Todo nuevo

Mi primer pan con masa madre, mi primer día de escuela, mi primera entrevista de trabajo en Holanda, mi cambio de plantilla de blog… Tantos cambios en la misma semana. Es curioso.

Quería agradecer todos los comentarios de ánimo y buenísimos deseos de la entrada anterior (y la previa), me han ayudado bastante a mirar hacia delante con todos los cambios que se avecinan. Todavía os debo respuesta, pero no me ha dado tiempo.

En cuanto al pan, esta que veis es mi primera hogaza de pan de masa madre. Qué emoción, qué rico estaba, especialmente ligeramente tostado, untado con mantequilla y una buena mermelada casera. Ahora acaba de salir del horno la segunda hogaza, esta vez de centeno (al 80% más o menos y 20% de harina integral) y pese a mis pocas esperanzas (demasiada improvisación con la proporción del centeno y la adición de miel), ha servido dejarlo fermentar más del doble de tiempo (contando tiempo de nevera) y parece que el resultado tiene muy buena pinta. Mañana cuando me lo desayune ya os cuento. Por cierto, si queréis hacer un pan similar a este, yo seguí este video de pé a pá

En cuanto a las otras cosas nuevas, básicamente estos dos primeros días en la escuela de arte, están siendo toda una experiencia. Ya os contaré más en detalle, pero tengo buenas impresiones. El jueves nos vamos a Austria ¡¿para conocernos mejor?! madre del amor hermoso, jamás habría imaginado que una escuela dedicara tanto a hacer que sus alumnos se lleven bien, etc. El hecho de ir a Austria es porque además de conocernos cual acampados quinceañeros (me siento vieja), vamos a un festival de arte para inspirarnos. Me parece una iniciativa genial en todos los sentidos aunque me haga sentir vieja.

Mañana asistiré a una entrevista de trabajo, porque sí, he decidido ver todas las opciones a la misma vez que es la mejor forma de decidir.

Y el jueves partiré en autobús para hacer 1.000 km de camino, a ver qué tal se nos da el festival de “artistas modernillos”. A ver si sobrevivo, sí, aunque me sienta vieja. Además de comprar bombones Mozart y helados del mismo sabor (mi recomendadora dixit), ¿alguna recomendación más? ¿alguien conoce Linz? ¿algo que coger del supermercado? En cualquier caso, soy buena improvisando ;-)

¡Hasta la semana que viene!

#Díadelatortilla y noticias

He estado desparecida. Lo sé. Todo tiene una explicación y en este caso hay varias explicaciones. Así soy yo, siempre tengo una excusa explicación. Vuelvo hoy con el día de la tortilla.

¿Cuál es la razón de mis atrasos hasta el día de hoy? Mi vida lleva unos meses con el nombre “tortilla” acompañándome a diario. ¿Por qué? Básicamente porque hace unos meses me lancé al mundo de los blogs en inglés. Siempre he tenido ganas de escribir un blog angloparlante. Sé que todavía no he dicho cuál, aunque ya os he dado una pista. Aún así os quiero explicar un poco más allá. Hace algo más de un año empecé a hacer las maletas con el fin de unirme a la aventura que Alguien y yo decidimos empezar en Holanda. Tras llegar y terminar con la mudanza y montaje de muebles de IKEA, me quise tomar un tiempo para hacer una pequeña descompresión de tanto agobio de mudanzas, trámites (nunca acaban en realidad)… Ese tiempo no han sido vacaciones, ese tiempo, hasta hoy, ha sido el proceso de crear algo muy personal. Algo que ha ido cogiendo forma poco a poco. Y ciertamente espero que siga evolucionando correctamente. Su nombre es “I love tortilla de patatas” y trata fundamentalmente de comida española desde mi punto de vista, desde del de las sartenes de mi madre y mis abuelas.


¿Por qué este nuevo blog? Cada casa en España cocina sus platos y yo quería enseñar cómo se ha cocinado en mi familia. Este blog es la respuesta a una pregunta muy habitual cuando he conocido gente no española fuera de España. Es para todas aquellas personas que sienten curiosidad por qué comemos en España, y cómo lo comemos, un aspecto para mí muy importante. No sólo es para extranjeros aunque el idioma sea inglés (me he planteado ponerlo bilingüe). Cualquiera está invitado a leerlo y a compartir sus experiencias, variantes de cada receta y cualquier cosa que se os pase por la cabeza.

¿Por qué lo cuento ahora? He llevado este blog con relativa discreción dado que quería tener material e ir aterrizando en internet poco a poco y sin demasiados observadores o evaluadores. He subido mis primeras fotos a foodgawker, he aprendido mucho de fotografía y más aún de cocina (aunque sigo teniendo que aprender muuuuuchíiiiisimo). También quise que el sitio fuera .com y además llevar a cabo el proceso de diseño de la web. El resultado: con margen de mejora pero contenta porque algo ha salido. Eso sí, dolores de cabeza me ha dado muchos y me seguirá dando, pero estoy feliz de decir que tengo un dominio propio y un sitio que he hecho a mi gusto y medida.

Ahora entenderéis que el porqué de que hoy, día de la tortilla, fuese el mejor día para contaros esta nueva aventura en la que me he metido ;)

¡¡Me encanta el logo!!

No acaban las noticias ahí, me espera un nuevo principio de curso, aunque lo miro con bastante “miedo” (al cambio) ahora, he sido admitida en una escuela de arte y en septiembre empezaré a estudiar diseño / media / interacción. Es complicado de explicar, pero estoy muy ilusionada con haber pasado el proceso y más con mi edad. Veremos qué me depara todo esto…

Y ya vale de rollos. ¿Cuál es mi aportación al día de hoy?

Una tortilla de patatas chips. Hace años una compañera de trabajo me había dicho que la había probado y que estaba buenísima. Llevaba desde entonces buscando una excusa y ¡ahora me sobran!

Como soy una triste, cuando fui a hacerla me di cuenta de que sólo tenía 4 huevos… así que me quedó muy plana.

Aún así el sabor es bastante agradable y la volveré a hacer, eso sí, probando más cosillas, como por ejemplo, sabores de patatas, quizás entonces puedan pasar a formar parte de mi apartado de cerdadas.

Receta y proceso

La forma de hacerlas no tiene mucha dificultad, echad mano de huevos, batirlos y mezclarlos con las patatas fritas de bolsa. Una vez las patatas se hayan reblandecido y empapado bien, ya se puede empezar a hacer en la sartén.

Desde luego ¡es una tortilla exprés tanto en hacerla como en comerla!

Siento el mareo con tanta información, ¡me encantaría saber qué os parece la tortilla, ilovetortilla y todo lo que os cuento!

¡Feliz día de la tortilla! :D

Pancake Day -y las gracias-

Las gracias a todos los que habéis seguido haciendo click en el link de mi blog estas semanas de ausencia. Muchas gracias porque esas visitas, por modesto que sea el número, son siempre constantes y aunque no comentéis todos los que me leéis, saber que hay alguien al otro lado, me hace mucha ilusión y es la razón de que continue con el blog. Mil gracias de nuevo.

Las razones de la ausencia son varias: vino mi hermana, se fue cual huracán dejando muchas cosas que poner a tono en casa (no porque desordenase, sino porque mientras estuvo, las tareas de la casa se quedaron en modo stand-by). Estos días de tareas de housekeeping empalmaron con un curso intensivo de holandés. A quienes me leéis en twitter sé os he dado bastante la plasta. Ya está. Acabado. Tengo el “título” de holandés básico (por academia, de momento no me presentaré a los exámenes oficiales). Es toda una emoción ver que las frases ahora cobran más sentido leídas y escuchadas. Me encanta aprender idiomas, y la verdad es que este curso ha hecho que despierten de nuevo las ganas de continuar aprendiendo idiomas que tengo “a medias”, el francés, mi pobre y desavenido ruso y mi deseadísimo japonés…

Hoy me he enterado de que es el ¡pancake day! También me he leído la historia y me quedado petrificada de la razón del día de hoy. Mañana es el miércoles de ceniza. Todos los años cuando llega pienso: ¿ya es el miércoles de ceniza? Cuando estaba en el colegio no sólo me sorprendía sino que renegaba, ya que era el día que nos llevaban a la capilla (sí, yo iba a un colegio de hermanos, que no curas, ¿eh? :P) y nos soltaban ceniza en la cabeza. A mí me parecía un rito algo surreal, aunque dejaré este tema aquí aparcado, ya que la discusión acerca de ritos religiosos no es para este blog. En resumidas cuentas, lo que cuenta el enlace de la wikipedia es que hoy es el Shrove Day – martes de carnaval, y por tanto, comienzo de la cuaresma. Ah, no puedo evitar decir, mencionando a mi querida amiga Paloma (que me lees y ¡me acuerdo mucho mucho de ti!) el mencionar que la cuaresma y su comienzo está asociado con los ciclos lunares (¡fiestas religiosas basadas en datos paganos!). Es curioso, ¿no os lo parece?

En fin, a mí me gustan mucho las tortitas y tenía unas fotos guardadas que con gran pena, pensaba que nunca publicaría. Las razones: La masa tardó una eternidad en cocerse y aunque tenían buen sabor, no valía la pena la eterna cocción. Así que, ¿para qué poner la receta? ¿Para qué poner fotos sueltas? Pues aquí las tenéis. Como veis, di buena cuenta de ellas, estaban hechas con maíz y naranja. La receta, cómo no, la saqué de mi maravilloso libro… ¿adivináis cual? :P Os dejo el link de una receta similar de los autores de ese libro. Si queréis una receta de tortitas rica de verdad, esta es mi favorita, ya no hago otras.

Y así es como vuelvo por aquí. Disculpadme la tardanza y no haber podido comentar todas las entradas nuevas que habéis ido publicando. Pero me temo que ya he vuelto y todavía tendréis que aguantarme un tiempo más ;P

Aprovecho, además, para hacer dos menciones: 1) ¡Enhorabuena a mi amiga Akane! Esta magnífica bloguera ha comenzado a formar parte del equipo de Directo al Paladar, una web que me encanta y tengo como referencia para muchas recetas. 2) La Enredadera, autora del blog “En mi enredadera” me ha dado la idea de comenzar un apartado de reliquias como el suyo, que viene a ser entradas que nunca pude publicar por distintas razones. Antes de irme de Madrid dejé unas cuantas así y he pensado que las voy a recuperar :)

¡Feliz pancake day!

Cerdadas 1# Atún y maíz sobras mix

He decidido inaugurar una nueva categoría llamada cerdadas. Esto se debe al hecho de que cada uno de nosotros tenemos un plato “único” o combinación “especial” de ingredientes que nos encanta. Nos encanta pero sabemos que no es de gran orgullo, que desde luego no ganaríamos una estrella Michelín por ello, sobretodo porque cuando nos hemos lanzado a compartido, nos hemos encontrado con alguna que otra mueca de… llamémoslo sorpresa ;)

Esta que os enseño es mi cerdada favorita. Nació de la confluencia de dos situaciones: 1) las sobras para una ensalada (en mi casa siempre ha sobrado algo de maíz en el bote después de echar a la ensalada de la comida) y 2) mi abuela y sus improvisaciones. Pues bien, en la situación 1), cuando sobraba este maíz, le ponía un poco de mahonesa + ketchup (=salsa rosa) y lo que pillaba y me lo tomaba de aperitivo. En el caso 2), un día fuimos a casa de mi abuela a hacerle una visita sorpresa, y ella también nos sorprendió, ya que, ni corta ni perezosa, se plantó corriendo en la cocina, abrió una lata de atún, peló un huevo duro y echó salsa rosa. A mí me encantó el resultado, y a mi hermana mediana también (la pequeña no es una gran fan de casi ninguno de los ingredientes, así que…). En fin, que bajo la mueca de… “sorpresa” de mi madre, mi hermana y yo nos zampamos la delicatessen de nuestra abuela. No creo que mi madre se acuerde de este momento abuela, pero sí de que cuando hace ensalada e implica maíz, ahí que se abre una lata de atún y se esparce bien de salsa rosa.

El resultado al mezclar bien todo no es tan “sorpresivo” (o venga, vale, asqueroso) como parecía al principio:

¿No os parece?

En fin, ni qué decir que a mí me encanta. De hecho, me recuerda vagamente al “tuna melt” de los bagels.

Esta fue mi comida de ayer. No sabía qué comer, me tenía que ir rápido a hacer cosas, y no me daba tiempo a ir a comprar la comida. Miré la despensa, y vi que tenía de todo, ¡hasta un huevo duro! Pensé que debía compartir esta cerdada con vosotros y preguntar, ya de paso, cuál es vuestra cerdada estrella.

¿Cuál es vuestra cerdada estrella? ¡Confesad! ;)

El final… del verano… y twitter

Llegó

y tú partirás…

Pensé que nunca diría esto, pero ha llegado el momento. Si alguien no reconoce la canción por el título y la frase anterior, es que es ¡demasiado joven! Así que son los 27 los que te distinguen por edad entre joven y no tan joven, vaya. Por si alguien tenía alguna duda, la canción es la clásica del final de “Verano Azul”, serie mítica española de la estación estival. Ay, Chanquete…

En fin, yo creo que aquí, lo que quedaba de “verano” se ha ido a alguna otra parte a disfrutar el resto de 2011 ;) Antes de que empiece a nevar y sea época de calabazas y asados, no quería dejarme en el tintero las dos revistas con las que me he hecho este verano: Jamie, Living y una edición especial de Verano de la revista Food Everyday, las dos últimas de Martha Stewart. Ahora, por suerte, ya no me hace falta acercarme a Schiphol para encontrar mis revistillas favoritas. En este pueblo tienen un sitio del que estoy enamorada que se llama American Book Center, y tienen muchas revistas de cocina en inglés, muchas de la BBC, Martha, Jamie y otras. ¡Pero es que tienen hasta una Vogue Knitting! Es del tipo de librerías en las que me gusta perderme horas, como hacía cuando estaba en Inglaterra. Aunque La Casa del Libro y la FNAC en Madrid están bien (la FNAC francesa es caso aparte), no las cambio por un Waterstones u otras librerías inglesas… Aquí me conformo con la que hay, que no está mal ;)

En fin, las tres revistas son fantásticas, no sabría decir cuál me gusta más. Si os fijáis, en el especial de verano (polos en la portada), hacen un reportaje con varios blogueros (Favourite Dishes from… a la derecha), qué pasada. Igual que en España, ¿eh? ;) Esta edición me ha gustado mucho, las ideas para polos que da son geniales. El colorido tan veraniego de las páginas te alegra nada más abres la revista :) La de Living tiene un especial de ensaladas con fruta muy interesante también, al verano que viene le daré más uso, aunque siempre que puedo le echo fruta a las ensaladas, todo en uno, ¿no? :)

Por último, la de Jamie, aunque no es precisamente porque sea la que menos me guste. Al contrario, este número venía con reportaje de brunches, otro de tartas saladas, otro de comida para niños (que me gustan mucho, no porque esté pensando en retoños ahora mismo, sino porque son recetas más sencillas, ingredientes más coloridos…), otro de ensalas y otro más de palomitas (sí, es que con eso de que vuelvo a tener microondas, me da menos pereza hacer palomitas en casa y vaya vicio…). Es genial este número, esto sumado a cómo es la revista visualmente hablando, como os comenté en esta entrada* :)

Ya por último, os informo de que me acabo de hacer un twitter o tuiter o como queráis llamarlo :D Me podéis encontrar aquí, donde me dedicaré a contar de forma más espontánea lo que me voy encontrando por aquí.

* La cual, por cierto, fue “duramente” criticada por varias personas. Me dijeron en distintas ocasiones, casi textualmente: “estoy harta de leer descubrimientos entre aeropuertos” cada vez que abro tu blog. Es que estaba de mudanzas y no podía actualizar :o)

Siempre hay una primera vez para todo

El domingo comimos por fin algo cocinado al 100% en casa. Nada de pasta con salsa (menos elaboración) o comida precocinada al microondas o noodles… Alimentación sana, sencilla y muy rica. Vuelta a los básicos. Aceite*, una sartén, un calabacín, unos champiñones (ni láminas ni ná, ¿pa’ qué?) y unas pechugas de pollo en tiras :) ¡Pero qué bien que nos supo! ¡qué alegría volver a cocinar!

También estrené el plato que veis en la foto :)

Y, por desgracia, tuve un último estreno más: Mi primer piñazo con la bici… Ay, sí. Mi mayor miedo, que se me meta la rueda de la bici por el hueco del carril del tranvía, se cumplió. Vi el carril, pensé en evitarlo, pero algo falló entre medias, vi también cómo ocurría todo lentamente y me la daba, hasta tuve tiempo de pensar en que mejor caer con las manos y no con la cara… La bici está bien y yo también. Pero fue un leñazo memorable a mis 27, tenía que contarlo :)

¡Que tengáis un buen martes!

 

 

* AOVE(**), claro.

(**) Aceite de Oliva Virgen Extra

Después de los 26, vienen los…

2011 en Holanda.

2010 en NYC.

2009 en Cabanillas de la Sierra.

2008 en Japón.

2007 en Madrid.

2006 en Madrid.

2005 en UK.

2004 en Puertollano, Ciudad Real.

2003 en Murcia.

2002 en Cabanillas de la Sierra.

2001 en Cuenca.

2000 en San Juan, Alicante.

No está mal la lista de lugares que me han visto cumplir años en la última década.

Soy feliz, por los cambios, los viajes, las personas que me aprecian, las que que voy conociendo y otras tantas cosas.

Hoy ha sido el día, y ya no queda mucho para que acabe, pero qué más da que dé a su fin, es mucho mejor el año que tengo por delante.

:)

Cosas de la vida

Otro lunes más, y esta vez os traigo una pequeña noticia: Alguien y yo nos mudamos a Holanda. La vida está llena de sorpresas, dicen :)

Me esperan mil preparativos, tareas, recados y cosas que hacer antes de irme para allá con él… así que creo que debo de tomarme el blog con más calma. No lo dejo, simplemente mi ritmo de entradas va a ser más suave otra vez hasta que ya esté todo más o menos establecido por allí.

Ahora no se me ocurre nada más que decir, así que os deseo un feliz lunes, y os dejo con una de mis “ensaladas” favoritas: la “cherry-caprese”.

P.S.: Por favor, si alguien ha estado o vive (o vivió) en Holanda (más todavía si se trata de La Haya ;)), estoy muy abierta a recibir  muuuuuuchos consejos :D

Experimentos de la humanidad

¡Ya es miércoles! En primero de carrera (2002) me apunté a una asignatura de libre configuración llamada “Comportamiento del Consumidor”. Trataba sobre el Márketing de Producto. La docente trabajaba en Coca Cola, y todo lo que decía en clase me parecía genial, muy cercano al mundo real y súper interesante. Una de las cosas que dijo en aquellas clases es que España es un país realmente complicado para innovar en cuanto a productos alimentarios. Nos contó que, por ejemplo, había muchísimos sabores de Coca- Cola y Nestea que en España había sido imposible implantar. Nos habló de la última generación de aguas con sabores que estaban intentando traer a España que eran un exitazo en otros países europeos (ese mismo verano recuerdo estar en Londres y comprar agua de mango y melón :D no me gustaron nada, todo sea dicho, jaja). Creo que el único agua con sabor que ha sobrevivido aquí es el de Limón. Pero es que a mí las burbujas… Y con lo rica que está el agua tal cual… ;P

Las patatas fritas son otra gran batalla. En España consumimos muchísimas patatas fritas, ¡pero casi siempre son las mismas! Me hace mucha gracia haber visto el mismo proceso que con las bebidas: Cuando estuve de erasmus (2005) y me estaba volviendo a España, estaban comenzando a comercializar las patatas Thai o con sabor a curry y no sé qué. Poco después vi que empezaron a poner productos de Lays similares. Y nada, que no, que el sabor con mayor éxito han sido son las Lays de Luxe al punto de sal, que no tienen sabor añadido, sólo son más crujientes xD Y por supuesto, si hablamos de sabores, el rey por aquí mantiene su trono: El sabor a Jamón. ¿No es gracioso?

Cierto es que han conseguido mantener sabores como la Receta Campesina, Vinagre y Sal (muy británico éste), York’eso (me acuerdo que me regalaron una muestra en 1º de carrera en la universidad). Pero muchos sabores se quedaron por el camino. En EE.UU este tema es otro mundo. Ya os dije que intenté probar algunos sabores este verano (probé de jalapeños y no sé si alguna más), chips de pan de pita, había patatas de varios colores además de los millones de sabores, pero es que me cansan mucho las patatas fritas.

El caso es que lo están volviendo a intentar. Con dos sabores diferentes: Mojito y Cheeseburger. Hace unos días vi en Twitter que Nebulina las había visto. Esa tarde yo tenía que hacer la compra y las busqué. Iba con mi hermana y para que no se muriera del aburrimiento le pedí que las buscase, ella pensó que era broma cuando se lo dije. Al rato, vino muy emocionada con las de Mojito y de paso las de Cheeseburger :)

Mi(s) hermana(s) creo que son el público objetivo para este tipo de cosas. De hecho, cuando estudiaba en la universidad cada curso al menos una vez venían camionetas con bolsas llenas de muestras de productos nuevos en el mercado (por ejemplo, la leche de soja Vivesoy pasó por allí poco antes de lanzarse al mercado, las York’eso también).

En cuanto llegamos a casa de la compra mi hermana quiso abrir las bolsas y probar las dos variedades de patatas. Así que hicimos la cata. Cuando las probamos, me recordó al momento de la película Charlie y la Fábrica de Chocolate, aquel en que la niña rubia empieza a comer un chicle y va conociendo sabores completamente distintos. Eso nos pasó a nosotras.

Mojito: Hierbabuena, algo levemente dulce, patata.

Cheeseburger: Pepinillo, ketchup, cheese (leve), patata.

Sobraron. Mi hermana dijo que mejor cheeseburger, al principio pensé igual que ella. Pero después picoteé de las de mojito y ya no me chocó tanto el sabor y me gustaron más. Llevamos a mi otra hermana y ya de paso probaron mis padres. Creo que les gustó más la de cheeseburger también.

Yo probaría unas de gazpacho, a ver qué tal (de hecho, os confieso que lo he enviado a la web, por si acaso ;))

¿Habéis probado vosotros estas patatas? ¿Qué os han parecido?

El Día de la Alcachofa

Foto prestada de la autora del Blog The Cooking of Joy

Foto prestada de la autora del Blog The Cooking of Joy. Thanks!!

Hoy es lunes de nuevo, y os voy a hablar de la alcachofa, pero no de sus propiedades ni orígenes, eso ya está en wikipedia ;) Esa flor que invita a ser o bien querida o del todo odiada. ¿Por qué será que hay personas, comidas, colores y cosas que únicamente suscitan emociones extremas?

En mi caso, me declaro amante de las alcachofas. Me resulta muy agradable el regusto que dejan en la boca al comerlas, todo sabe distinto después de tomar alcachofa, más dulzón. Mi madre solía cocinar alcachofas para cenar, y su método era cortarlas en láminas y freírlas a la plancha hasta que estuviesen crujientes. Las tomábamos ella y yo solas con una salsita de mortero con ajo-perejil-limón-aceite de oliva. Qué recuerdos.

El otro día íbamos por la calle mi amiga Tamara y yo, y por casualidad salió mencionada la famosa alcachofa (menudos temas de los que hablo yo con mis amigas, ¿eh?). Fue entonces cuando nos dimos cuenta de dos cosas: 1) que a ambas nos encantaba y 2) que no es lo habitual coincidir en ese gusto:)

Alguien, por ejemplo, las odia, al igual que las aceitunas, la coliflor, el aguacate y el chocolate (todos los cuales, me encantan, curioso, ¿no? :)

El caso es que decidimos que debíamos hacer la Cena de la Alcachofa. Ambas cocinaríamos la alcachofa como nos apeteciese y comeríamos juntas :)

Yo me decidí por una receta que llevaba viendo mucho tiempo en la red, el Dip de Alcachofa. La verdad es que busqué un par recetas, ésta de Epicurious y ésta de All Recipes, y luego hice lo que me dio la gana :D A continuación tenéis mi remix adaptado.

Dip de Alcachofa

Ingredientes:

– Un bote de cristal de alcachofas de 580 gr (14-16 piezas)

– Queso fresco batido del Mercadona (parece sour cream) – la mitad aproximadamente.

– Una cucharada de ali-oli (también del de Mercadona)

– Una cucharada de Mostaza a l’Ancinenne.

– 5 cucharadas de queso parmesano en polvo

Pasos:

1.  Dejar escurrir las alcachofas un buen rato para que suelten el líquido avinagrado (creo que debí haberlas dejado más tiempo, sólo estuvieron 10 minutos, la próxima vez lo dejaré un par de horas antes y les aplastaré para que salga más juguillo).

2. Poner en el vaso de la batidora, y la batidora si tiene intensidad ponerla al mínimo, no interesa algo demasiado líquido, sino más bien grumoso.

3. Corregir de sal y pimienta.

4. ¡Listo!*

*Hay quien lo sirve gratinado. No estamos ahora para cosas calientes…

Para mojar, ahora en EE.UU están muy de moda los chips de pan de pita (como si fuesen patatas fritas), pero como aquí no nos gustan las modas, sólo contamos con los chips de maiz estilo dorito para este tipo de platos… Pensé en comprar pita y tostarla, pero salía un poco más caro. Así que compré panes varios e hicieron las veces.

Cuando lo probé, no estaba del todo convencida del sabor, quizás del rato que estuve mezclando, que era probar constantemente y ya no sabía cual era el sabor real… Se lo di a probar a mis amigas con algo de miedo y ¡les encantó! No quedó nada, se lo untaron más en pan que en los pseudo-doritos.

Las alcachofas de Tamara también estaban deliciosas, os cuento cómo las hace ella. Las trocea, echa en la olla exprés con un poco de cebolla, ajo, tomate rallado. De muerte súbita :D

¡Tamara, el sábado Alcachofero no habría tenido sentido sin ti!

Y a vosotros, ¿os gusta la alcachofa?

ACTUALIZACIÓN:

Tamara me ha cedido la receta de su mami en los comentarios, allá va :)

1. Dorar un ajo. Si las alcachofas están congeladas o frescas, se echarían en este momento hasta que se guisen un poco o pierdan el agua.

2. Se añade medio tomate rallado, o más en función de la cantidad de alcachofas.

3. Se echa una cucharada de pan rayado para que la salsa espese. Yo suelo saltarme este paso, me encanta el juguito!

4. Se echa un chorro de vinagre y se añade un poco de agua si hay poco tomate. Si las alcachofas son congeladas, suele perder agua, por lo que no sería necesario. Y en la olla exprés en 10 minutos están!