para el shock

  1. Jajajaja, me encanta lo de comer en shock… Ahora mismo sería una ocasión ideal, después de poner antena 3 y ver a la griso con el ex-bigotes…
    Ojiplatica me dejan tus compañeros anti libros. Me dan pena, si supieran lo q se pierden… Tantas historias ajenas que te hacen evadirte, reír, llorar, vivir una vida ajena… Qué pena.
    Besitos wapa

    • Jajajaja, sí, últimamente me temo que estamos expuestos a demasiadas barbarides de toda índole…
      Muchas cookies tendría que haber en el mundo para ahogar las penas.
      Un besito guapetona
      P.S.: gracias por el apoyo, tal comentario me indignó pero también me deprimió mucho…

    • Ana, piensa en las galletas, piensa en las galletas jajaja.
      La verdad es que tal frase, por desgracia, no dista mucho de mi realidad… Por suerte no es así en toda la escuela, ni mucho menos. Pero me da que sí, que este tipo de gente y comentarios va en aumento… ¿qué estamos haciendo mal?

  2. Comparto tu estupor ante la gente que no lee, es que además no lo puedo entender! Con lo que yo disfruto de una buena lectura… Aunque sean sólo novelas de las que te enganchan, ya ni hablamos de ensayos o libros de estudios… Mis padres han sido siempre muy lectores (toda mi familia, por ambas partes, la verdad) y es algo que los hijos hemos cogido también de forma totalmente natural.
    En fin… ahogemos las penas en galletas! Y con avena, que me encanta :D (el chocolate también, pero eso no es nuevo xD).

    Un abrazo

    • A ver, aunque me dé pena, hace tiempo aprendí que hay gente que no disfrute leyendo tanto como yo, que prefieran hacer otras cosas con su tiempo. A pesar de que me da pena y creo que pierden mucho, tuve que aceptarlo hasta cierto punto.
      Otra cosa es que haya individuos que se nieguen a leer “porque ellos lo valen” y más en un contexto de estudio. ¿Se creerán que los conocimientos aparecen en nuestra mente por generación espontánea?…
      En fin, volvamos a las galletas, volvamos a las galletas :-D
      ¡Un abrazo!

  3. Yo creo que siempre ha habido personas que no leían, no creo que se acerque el fin del mundo, creo que hoy en día se lee tanto o más que hace 30 años, ya que se compren libros… es otra cosa, pero leer se lee. la biblioteca siempre está llena, el libro que quieres coger, siempre está ya cogido, siempre hay personas dispuestas a que les prestes libros (ejem, otro tema para otra entrada), cada vez que comento un libro en mi blog tengo un montón de visitas (no así comentarios, mucho más abundantes en las recetas)… Que unos pocos no nos hagan ver el mundo negro, ellos se lo pierden.
    Besos.

    • Jo, Marhya, pues me alegro de que donde tú vives sea así: bibliotecas llenas :-)
      Sí, yo también creo que a día de hoy hay muchos más medios para leer, quizás en comparativa hace 30 años hay más gente que lee (y también menos analfabetismo probablemente). Pero hasta hace un par de semanas jamás había oído: “no me pidas leer eso, porque yo no leo”. Tan tajante, tan absurdo y más aún en una clase a la que vas para aprender.
      Ellos se lo pierden, sí, pero ya verás como lo extiendan mucho… nos la lían en unos años :-P
      Gracias por tu punto de vista positivo y las esperanzas :-)
      ¡Un beso!

  4. He conocido a dos personas en el plazo de un año que no leen. Que no solamente no leen, sino que se jactan de no leer. Con lo que estás contando ya me queda claro que es tendencia, y me parece un síntoma de nuestros tiempos: no basta ya con que no te guste leer, no basta ya con no leer en la intimidad, ahora se PRESUME de que no se lee, incluso se hace uso de esta característica en un ¡¡contexto de estudios!! como el que estás contando de tu clase. Me quedo perpleja, confusa, enfadada con estas declaraciones. Vale que no te guste leer, lo respeto, ¿pero desde cuándo es algo que ir aireando, contándolo orgulloso, o desde cuando se le pone a una profesora como excusa para librarse de una tarea? Me parece vergonzoso…
    Las galletitas en cambio me parecen divinas, te las copiaré seguro. ¡Saludos!

    • Es tremendo. Saber que tú también te has cruzado con individuos de la misma estirpe me alivia en cierto modo, me daba la sensación de que lo estaba contando era irreal.
      Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices. Me parece absolutamente lamentable que alguien se jacte de no leer, qué miedo pensar que es una tendencia…
      Si pruebas las galletas, cuéntame qué tal ;-)
      ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s