Sabores absurdos

Patatas sabor marranada: Salsa rosa y alioli respectivamente.

De patatas fritas. Hacía mucho tiempo que no publicaba nada acerca de guarradas en bolsa compradas en el supermercado. La razón es que ¡cada vez compro menos! Ya no suelo tener muchos acompañantes testadores de marranadas de esta índole (como mis hermanas). Sin embargo, hasta hace poco vinieron unos amigos de visita y como les encantan las patatas fritas (¡ellos trajeron patatas fritas sabor pollo asado! de mercadona, por cierto), aproveché la ocasión para hacer un pequeño testing.

Para quienes no lo sepáis, hace más de un año compré dos bolsas de patatas con sabor raro en España, eran de mojito y de sabor hamburguesa de la misma marca que las de la foto. Así que en cuanto vi la versión holandesa, supe que tenía que probarlas ;)

Conclusión: Ninguna de las dos tenía un sabor sorprendente ni muy parecido. Quizá la de alioli estaba algo más lograda. Sin más.

Ahora confesaré que desde hace meses tengo pendiente probar una bolsa con sabor ajo y romero que tiene mucha mejor pinta. Incluso, algún día tendré que probar unas que son “vanilla sea salted”, ¿qué os parecen estos sabores?

Sé que esta entrada es corta, pero es para ir poco a poco recuperando el ritmo por aquí.

¡Que sea leve vuestro lunes! (los que estéis trabajando, claro, que los que estés a la bartola, ¡que lo disfrutéis mucho!)

Anuncios

Resumen Fiestas 2011 #2 Excursión a Bruselas

Una de las excursiones que hicimos estas Navidades fue a Bruselas. Mi madre tenía una necesidad vital e imperiosa de conocer esta ciudad, ninguno de nosotros entendía muy bien por qué :) pero bueno, decidimos darle el gusto, está a dos horas en tren de aquí y unos gofres navideños no vienen mal (ya, total, entrada en la dinámica del zampar en fiestas…). Bueno, gofres y cómo no, bombones.

Además os diré que la gente que conozco de aquí me confesaron que la gente se cruza a Bélgica a pasar el día y comer, las palabras textuales fueron: “es que en Bélgica se come estupendamente”. Bueno, esa discusión para otro día :P sólo soltaré la píldora siguiente: si en Bélgica se come tan estupendamente, ¿cómo se come en Francia? ;)

Confieso que no tengo fotos de todo lo que vimos. De hecho, nos encontramos con el mercadillo navideño de comida de Bruselas. No eran muchos puestos, pero tenían todo tipo de comidas deliciosas. Vale la pena. Lo sé, es para matarme, pero no tengo ni una sola foto y mirá que probé cosas… (al igual que me ha pasado con los gofres…).

Cómo no, para este viaje yo ya tenía hecho un pequeño checklist, no lo pude cumplir entero, pero me doy por satisfecha.

Había que pasear por la Rue au Beurre / Boterstraat (calle de la mantequilla en francés y flamenco, ¿no es genial?), que es una de las calles que derivan de la Grand Place. Esta calle tiene en su haber las chocolaterías belgas más conocidas. Recuerdo cómo en ese viaje con Alguien tuve un rato sola por allí y me vi todas las chocolaterías de los alrededores de La Grand Place.

Está la archiconocida chocolatería Leonidas (he visto tiendas suyas hasta en Japón):

La lujosa chocolatería J. Dandoy:

Cómo no, Godiva con un hueco privilegiado en plena Grand Place:

Un apunte breve acerca de Godiva. Mi padre siempre ha viajado bastante por trabajo. Pero recuerdo con muchísimo cariño las cajas que traía de Godiva cuando iba a Bélgica. Era pequeña, y cuando veía las cajas doradas con el lazo marrón, siempre pensaba que nos estaba trayendo los mejores bombones del mundo. Me parecía precioso abrir la caja y ver los bombones colocaditos todos, tan bonitos, tan buenísimos… Qué buenos estaban. Qué recuerdo tan bonito el momento de deshacer el lazo de la caja dorada de Godiva que traía mi padre.

Pero ya tenía claro que quería comprar chocolate en dos sitios específicos. ¿Cuáles?

Ahí es donde hace casi 4 años me compré exactamente la misma caja metálica que habéis visto al principio de la entrada.

Cuando estuve allí la vez anterior era el local menos masificado y con oferta más distinta de los de alrededor. Más pequeño, más familiar. Esta vez hasta me atreví a pedir permiso para hacer fotos dentro:

Estantes a un lado

Expositores al otro lado

Trufas y bombones

Y tabletas de chocolate a las que mi hermana mediana no se pudo resistir

La vez anterior que estuve compré bombones también. Pero lo que me encantó realmente fue la caja de trufas. Estaban todas deliciosas. No aptas para comer de una sentada, eso por supuesto. Me dosificaba, como mucho una por día y mi hermana mediana igual. Elegíamos cuidadosamente cuál comernos cada día, sabíamos cuál nos gustaba más a cada una y nos respetábamos las opciones ;) Esta vez, como vino ella, se llevó una también. Me resultó algo así como viajar en el tiempo, mismo sitio, misma disposición, mismos productos, pero una situación personal muy distinta y compañía muy querida también. Revivir recuerdos de una forma distinta a la vez anterior.

En cuanto a los sabores de las trufas, trataré de ir recordándolos y ponerlos en esta entrada o en twitter.

La segunda tienda de chocolates es de una marca de chocolates que también me trae muy buenos recuerdos. Así que cual abuela os contaré la historia: Allá por 2002, en 2º de carrera conocí a 3 chicas muy especiales. Nos llevábamos estupendamente (y así sigue siendo, 2011 – 2002 = 9 años, increíble, pero cierto). El primer trabajo en equipo en el que nos pusimos juntas fue en una asignatura con un profesor a cargo que le encantaba poner plazos bien justitos a trabajos de longitud bíblica. Para la primera entrega de prácticas acabamos durmiendo en casa de una de ellas, y resultó que su madre acababa de estar en un congreso en Bruselas y nos ofreció las mini chocolatinas que había traído de recuerdo:

Era una caja con todas las variedades. Pero yo me enamoré de este sabor, chocolate negro con té earl grey. El té es en hoja y le da un toque crujiente maravilloso. Casi olvido contar que acabamos con todas las chocolatinas que la madre de nuestra amiga nos ofreció tan cortésmente. La historia no acaba aquí, y es que olvidé la marca de estas chocolatinas hasta poco después de mudarme aquí. Estaba echando un ojo en una tienda de cosas de casa y comidas y vi barras de chocolate como las de la foto siguiente (aunque sólo vi la de speculoos (llamadas speculaas aquí):

Tenía que probar el sabor chocolate con speculaas, claro. Según vi el dibujo del logo, recordé que esa era la marca. Volví a la tienda a mirar más sabores, pero tenían muy poquita variedad. Así que era otra misión encontrar esta tienda cuando y coger las chocolatinas de té. Bueno, ya de paso me llevé una barrita de chocolate con caramel salé. Ah, también vi los sobrecitos de chocolate instantáneo de sabores y no pude resistirme…

Sabores: caramelo, avellana, canela y cacao puro

La verdad es que la marca es muy asequible de precio. Las mini chocolatinas de té estaban a 0,35€, vendían varios sabores sueltos. Había cajitas también, pero sólo quería de sabor a té y las variedades de speculoos y  caramel salé tampoco las tenían en mini chocolatinas.

Por supuesto el que la marca se llame Café – Tasse implica que venden café también tanto para hacer en casa como para tomar allí. No pude probarlo. Fui a otro sitio a tomar café.

Ya, por último, ahora que hablamos de chocolates belgas, tengo una amiga belga suelta por China ahora mismo que conocí también estudiando la carrera. Cuando nos quería endulzar la vida y tener algún detalle belga, siempre nos compraba tabletas de chocolate de Côte d’Or, ensalzando los chocolates belgas. Y por cierto, también mencionaba bastante la chocolatería Leonidas. Ahora veo Côte d’Or en el supermercado constantemente y me acuerdo mucho de ella.

Un lado de La Grand Place

Y ahí acaba mi crónica chocolatera de Bruselas. Espero que os haya gustado. ¿Alguien ha probado las trufas de Elisabeth? ¿Alguien tiene alguna chocolatería belga predilecta?

P.S.: Estoy por dejar el viernes de descanso porque os he colado dos entradas kilométricas esta semana ;) ¡Gracias a quien haya llegado a leer hasta aquí!

Navidad en Holanda #1 Los kruidnoten

Mis padres ya se han ido también. Al contrario que la mayoría de invitados, en los que a su partida tienes que recoger un poco la casa, poner lavadoras, etc, en esta visita mis padres han dejado la casa impoluta, se han dedicado a ayudarme a mantener todo en su sitio y hacer los últimos retoques del piso, qué alivio que ya esté todo listo :) Nunca dejaré de agradecerlo.

Otra cosa más, AIG misión cumplida, ya está enviado :) Me ha costado, pero lo envié al fin, qué rabia que al final lo he enviado al final de plazo, tenía todo desde casi el primer día excepto el regalito hecho por mí y fue cuando se me rompió el horno :( Fue ahí cuando pensando en qué hacer tardé un poco más, luego lo que se me ocurrió tardé en hacerlo otro poco más, luego vino mi amigo y después mis padres y no he encontrado momento de enviarlo todo hasta el plazo de envío final… Pero bueno, parece que la caja no va a tardar en llegarle a mi AIG, a ver si le gusta todo. Psst, va una de estas bolsitas… Ahora os cuento lo que son ;)

Aquí ya casi estamos en Navidad y como siempre, los comercios se empeñan en que esta festividad llegue antes de tiempo siempre. Aquí ya llevan un tiempo poniendo dulces de Navideños en los supermercados. Aquí no se celebra la Navidad al uso, ya os explicaré en una entrada próximamente. De momento os enseño mi dulce festivo favorito hasta la fecha: los kruidnoten. Son bolitas de galleta especiadas. Hay con y sin cobertura de chocolate, pero a mi parecer ganan más con chocolate. Así que compré un mix de chocolates, creo que el que más me gusta es el de chocolate negro. Deliciosos.

Con un café son estupendos para la sobremesa. Si venís por aquí no dudéis en coger una bolsita para saborearlos, hasta el macdonals no ha dudado en incorporar estas bolitas (pero sin cobertura de chocolate) al macflurry ;)

Próximamente…

Os contaré qué he hecho o voy a hacer con las cosas que me llevé de la tienda expat de este pueblo. En esta entrada os contaré el porqué de ir a esta tienda y con qué salí debajo del brazo ;)

Hay cosas que me sorprenden mucho en este país, una de ellas es la cantidad ingente de sitios de comida asiática que tienen. Digo asiática, porque la oferta va más enfocada a restaurantes indonesios y tailandeses que chinos o japoneses. Además, si no recuerdo mal, hace un tiempo lei que Holanda era el mayor importador de productos asiáticos de Europa, por ello, tienen unos supermercados asiáticos bastante interesantes y con una variedad de productos estupenda.

Por esta razón, un ser como yo jamás se hubiera imaginado que no encontraría harina de fuerza en ningún sitio. Buscando en las guías que hay de “vivir en Holanda para expats” venía cómo se llamaba la harina de pan (broodmeel) y básicamente te dirigían a supermercados ecológicos a comprar esta harina “tan rara”. Pues bien, ni así. En el supermercado ecológico me miraron un poco raro y me dijeron: ¿pero qué es eso? Luego me señalaban el saco de la harina integral…

También osé a ir a una panadería y preguntar allí… me miraron raro de nuevo y me dijeron que si quería hacer pan, había unos preparados para hacer pan en casa maravillosos que venden en el súper y sólo hay que añadir agua… Y después de aclarar que no quería un bread-mix, me dijeron que me fuera a la tienda ecológica más cercana. Lo mismo es que hacer pan aquí es algo así como ser hippie…

Mi única fuente de salvación era la tienda para expats que hay aquí. En su web vi que vendían harinas y prácticamente de todo, me parecía el paraíso cuando supe de su existencia y por fin tuve la excusa perfecta para ir. Efectivamente tenían harina de fuerza (un poco cara, pero al menos para empezar) inglesa, tanto blanca como integral y me llevé un saco de cada. Pero claro, también me quería llevar calabaza para hacer recetillas de temporada (porque aquí te venden la calabaza entera y me imagino abriendo una calabaza para meterla al horno… y tengo pesadillas) y el golden syrup, que se me acabó poco antes de irme de Madrid. Y ya, de paso, vi esta mezcla de especias que me resultó muy interesante (vivan las compras improvisadas…) Tengo varios planes para esta mezcla ;)

Y ¿qué más me llevé? ¡¡Chips para cookies!! De las de chocolate me preocupa menos no tener porque puedo hacer algo similar picando una tableta cualquiera. Pero llevaba taaaaaanto tiempo buscando las de toffee, repito ¡chips de toffee!… Creo que en Madrid en la american store lo han vendido, pero me debía de parecer demasiado caro y nunca lo compraba. Cuando cogí el saquito vi otro de chips de mantequilla de cacahuete y decidí probar también a llevarme uno, por curiosidad.

Y ya, por último, en casa hemos vuelto al té inglés. Aquí hay una especie de monopolio de otra marca y el té es verdad que no está tan rico. Así que cuando vi este paquete de oferta (cómo no), me lo tuve que llevar a casa :D Y eso que esta marca no la compraba allí, yo era más de Typhoo, porque cuando veía los envases de la marca Tettley me recordaban a las bolsas de compresas… ¿un poco sí recuerdan, no?

Sólo les falta vender Golden Grahams… Ayyyy, cómo echo de menos estos cereales dichosos :(

Y nada, ya estoy en ello para usar todas estas cosas, pero ya estamos a viernes y no me ha dado tiempo ni a la mitad de lo que quería hacer… en fin.
¡Buen fin de semana a todos!
¿Qué os parece el botín? ¿y lo de que no vendan harina de fuerza? Con la de máquinas panificadoras que venden, mí no comprender…

Take Away #2

Con este nuevo lunes, vuelvo a la recién inaugurada serie de la comida para llevar. En mi caso, la comida rápida la tengo relativamente superada. Cada vez me apetece menos (que no siempre, claro ;)) ir a por hamburguesas o pizzas a las cadenas habituales. Por ejemplo, de pizzas tengo cerca de mi casa un italiano de los “de verdad”, con la Mamma y los bambinos, que hacen que te sientas miserable por haber estado tomando Telepizzas tanto tiempo ;)

Hace algo más de un mes, en una de las visitas de Alguien nos fuimos de excursión a Aluche para quedar con unos amigos, y de paso, coger unas empanadas que yo no había probado antes. Cuando entramos al sitio en cuestión, Zabala, estaba a reventar de gente del barrio cogiendo empanadas más y más grandes. También tenían tartas, se veía un poco al fondo del local el lugar de trabajo y los cientos de empanadas que no dejaban de circular. Era impresionante.

Era complicado decidir, pero finalmente me decanté por una de atún con queso y una dulce de manzanas, pasas y almendras. No sé cuál de las dos estaba más buena, muy generosas de relleno y además jugoso. Todo muy natural y artesanal.

Ah, también cogí para mis padres una de atún normal y una de pulpo, muy buenas también. Os enseño los rellenos de las que nos quedamos para casa:

Atún con queso

Manzanas con pasas y almendra

Alguien se fue y quedó de la de manzana, así que me llevé un par de trozos para desayunar y convidar a dos compañeras, a las dos les encantó la empanada dulce.

Volveré a hacer otra excursión seguro, merece la pena :D

¿Conocíais Zabala de antes?

¿Qué os parece su eslogan? ;)

Experimentos de la humanidad

¡Ya es miércoles! En primero de carrera (2002) me apunté a una asignatura de libre configuración llamada “Comportamiento del Consumidor”. Trataba sobre el Márketing de Producto. La docente trabajaba en Coca Cola, y todo lo que decía en clase me parecía genial, muy cercano al mundo real y súper interesante. Una de las cosas que dijo en aquellas clases es que España es un país realmente complicado para innovar en cuanto a productos alimentarios. Nos contó que, por ejemplo, había muchísimos sabores de Coca- Cola y Nestea que en España había sido imposible implantar. Nos habló de la última generación de aguas con sabores que estaban intentando traer a España que eran un exitazo en otros países europeos (ese mismo verano recuerdo estar en Londres y comprar agua de mango y melón :D no me gustaron nada, todo sea dicho, jaja). Creo que el único agua con sabor que ha sobrevivido aquí es el de Limón. Pero es que a mí las burbujas… Y con lo rica que está el agua tal cual… ;P

Las patatas fritas son otra gran batalla. En España consumimos muchísimas patatas fritas, ¡pero casi siempre son las mismas! Me hace mucha gracia haber visto el mismo proceso que con las bebidas: Cuando estuve de erasmus (2005) y me estaba volviendo a España, estaban comenzando a comercializar las patatas Thai o con sabor a curry y no sé qué. Poco después vi que empezaron a poner productos de Lays similares. Y nada, que no, que el sabor con mayor éxito han sido son las Lays de Luxe al punto de sal, que no tienen sabor añadido, sólo son más crujientes xD Y por supuesto, si hablamos de sabores, el rey por aquí mantiene su trono: El sabor a Jamón. ¿No es gracioso?

Cierto es que han conseguido mantener sabores como la Receta Campesina, Vinagre y Sal (muy británico éste), York’eso (me acuerdo que me regalaron una muestra en 1º de carrera en la universidad). Pero muchos sabores se quedaron por el camino. En EE.UU este tema es otro mundo. Ya os dije que intenté probar algunos sabores este verano (probé de jalapeños y no sé si alguna más), chips de pan de pita, había patatas de varios colores además de los millones de sabores, pero es que me cansan mucho las patatas fritas.

El caso es que lo están volviendo a intentar. Con dos sabores diferentes: Mojito y Cheeseburger. Hace unos días vi en Twitter que Nebulina las había visto. Esa tarde yo tenía que hacer la compra y las busqué. Iba con mi hermana y para que no se muriera del aburrimiento le pedí que las buscase, ella pensó que era broma cuando se lo dije. Al rato, vino muy emocionada con las de Mojito y de paso las de Cheeseburger :)

Mi(s) hermana(s) creo que son el público objetivo para este tipo de cosas. De hecho, cuando estudiaba en la universidad cada curso al menos una vez venían camionetas con bolsas llenas de muestras de productos nuevos en el mercado (por ejemplo, la leche de soja Vivesoy pasó por allí poco antes de lanzarse al mercado, las York’eso también).

En cuanto llegamos a casa de la compra mi hermana quiso abrir las bolsas y probar las dos variedades de patatas. Así que hicimos la cata. Cuando las probamos, me recordó al momento de la película Charlie y la Fábrica de Chocolate, aquel en que la niña rubia empieza a comer un chicle y va conociendo sabores completamente distintos. Eso nos pasó a nosotras.

Mojito: Hierbabuena, algo levemente dulce, patata.

Cheeseburger: Pepinillo, ketchup, cheese (leve), patata.

Sobraron. Mi hermana dijo que mejor cheeseburger, al principio pensé igual que ella. Pero después picoteé de las de mojito y ya no me chocó tanto el sabor y me gustaron más. Llevamos a mi otra hermana y ya de paso probaron mis padres. Creo que les gustó más la de cheeseburger también.

Yo probaría unas de gazpacho, a ver qué tal (de hecho, os confieso que lo he enviado a la web, por si acaso ;))

¿Habéis probado vosotros estas patatas? ¿Qué os han parecido?

Orgullo Bloguero

José Martí dijo lo siguiente:  Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. Yo creo que este señor nunca pensó que su cita fuese a ser tan conocida, ni que marcaría a tanta gente.

En esta entrada quería expresar mi máximo orgullo por quienes tienen blog y publican un libro :) Ejemplos son los siguientes, que, por supuesto, trato de favorecer comprando un ejemplar siempre que puedo y me gusta. En mi opinión, lo mejor son los recopilatorios de recetas, ya que con las recetas inéditas parece que puede llegarse a penalizar al lector habitual por no comprar.

El blog de Sara, Cocina para Emancipados es maravilloso. Tiene unas ideas fantásticas, los ingredientes siempre son fáciles de encontrar y las recetas sencillas de hacer. Ni qué decir de las fotos. Me hizo mucha ilusión cuando contó que publicaba un libro. Su libro es un recopilatorio de recetas de su blog, lo cual me gusta mucho, así tengo las recetas más interesantes más “a mano”.

Qué decir del blog de Webos Fritos, menuda fotografía e ideas de platos tiene. El libro es mezcla de recopilatorio con recetas inéditas. Clasifica las recetas de un modo muy curioso: Recetas para almas descarriadas, Sorprende a tu cuñado, Voy con prisas, Hoy me siento un Chef… La verdad es que de esta forma es fácil saber a qué capítulo ir cuando abres el libro.

La archiconocida Heidi Swanson de 101 Cookbooks, tiene unos cuantos libros ya, acaba de sacar otro y tiene revolucionaditos a los americanos :) En mi caso, he comprado dos de ellos y ambos me encantan, son un placer visual. Además, todas las recetas se encuentran también en su blog. Paré de comprar en el de Super Natural Cooking, porque aunque he hecho varias recetas, yo no he terminado de incorporarme tanto a los cereales “alternativos” y hay muchas recetas que no me atrevo a probar. El libro Cook 1.0 me parece fabuloso y más todavía la forma de organizar el texto en las recetas, por tablas. Fácil, claro, sencillo. Es una pena que he hecho pocas de sus recetas porque al ser vegetariano usa mucho hidrato de carbono que debo evitar, aún así, me encanta y lo miro de vez en cuando para coger ideas.

¿Qué puedo decir de esta mujer, Ree Drummond? Autora del Blog Pioneer Woman, empezó el blog para enseñar cómo era su vida en mitad del prado allá en Oklahoma y tiene a medio país enamorado. Anda por EE.UU en giras de firmas de libros, en programas de TV, menuda vida se está pegando.Estoy enamorada de las fotos de su cocina, y de su perro Charlie, que además, es como el mío :D

Tengo pendientes otros: El de David Lebovitz, en cuanto tenga heladera compraré The Perfect Scoop… aunque todas las recetas vienen también en su blog. Admiro a este hombre y su vida en París. Otro: el de Bea de La Tartine Gourmande. Vaya fotos, vaya recetas, vaya todo.

La única pega en las publicaciones españolas: el precio. ¿Por qué en España tenemos que pagar más por los libros? Hay una diferencia de 5 a 10 € en el precio de lo que compro en Amazon (UK) a lo que compro en la Casa del Libro… Sé que no es culpa de los autores, pero es que no lo entiendo…

Volviendo a la cita de José Martí del comienzo, como veis, varios de estos autores blogueros ya han concluido con 2 de las 3 misiones: libro e hijos. A lo mejor Ree Drummond ya ha cumplido la del árbol también y Heidi quizás…

Y ahora que lo pienso, yo ya he plantado un árbol, el hijo lo cumpliré -espero- en un futuro :D

Segunda parte de Nunos…

Las maravillosas mini-torrijas eclipsaron la atención hacia esta maravillosa tarta de fresas con yogur de la misma pastelería. No os la quería dejar de enseñar porque me pareció impresionante.

Además de lo atractiva visualmente que era, su sabor era excelente. Con una textura suave, maravillosa, nada pesada. Deliciosa*

(*) Mi abuela estaba emocionadísima con el sabor, mi madre estaba alucinada con el exterior y las gotitas tan vistosas de fuera, a mi padre le encantó también.

Precio: 27€ pero muy bien pagados. Nada que envidiar a muchas tartas de Mallorca (y mira que soy fan de Mallorca también). Son dos estilos distintos.

Os dejo el corte a continuación.

Yo creo que sí, que ya me he decidido y puedo decirlo:

¡Os presento mi nueva pastelería favorita de Madrid! Nunos**

(**) Y no, no me llevo comisión :P

Y cuando crees que ha acabado…

Resulta que no, que la Semana Santa culinaria ¡casi no ha hecho más que empezar!

Espero no resultar muy pesada con las torrijas, enseguida veréis que mi vuelta a las torrijas tiene una pequeña lógica (pequeña). Primero la historia: Érase una vez Ana diciéndole a su madre que ella se encargaba del postre del domingo 1 de mayo, por cierto Día de la Madre. Ana tenía claro el postre: Tarta de batido de fresas. Sencilla, ligera, rica. Se puso a hacerlas y la gelatina no cuajó… :(

No, no me cuajó la gelatina. No me lo podía creer, nunca me había pasado. De lo mal que me sentó me fui a mi nueva pastelería favorita, Nunos a por alguna tarta para compensar, porque ya no habían comprado postre, claro.

¿Y qué me encontré en la puerta? Un letrero que decía lo siguiente: Premio a las Mejores Torrijas 2011.

¿Cómo?

He aquí una muestra de ellas, claro. ¿Cómo no voy a probarlas? Es más, en mi familia son grandes fans de las torrijas, así que me llevé otra caja un poco más grande para mis padres. Triunfó :D (más que la tarta incluso).

Lo mejor: Los 11 sabores: Sacher, Ópera, chocolate y café, roscón, brioche a la plancha, limón y gengibre, frambuesa, Savarin , Tatin, yogur, croissant y queso.

Y el ránking: 1) Roscón, 2) Brioche a la plancha (con toque de vainilla bourbon), 3) Frambuesa, 4) Queso, 5) Limón y gengibre (era lemon curd, hummm), 6) croissant, 7) Ópera, 8) Sacher, 9) Tatin, 10) yogur y 11) Savarin.

Os informo, eso sí, de que el precio fue carillo, será por el premio, pero el precio del kilo es de 29€ y una de cada variedad me salió a 11,30€. También os aseguro que valió la pena. El lunes llevé por allí a una amiga y tampoco pudo resistirse ;)

Ah. Encima tenían la variedad que me faltaba por probar de torrijas: ¡¡La de miel!! Y me llevé otra de vino para comparar con San Onofre ;)

Las de miel: Muy buena, mi desayuno del martes-lunes. Me encanto, aunque me da miedo decir que no me parecía miel, sino albaricoque dulce lo que hacía brillar la torrija. Además, la miga estaba perfecta, a mí me gustan sin que chorree almíbar :) De hecho, esta torrija era seca y ¡yo encantada!

Las de vino: Muy rica, mi desayuno de hoy, pero no me ha sabido a vino ¿? Más bien un leve toque a naranja y leche… Desde luego ni siquiera se acercaba al sabor de la de San Onofre…

Despedir la Semana Santa

Pero hay que despedirla como se merece, con unas buenas torrijillas y un día extra de vacaciones ;)

Hace unos días me fui al Horno de San Onofre, horno emblemático de Madrid al que nunca había ido. Tiempo antes había leido que sus torrijas eran dignas de probar. Por lo que, allí me dirigí, muy motivada a probar las torrijas de vino, y por supuesto, las de leche tradicionales. Y en el desayuno del día siguiente hice la cata de ambos sabores.

Las torrijas, por cierto, costaron 2,75€ cada una, precio razonable, teniendo en cuenta lo caras que salen por aquí habitualmente: 3€ – 3,5€…

Acompañé las torrijas con un café con leche calentito. Os informo de que no pude tomarme la segunda torrija porque me llenó muchísimo la primera.

Las torrijas de leche estaban muy buenas, se parecían a las de mi madre :D Ricas, ricas. Además no llevaban almíbar, el cual no me convence nada.

Las torrijas de vino también me gustaron mucho. Me sorprendió no ver el pan coloreado de tinto (que leyendo, había entendido era lo habitual), la miga era tan blanca como las de leche. El sabor: es evidentemente alcohólico, pero no muy fuerte, en cuanto a dulzor, poco, no es que fueran amargas, pero tampoco muy dulces, desde luego llevaban azúcar, no sal ;)  Es difícil de explicar, quizá debo tomarme otra para intentar desarrollar mejor la descripción ;)

Y qué poco fotogénicas son las jodías torrijas… arrrggg…

Lo bueno es que ya sólo me quedan por probar las torrijas de miel ;)

Ah, de San Onofre también me llevé unas magdalenas de naranja con chips de chocolate que estaban bastante buenas. Peeeero también probé los macarons que tenían. Mira que las torrijas están buenas, pero a los macarons ni os acerquéis… Que sepáis que estoy haciendo un estudio de mercado (poco formal, desde luego) que os espero presentar pronto ;)

Ah, y ¡que sea leve el lunes! y para los que estén como yo, que sea leve el martes ;)