Post vintage #1 Lasaña

Como veis, la cocina era vintage verdadero...

Ya empezamos otra semana y he decidido comenzarla con la serie de recetas #vintage. ¿Por qué vintage? Básicamente son recetas que fotografié en esos periodos de tiempo en los que el trabajo me mataba cualquier posibilidad de mantener este blog vivo. Cocinaba, hacía las fotos con la esperanza de algún día publicar esas cosas tan ricas… y ahí quedaba la ilusión.

La cuestión es que ayer domingo comí una vez más la lasaña con el ragú de Mónica de La Zuccheriera, mi blog de recetas italianas de cabecera, persona virtual de quien más he aprendido de comida italiana. De forma que en 2007 cuando vi su receta de ragú para lasaña no pude evitar hacerla. Y desde entonces, suelo hacerlo una vez al año más o menos. Ya tenemos la de 2012, aunque podría computar como la 2011 (que no pude hacerla) y tendría la oportunidad de repetir este año para compensar ;)

Lasaña antes de entrar a mi horno vintage

Desde que he probado este ragú trato de no tomar lasañas fuera de casa. No quiero que me fastidien la idea de lasaña rica que ya tengo en mi mente. Está tremendamente delicioso. Es EL sabor. El aroma que sueltan el romero y la salvia a la mezcla de tomate, carne y el sofrito, el sabor que aporta el vino… Por cierto, el vino da mucho carácter a este ragú, por lo que recomiendo que uséis un buen vino blanco (no hace falta gastar mucho, pero que no os dé pena invertir un vino que os guste porque aporta mucho sabor).

Lasaña post horneado vintage

Os diré que Alguien y yo teníamos siempre la discusión (antes de probar esta receta) de: el relleno de la lasaña lleva verduras VS. el relleno solo lleva carne picada (de ternera, claro) y tomate frito. Así que si añadía zanahoria, Alguien se frustraba… Hasta que probamos esta receta, que le dije que era Certificación Italiana 100%. Tras probarla, nunca jamás se ha vuelto a quejar de que lleve verduras y no tomate frito ;)

El vintage de la cuchara palo y pirex resiste todas las modas ;)

Siempre cuando leo la receta pienso que 250 gr de carne es poco para hacer una lasaña, pero al final hago caso a las indicaciones y solo hago los 250 gr de carne. Es la cantidad exacta para un molde pirex rectangular. Siempre sufro al echar las capas de ragú (porque pienso que voy un poco justa y que no me da para hacer muchas capas), hasta que cuando sale del horno me doy cuenta de que la carne está perfectamente distribuida en todas las capas.

Así que aquí tenéis las fotos vintage de la lasaña que nos comimos en septiembre de 2007. Acabo de escribir la fecha y me he sorprendido un poco de lo rápido que han pasado estos años (sí, lo sé, siempre digo lo mismo…). En mi horno eléctrico de mi primera casa de alquiler emancipada en Madrid.

El corte de mi primera lasaña de verdad ;)

Tras muchos años de vagancia y miedo a la bechamel, este curso 2011-2012 me he decidido a hacerla en casa ¡resulta que no es tan complicada! :P Aún así, es mejor que no me acostumbre y mi idea es tratar de hacerla para cosas especiales, como esta lasaña y poco más (ese poco más vendrá próximamente jejeje).

Ayer pensé que era mejor aprovechar las fotos de 2007 en vez de hacer nuevas. Ya dejé enfriar una lasaña una vez, no más :P

Por cierto, os recomiendo también esta entrada sobre la pasta carbonara del mismo blog. Muy esclarecedora. Os aviso de que la pasta carbonara está mucho más rica sin nata, ¡no digo más, echad un vistazo vosotros mismos! ;)

Nada más para este lunes. A ver qué día nos cae por aquí. Ayer fue un día maravilloso en estas tierras. ¡¡Que sea leve por las vuestras!!

Anuncios

Silikomart: Toma 2# ♥ Corazones de plátano ♥

Me encantan los motivos con forma de corazón. No lo puedo remediar, este motivo y la forma de flor me gustan mucho :) Como suele ser habitual con los chicos, este gusto no se corresponde con los motivos de decoración favoritos de Alguien ;)

Así que como no me puedo poner cortinas o sábanas con estampados de corazones o florecitas, pues me voy a la parte de menaje, a por piezas sueltas que solventen mi “problema” :o)

Silikomart hace un mes me ayudó a alimentar mi colección de corazones con este molde:

Me encantó y por alguna razón me vino rápidamente la receta de pan de plátano a la cabeza. Pensé que este bizcocho con chips de chocolate unido a un centro de chocolate fuertecito en el centro estaría muy bueno, y más del tamaño de un bocado.

Así que me lancé. La receta la adapté de una de Heidi Swanson, de 101 CookBooks. Quedaron muy buenos, muy jugosos. Y además probé a rellenar el centro con distintos sabores: leche condensada, sirope de chocolate negro y nocilla. Sorprendentemente el que más me gustó fue el de leche condensada, luego el de chocolate y por último el de nocilla.

Corazones de plátano

Ingredientes:

– 2 cups de harina integral

– 2 cucharas de té de levadura

– Una pizca de sal

– 1 1/4 taza de chips de chocolate negro (¡que no falten!)

– 6 cucharas de mantequilla en pomada

– 3/4 de taza de azúcar moreno

– 2 huevos + 2 claras de huevo

– 2 cucharas de té de extracto de vainilla

– 1 cup de yogur griego

– 1 1/2 de cup de plátano bien maduro machacado

Pasos:

0. Precalentar el horno a 180ºC

1. Combinar los ingredientes secos en un recipiente

2. Batir la mantequilla con el azúcar y extracto de vainilla, una vez esté aclarando un poco la mezcla,

3. Incorporar poco a poco los huevos

4. Después el yogur

5. Después los plátanos

6. Añadir la mezcla de ingredientes secos y mezclar solo hasta que estén incorporados

7. Añadir los chips y mezclar hasta que estén bien incorporados a la mezcla

8. Echar a los moldes y hornear 10-12 minutos

9. Dejar enfriar y desmoldar

10. Servir con siropes, nutella…

Con mermelada de fresa no tiene que estar nada mal tampoco ;)

¡Gracias Silikomart!

Cake de naranja

Ya ha llegado el miércoles, ¿cómo es posible que lleguen tan rápido? :)

Espero endulzaros un poco el ecuador de la semana con este bizcocho. Hacía tiempo que no me salía un bizcocho tan bueno :D

Me quedaba una naranja muerta de risa (sobró de un pollo a la naranja de la semana pasada) en la fuente de fruta y cuando vi la receta de The Food Librarian, tuve claro cómo iba a liquidarla (sigo estudiando cómo no tirar fruta…). Así que, seguí la receta casi al pie de la letra. El casi va porque pedía sour cream y yo siempre la intercambio por yogur griego sin azúcar, se me asemeja mucho la textura y amargor, aunque no compartan bacteria ;)

El resultado ha sido bueno, muy bueno (no creo que por el yogurt, sino la receta en general), la textura es muy húmeda, agradable. Se puede tomar a “palo seco”, ahora, que con un té… está de vicio.

Allá va la receta.

Bizcocho de Naranja

Ingredientes

115 gr de mantequilla a temperatura ambiente
3/4 cup azúcar
4 teaspoons de ralladura fina de una naranja
2 huevos grandes
1/2 cup sour cream yogurt griego sin azúcar (el del Lidl es una buena opción)
1/4 cup zumo de naranja (con una tuve suficiente para zumo y ralladura)
1 1/2 cups harina
1 teaspoon levadura de repostería
1/2 teaspoon sal
1/2 teaspoon bicarbonato
Azúcar glas para decorar

Pasos:

1. Precalentar el horno a 180ºC.
2. Mezclar en un bol aparte los ingredientes secos.
4. Aromatizar el azúcar: esto es, mezclar bien la ralladura con el azúcar, hasta que coja color  anaranjado y un olor estupendo.
5. Batir la mantequilla y el azúcar hasta que esté cremoso.
6. Añadir huevos uno por uno a la mezcla.
7. Añadir el yogurt griego y el zumo.
8. Echar la mezcla “seca” de harina, sólo hasta que esté incorporada. No os preocupéis con los grumos, sólo que esté todo mezclado, que es lo que garantiza que salgan bizcochos (y muffins) húmedos.
9. Echar en el molde la mezcla y hornear unos 30 minutos. Estará listo cuando al meter un palillo salga limpio.
10. Dejar enfriar en su molde 10 minutos y después desmoldar y dejar que enfríe en una rejilla.
11. Una vez enfriado, espolvorear con azúcar glas y servir.

* La próxima (porque habrá próxima) vez incorporaré chips de chocolate negro.

Biscotti… pobre de mí ¿sabré parar?

Están muy buenos. Aquí la va tanda chocolatada de biscotti que adelanté el otro día (los de nuez y sirope dorado). En la cata de la oficina, gustaron más esta variedad. En casa me decían justo lo contrario. Así que no elimino ninguna de las dos recetas de mi repertorio.

Me ha gustado mucho combinar chocolate con pistachos, le da un sabor muy especial. Sé que no es raro, pero nunca había probado.

Esta receta también es de Martha. Esta sí que ha salido bien :) Así que allá va la receta:

Biscotti de Chocolate y Pistachos (Martha Stewart)

– 2 cups americanas de harina

– 0,5 cup de cacao amargo en polvo

– 1 cucharita de café de bicarbonato / levadura

– 0,25 cucharadita de café de sal

– 6 cucharadas americanas de mantequilla sin sal fundida / en pomada / temperatura ambiente

– 1 cup azúcar

– 2 huevos L

– 1 cup de pistachos sin cáscara

– 0,5 cup de chips de chocolate semiamargo (yo troceo chocolate 70%)

Pasos:

0. Precalentar horno 180ºC

1. Mezclar ingredientes secos por un lado.

2. Por otro lado, batir la mantequilla con azúcar.

3. Añadir a la mezcla 2 los huevos uno por uno.

4. Añadir la mezcla de ingredientes secos.

5. Cuando esté todo perfectamente mezclado, añadir los pistachos.

6. Formar un rectángulo con la masa de unos 12 cm de ancho y algo menos de 30 cm de largo (de grueso 1,5 cm aproximadamente)

7. Hornear unos 25 minutos (mi horno dijo que mejor 15)

8. Sacar, enfriar un poco (5 minutos).

9. Cortar la masa como si fuesen rodajas de pan finas.

10. Volver a colocar en la bandeja del horno, con un lateral para arriba.

11. Hornear unos 5-8 minutos más y sacar y dejar enfriar definitivamente.

Repito: Muy bueno mojado en algún té / café caliente (o leche también vale :)

Qué habéis hecho conmigo… Me han encantado.

¡Buen fin de semana a todos!

Tea time

Repetiré mi frase de todas las entradas de principio de semana. YA es lunes. Otra vez. Pero hay que ser positivos, dentro de poco son ya las fiestas y además esta semana va a terminar (que no empezar) siendo más ligera, ya que el jueves tendré la fiesta de Navidad de la empresa en la que trabajo y el viernes se llega para arrastre (que ya me han enganchado para otra cena más el mismo viernes)…

Ya no queda nada para que acabe 2010. Este año está terminando como el año en el que descubrí las galletas (o mejor dicho, el arte de hornear galletas). La verdad es que también me gusta mucho hacer bizcochos y muffins para desayunar. La pega que tienen es que si te cansas de tomarlos, se estropean muy rápido. Esto no ocurre en el caso de las galletas. Además son mucho más versátiles, puedes hacer tantas formas diferentes… y además ¡es un buen regalo! Sobretodo si va por correo como en los AIG. Menciono esto porque estas son las galletas que le envié a Virginia como su AIG que fui :) Parece que le gustaron bastante ;)

La receta está adaptada de Martha, pero de nuevo me he visto con algún problemilla, que aunque lo pude solventar, cambió el rumbo de la receta.

En principio la receta estaba pensada para hacer con “pistola” de galletas. Yo tengo una y le doy muy poco uso, mucho más para salsas / cremas que para galletas, me da pena porque me parece un cacharrito muy majo, pero no me funciona bien y en este episodio le he empezado a coger manía… Hice la masa, y quedó bastante consistente, y difícil de manejar, por lo que por más que lo intenté no pude hacer formar para Virginia… Finalmente me decidí por hacer bolitas y una marca con un tenedor, que a mi opinión queda muy sencillo y bien también.

La receta en principio era para galletas de canela, pero yo quería hacer 2 variedades más, de té verde (matcha) y chocolate. Así que dividí la masa en 3 y añadí cada ingrediente a su parte de la masa correspondiente.

Receta de Galletas de Canela (y algún sabor más) adaptada de Martha Stewart

– 3, 5 cups americanas de harina

– 1 cucharadita de café americana de sal

– 2 cucharaditas de café americana de canela / té verde / cacao amargo (ponía sólo una y me parece poco)

– Vainilla – 2 cucharadas americanas de esencia pura o 2 vainas cortadas por la mitad y con las semillas fuera

1 cup de azúcar

– 2 yemas de huevo

– 345 gr de mantequilla sin sal (en pomada, o sea, temperatura ambiente)

Pasos

0. Precalentar el horno a 180ºC

1. Primero los ingredientes secos: harina, sal, y si sólo las hacéis de canela, la canela.

2. Por otro lado, batir la vainilla con el azúcar.

3. Añadir la mantequilla a la mezcla.

4. Después, una por una, las yemas.

5. Después, se añade mezcla seca hasta que resulte una pasta suave (a mí no me resultó así…)

5.5 Aquí es donde yo hice 3 grupos y en cada uno añadí el ingrediente canela / té verde / cacao amargo.

6. Aquí es donde vienen los intentos fallidos con la “pistola” (y tras los cuales metí la masa en la nevera y después de que enfriara un poco, hice bolitas y las marqué con un tenedor).

7. Hornear de 5 a 9 minutos, depende del horno (cuando estén cogiendo color es un buen momento para sacarlas).

8. Dejar enfriar y guardar en un recipiente para galletas.

Me han durado 2 semanas, es que me salieron bastantes y no se acababan :D

¡Virginia, cuánto me alegro de que te gustasen las galletas! Acompañadas de té de canela van estupendas :) (y más en esta taza, que es de mis favoritas, sabe todo mejor :P)

Por cierto, este sábado ¡he tenido el placer de conocer a Laura y Paloma! Nos tomamos un bagel muy rico en un sitio que yo no conocía, creo que ellas hablarán del sitio al que fuimos en su blog. Chicas, ¡ha sido estupendo pasar la mañana del sábado con vosotras, cuando queráis repetimos! :D

Biscotti, ¿pero qué habéis hecho conmigo?

La pregunta del título no va dirigida a los biscotti, sino a vosotros, queridos compañeras y compañeros blogueros. Qué habéis hecho conmigo, que de tan ver los biscotti, he tenido que probarlos. El efecto: gratificante. Gracias por haber compartido el gusto por estas galletas maravillosas. Ahora os entiendo y lo comparto yo también. Hice dos variedades en mi primera tirada, os enseñaré primero la variedad de maple y nueces.

La verdad es que están buenísimos, y más mojando en un café o té bien caliente… Salieron muchos de una tirada, pensaba que no se iban a acabar nunca y me puse a regalar, y vaya, resulta que sí se acabaron, sí. En la oficina también hubo cata sin café ni nada, a palo seco (mira que avisé, pero nada), y aún así gustaron.

La verdad es que la receta, además de no ser complicada, lleva poca mantequilla, algo que me viene muy bien, la verdad, por aquello de no sentirme muy culpable…

En este caso, la receta la saqué de Baker’s Banter, uno de mis blogs favoritos, te explican todo en detalle, tienen todo pensado, en fin, genial. Está bajo el paraguas de la marca de harina King Arthur, pero anyway, está todo muy bueno y puedes sustutir harinas :D

La cuestión es que de nuevo, por la circunstancia de que me quedaba un poco de maple por gastar, decidí hacer esta receta, aunque en realidad luego descubrí que tenía menos de los 1/3 de taza que pide la receta…. ejem… Así que lo que hice fue añadir lo que faltaba de sirope dorado, y la verdad es que funcionó muy bien. De hecho, al final en la receta original decían que el maple apenas se notaba a menos que se añadiera también un poco de sabor artificial de maple (cosa que no sé si se comercializa aquí siquiera…). Con el sirope maravilloso tenía un sabor estupendo a caramelizado que conjunta muy bien con los trozos de nuez.

Como este sirope no se encuentra en cualquier supermercado, os cuento dónde se puede comprar en Madrid. Yo creo que sí puede estar en la parte de “comidas del mundo” del carrefour, en el gourmet del Corte Inglés… y en tiendas inglesas, que ya hay unas cuantas: The Food Hall, The Things You Miss y Living in London que yo conozca, aunque en esta última no tengo muy claro que vendan este sirope, es más de té y mermeladas.

Como os digo, la receta está adaptada de aquí. La adaptación viene a ser el cambio de maple y su aroma por algo de maple y sobretodo, de sirope dorado. También he buscado si hay algún sustituto de este sirope más local o llamado de otra forma, pero parece que no, que es igual o más inglés que el marmite, en la búsqueda me he encontrado con este “hilo” de conversación de británicos en otro blog muy conocido hablando de la autenticidad del sirope :) Según ellos, no hay sustituto del sirope dorado o golden syrup… me temo… Bueno, alguien plantea una receta, pero me parece arriesgada cuanto menos.

Por encima puse el azúcar de nuez que me regaló mi hermana hace 2 meses :)

Restos: Qué hacer con sobras de risotto

Arancini (o arancine) o un híbrido que se le parece (y que por cierto, está muy bueno).

Probé los arancini en Nueva York hace 5 años dando un paseo por Little Italy. Entramos en una especie de quesería / charcutería y tenían unas bolas que parecían croquetas pero con el tamaño de un puño, ¡eran gigantescas! Lo probamos y al morder la sopresa fue encontrar arroz muy cremoso. No volví a ver “estas bolas” hasta tener la serie de Los Sopranos. Ahí lo volví a ver y pensé: ya sé que voy a hacer la próxima vez que me sobre risotto. Al final las sobras de este plato al quedarse frías son una pasta que no queda bien al recalentar en el microondas, al horno bueno, pero ya “no es lo mismo”.

Este aprovechamiento no tiene mayor misterio. Después de que las sobras hayan estado un rato en la nevera y esté frías, es como tener pasta de croquetas. En vez de con forma tubular, con forma esférica. Se empana (yo por si acaso, lo empané 2 veces) y se fríe (la receta tradicional dicta que mejor al horno, como digo, este es mi híbrido particular…). Saben muy buenas y se aprovecha lo que queda :)

Estoy pensando en hacer esto o similar para las fiestas con la receta de risotto anterior. Al fin y al cabo, es un bocado original, ¿no?

Bueno, ya es viernes, ¡qué rápido ha pasado la semana! Así da gusto trabajar :D

¡Buen fin de semana a todos!

Cava con o sin fiesta, ¿por qué no?

Perdonadme que me haya saltado mi entrada del lunes, pero para mí el lunes es hoy. Qué bien están cayendo los puentes este año :D Esta vez no quejaré de “mi lunes”, ojalá y todas las semanas fueran de dos días laborables.

Las fiestas parece que se acercan sin remedio, sin siquiera haberlas pedido. Pero ¿por qué pasa tan rápido el año? Cada vez me pesa más, me hago mayor y la sensación de ver pasar el tiempo y de ver crecer a otros se me hace rara, ¿cómo será cuando sea una abuelilla?

En fin, disculpadme el inciso este de crisis existencial de la media (+1) veintena…

El fin de semana pasado hice risotto. Es un plato que me encanta, fácil, socorrido y relativamente rápido de hacer. Y además, queda muy bien para invitados, está bueno y resulta algo especial. Cocinar risotto lo aprendí en Inglaterra (para variar), en mis clases de inglés no sé de qué forma llegué a un recetario de estudiantes internacionales, y vi la receta que habían añadido unos italianos muy majos. Hice uno muy sencillo de champiñones, y repetí este plato (con variaciones) muchas veces. Tiempo después me hice con un libro de Marks & Spencer de Risotto que me encantó.

Al final muchos de mis platos son circunstanciales. En este caso, la razón fue que tenía una botella de cava de Juvé et Champs que no usaba, que me habían regalado hace algún tiempo y quería gastar de una vez (además debo decir que no me emociona demasiado el cava, aunque sí las cosas hechas con cava, creo que lo no me gusta realmente es el gas). Recordaba una receta del librito de M&S con champán y decidí adaptarla. Quedó muy bueno, tenía un sabor muy bueno a cava y además era una receta sencilla. No me odiéis mucho con lo de esta botella… Ya he recibido algún grito ahogado de ¿¡cómo se te ocurre usar un Juvé et Champs!? ¡Habérmelo regalado a mí!

Me estoy pensando si hacerlo para estas navidades como tapa / algo parecido, porque me he dado cuenta hoy de que tengo otra botella (esta de Freixenet) muerta de risa también… Por esto el risotto festivo, pero no lo hice con motivo de ninguna ocasión especial, sólo porque me apetecía, aunque pega mucho para las fiestas en las que vamos a entrar. También se me ha pasado por la mente esta gelatina de Marona :D

Bueno, ahora la receta:

Risotto de Cava

– 2 puñados por persona de arroz (hace de plato único, yo creo que eché 5 puñados)

– 1 botella de cava (750 ml)

– 1 sobre de Grana Padano rallado

– 1 nuez de mantequilla

– 1 cebolla hecha rodajas finas

– 1 l de caldo de pollo caliente (y que se mantenga caliente durante todo el tiempo, esto es importante, puede estar al fuego muy bajo todo el tiempo)

– Aceite de oliva

– Gambas al gusto para hacer a la plancha y añadir al plato uno vez esté hecho el arroz.

Pasos:

1. Calentar el aceite en una olla.

2. Echar la cebolla y pochar hasta que esté muy blanda / transparente

3. Añadir el arroz y dar vueltas hasta que los granos estén translúcidos.

4. Echar todo el cava, primero sale espuma, luego empieza a hervir y a reducir, dejar que reduzca sin parar de dar vueltas.

5. Cuando quede menos de la mitad del cava, añadir una cucharada sopera (de la de servir) de caldo de pollo caliente.

(NO dejéis de dar vueltas al arroz, bueno, no hay que exagerar, pero hay que estar muy pendiente, de eso depende que todo el líquido se absorba bien)

6. Ahora es ir repitiendo constantemente la misma acción: esperar a que quede muy poco caldo por consumir en el arroz, y echar otra cucharada. Así hasta que el arroz esté hecho.

7. Cuando el arroz esté en el punto que os guste, quitar del fuego y echar la mantequilla, removed, y echar el queso y mezclar (yo reconozco que echo bastante queso :D).

8. Al emplatar, poner las gambas (sin mezclar con el arroz, es casi más una guarnición, pero potencia mucho el sabor. Hay quien pregunta que si pongo gambas, por qué no caldo de pescado, lo pensé pero creo que el caldo de pescado enmascararía el sabor, y el arroz en realidad no sabe a pollo si no a cava).

Servir inmediatamente, debe tomarse caliente.

Mi arroz sale con forma cuadrada porque he usado el molde para emplatar que me regaló Loli el año pasado como mi AIG :D

Sobró arroz, siempre me sobra. Próximamente: qué hacer con las sobras de risotto…

Comidas infantiles, o de la más tierna infancia

El otro día prometí a Alguien que como el fin de semana sería duro para él, le iba a preparar comida de la que más le gustase (pensé en pasta concretamente). Al poco, abrí para algo el congelador y me encontré con una bolsa de carne adobada de pinchos morunos del verano y recordé que tenía todo cuanto podía necesitar para hacer uno de los platos que más me gustan de mi madre. Tenía bechamel, tenía una bolsa de kilo de macarrones por empezar, queso rallado y una pirex :D Así que no tenía excusas para no lanzarme a ello.

Tan feliz que cociné este plato tan rico. Por desgracia a Alguien no le hizo tanta gracia :( decía que le chocaba el sabor de la carne con la bechamel… ¡con lo que a mí me gusta! La carne no sabe a adobo fuerte y a mí personalmente me encanta cómo combina con la bechamel y el queso gratinado. Pero para gustos…

En fin, para quien quiera “arriesgar”, dejo la receta:

Macarrones con bechamel y carne en adobo

Ingredientes:

– Alrededor de 500 gr  de macarrones

– 500 ml de bechamel (y he forzado un poco esta cantidad, no hubiera hecho falta tanto, pero era de brick y si no, luego se me estropea)

Carne adobada de pincho moruno (¿¿¿??? No sé cuánta había… vaya…)

– Queso rallado (yo uso emmental, que es mi favorito)

Pasos:

1. Cocer macarrones en agua con un poco de sal y un hilito de aceite.

2. Una vez cocidos, escurrir y echar un poco de aceite y lo mezclamos bien con la pasta para que no se pegue.

3. Hacer la carne a la plancha, cuando esté lista, mezclar con la pasta para que coja sabor.

4. Echar la salsa bechamel hasta que esté bien mezclado todo.

5. Extender la mezcla en una fuente para horno (yo la he engrasado un poco con mantequilla) y espolvorear abundantemente con queso rallado.

6. Meter al horno hasta que el queso se funda, y después poner el grill hasta que gratine un poco el queso.

Como veis, los cubiertos son de Fraggle Rock :D Los conservo desde que tengo 5 años… casi nada.

Si probáis esta receta, ¡espero que os guste tanto como a mí!

Pancake Mix (choc chip)

No sé si recordaréis que de NY me traje unos mix de Williams Sonoma para hacer tortitas. Ya probé hace no mucho la de arándanos y ya he podido probar también la otra mezcla, con chips de chocolate :D

Pensaba haber hecho gofres, pero es que me gustan taaanto las tortitas… Y qué buenas estaban, muy esponjosas y un sabor estupendo.

La verdad es que es ahora cuando me arrepiento de no haber cogido más botes, había ¡tantos sabores! Pensándolo bien, no me arrepiento, me frené ¡porque no tengo más espacio en la cocina! Pero me quedé con las ganas del  probar la variedad de calabaza y nueces pecanas… Por cierto la web que enlazo es un pecado mortal… ¿por qué no harán envíos al resto del mundo? ¡Qué injusticia!

Un detalle: Es la primera vez que he montado nata a mano… De lo cual me siento orgullosa, sobretodo porque salió bien :) El recipiente de la Kitchen Aid estaba sucio así que no me quedó más remedio… Pero el “sacrificio físico” valió la pena.

Otro fin de semana que ha acabado y de nuevo llegamos al lunes. Decir que casi no sobrevivo a la semana pasada… con una media de 4 horas de sueño diarias… La reforma ya está hecha, y ahora casi casi ya está la casa en orden, sólo falta una pequeña y breve visita a IKEA ;) Al menos ayer domingo fui de paseo por el Parque del Oeste y Casa de Campo, que estaba precioso.

Ahora sí que os dejo. Sólo una breve nota más sobre mi AIG: Espero que mi AIG (que si no me odia ya, poco le queda…) no me mate y reciba su paquete hoy (¡así ha sido!), me he retrasado en el envío, mi idea era enviarlo el lunes y fue imposible :( Jo, mira que lo tenía todo preparadito para enviar el lunes pasado, pero nada, todos los días algo se ponía en mi camino y me impedía acercarme a correos…