Sabores absurdos

Patatas sabor marranada: Salsa rosa y alioli respectivamente.

De patatas fritas. Hacía mucho tiempo que no publicaba nada acerca de guarradas en bolsa compradas en el supermercado. La razón es que ¡cada vez compro menos! Ya no suelo tener muchos acompañantes testadores de marranadas de esta índole (como mis hermanas). Sin embargo, hasta hace poco vinieron unos amigos de visita y como les encantan las patatas fritas (¡ellos trajeron patatas fritas sabor pollo asado! de mercadona, por cierto), aproveché la ocasión para hacer un pequeño testing.

Para quienes no lo sepáis, hace más de un año compré dos bolsas de patatas con sabor raro en España, eran de mojito y de sabor hamburguesa de la misma marca que las de la foto. Así que en cuanto vi la versión holandesa, supe que tenía que probarlas ;)

Conclusión: Ninguna de las dos tenía un sabor sorprendente ni muy parecido. Quizá la de alioli estaba algo más lograda. Sin más.

Ahora confesaré que desde hace meses tengo pendiente probar una bolsa con sabor ajo y romero que tiene mucha mejor pinta. Incluso, algún día tendré que probar unas que son “vanilla sea salted”, ¿qué os parecen estos sabores?

Sé que esta entrada es corta, pero es para ir poco a poco recuperando el ritmo por aquí.

¡Que sea leve vuestro lunes! (los que estéis trabajando, claro, que los que estés a la bartola, ¡que lo disfrutéis mucho!)

Anuncios

Experimentos de la humanidad

¡Ya es miércoles! En primero de carrera (2002) me apunté a una asignatura de libre configuración llamada “Comportamiento del Consumidor”. Trataba sobre el Márketing de Producto. La docente trabajaba en Coca Cola, y todo lo que decía en clase me parecía genial, muy cercano al mundo real y súper interesante. Una de las cosas que dijo en aquellas clases es que España es un país realmente complicado para innovar en cuanto a productos alimentarios. Nos contó que, por ejemplo, había muchísimos sabores de Coca- Cola y Nestea que en España había sido imposible implantar. Nos habló de la última generación de aguas con sabores que estaban intentando traer a España que eran un exitazo en otros países europeos (ese mismo verano recuerdo estar en Londres y comprar agua de mango y melón :D no me gustaron nada, todo sea dicho, jaja). Creo que el único agua con sabor que ha sobrevivido aquí es el de Limón. Pero es que a mí las burbujas… Y con lo rica que está el agua tal cual… ;P

Las patatas fritas son otra gran batalla. En España consumimos muchísimas patatas fritas, ¡pero casi siempre son las mismas! Me hace mucha gracia haber visto el mismo proceso que con las bebidas: Cuando estuve de erasmus (2005) y me estaba volviendo a España, estaban comenzando a comercializar las patatas Thai o con sabor a curry y no sé qué. Poco después vi que empezaron a poner productos de Lays similares. Y nada, que no, que el sabor con mayor éxito han sido son las Lays de Luxe al punto de sal, que no tienen sabor añadido, sólo son más crujientes xD Y por supuesto, si hablamos de sabores, el rey por aquí mantiene su trono: El sabor a Jamón. ¿No es gracioso?

Cierto es que han conseguido mantener sabores como la Receta Campesina, Vinagre y Sal (muy británico éste), York’eso (me acuerdo que me regalaron una muestra en 1º de carrera en la universidad). Pero muchos sabores se quedaron por el camino. En EE.UU este tema es otro mundo. Ya os dije que intenté probar algunos sabores este verano (probé de jalapeños y no sé si alguna más), chips de pan de pita, había patatas de varios colores además de los millones de sabores, pero es que me cansan mucho las patatas fritas.

El caso es que lo están volviendo a intentar. Con dos sabores diferentes: Mojito y Cheeseburger. Hace unos días vi en Twitter que Nebulina las había visto. Esa tarde yo tenía que hacer la compra y las busqué. Iba con mi hermana y para que no se muriera del aburrimiento le pedí que las buscase, ella pensó que era broma cuando se lo dije. Al rato, vino muy emocionada con las de Mojito y de paso las de Cheeseburger :)

Mi(s) hermana(s) creo que son el público objetivo para este tipo de cosas. De hecho, cuando estudiaba en la universidad cada curso al menos una vez venían camionetas con bolsas llenas de muestras de productos nuevos en el mercado (por ejemplo, la leche de soja Vivesoy pasó por allí poco antes de lanzarse al mercado, las York’eso también).

En cuanto llegamos a casa de la compra mi hermana quiso abrir las bolsas y probar las dos variedades de patatas. Así que hicimos la cata. Cuando las probamos, me recordó al momento de la película Charlie y la Fábrica de Chocolate, aquel en que la niña rubia empieza a comer un chicle y va conociendo sabores completamente distintos. Eso nos pasó a nosotras.

Mojito: Hierbabuena, algo levemente dulce, patata.

Cheeseburger: Pepinillo, ketchup, cheese (leve), patata.

Sobraron. Mi hermana dijo que mejor cheeseburger, al principio pensé igual que ella. Pero después picoteé de las de mojito y ya no me chocó tanto el sabor y me gustaron más. Llevamos a mi otra hermana y ya de paso probaron mis padres. Creo que les gustó más la de cheeseburger también.

Yo probaría unas de gazpacho, a ver qué tal (de hecho, os confieso que lo he enviado a la web, por si acaso ;))

¿Habéis probado vosotros estas patatas? ¿Qué os han parecido?

Aceitunas “equilibradas” (o eso se piensan ellas)

Cuando preparé el aperitivo de Nochebuena de Martini con una aceituna, me hacía mucha ilusión hacer un vasito a ver si conseguía que quedaran en equilibrio en mitad del vaso. En ese momento me dio por ponerlas en diagonal, ahora, pensándolo, creo que hubiera tenido más gracia que el palillo estuviera completamente en vertical. Otra vez será.

Es la misma receta que la pongo aquí, pero en este caso, con formato de vaso. Para alguna fiesta me gustaría comprar vasitos pequeños de catering (con mini cucharita incluida, como éstos) y repetir este modo de presentar “bebidas”. Me gusta mucho porque tanto en bombones como en vaso queda muy original.

Ahora lo que me ocurre es que tengo ganas de probar con otras bebidas / cócteles…

Feliz año con bombones salados

¡¡Feliz año a todos!!

Quise haber publicado una entrada para despedir el año. Pero el día 30 y 31 fueron misión imposible. Así que, aquí estoy, otro lunes más, después de unos días de letargo :) (como nota positiva, la semana, de nuevo, es bien corta, acaba el miércoles :D).

Como os comenté en la entrada de Nochebuena, tenía algunos de los entrantes ya fotografiados en casa, y como en este caso todos ellos son bombones, aquí os enseño el lote completo:

1) Bombones de tomates cherry con cheso y nueces.

Esta receta está adaptada de ésta de Mar, de su blog Todo Caserito. Me enamoré según vi la combinación tan original como lo rápido de su preparación. La adaptación consiste en 1) para envolver el queso filadelphia sólo usé nueces, 2) Para la mezcla de queso, sólo usé albahaca y ajo (un diente pequeño muy machacado).

El sabor, a mi gusto, estupendo. Eso sí, no apto para personas que no les guste un toque de sabor ácido y / o las “explosiones de sabor” (es lo que tienen estos tomates). Yo por mi parte, repetiré seguro :D

2) Bombones de foie con pistachos

3) Bombones de queso de cabra con almendras croncanti caramelizadas

Estos bombones salieron de Mi Blog de Pintxos, un sitio maravilloso que da siempre ideas geniales para fiestas, aperitivos… Soy fan desde que lo descubrí hace unos meses.

Tuvieron bastante éxito los dos tipos de bombones, sobretodo el de foie. Aunque yo sigo enamorada del de queso (el rebozado era de crocanti de almendras caramelizadas y contrastaba estupendamente el sabor -otro descubrimiento casual en el Lidl, por cierto-). Una breve nota acerca del queso: se venden unos medallones de queso fresco de cabra que no tienen un sabor tan fuerte como el conocido habitualmente.

Y así termina la entrada de hoy. Me quedó algo de foie, y si no está malo ya (…) pretendo hacer esta receta, qué pintaaaa.

¡¡Que tengáis buena entrada de año y de semana!!

Agradecimientos y recuerdos de la mesa de Nochebuena

Ya hemos pasado la primera fase de las fiestas. De hecho, es mi parte favorita. Siempre lo celebramos en casa de mis padres y desde hace bastantes años, con mucha ilusión, me he autoproclamado responsable de postres y entrantes.

Este año la parte dulce fue comprada (tartas heladas buenísimas, que se supone llenan menos, caen mejor después de una gran comilona). Por lo que donde más ahínco puse fue en los aperitivos, también fue donde más me acordé de vosotros, los blogueros :) Llevaba tiempo haciendo recolecta de recetas e ideas que me iban gustando de diferentes blogs que leo. Todas han ido quedando recopiladas en mi delicious con la etiqueta de Navidad. Después envié un e-mail a mi madre para su aprobación (cada vez está más tecnológica, así da gusto :D) y sabia opinión de cuáles de todas las opciones serían más populares en la mesa.

Los escogidos fueron los siguientes:

Los orejones con cabrales de Sara, autora de Cocina para Emancipados (en mi caso, rebajé el cabrales con queso Filadelphia porque era demasiado fuerte para nosotros).

El crujiente de jamón serrano con crema dulce de castañas que hice para el HEMC de castañas de hace unos meses.

La estrella de los aperitivos fueron los pimientos verdes con jamón york y queso (podríamos llamarlos “pimientos mixtos” ;)) de LocadeBarna, autora de Mi Blog de Pintxos. Tenían un sabor delicioso, y la receta no puede ser más sencilla. En la receta original son rollitos, pero a mí me resultó más fácil hacerlo a modo de lasaña o sandwich.

El otro triunfador de la noche fue el vermú blanco en gelatina de Dolorrs, autora de Blog de Cuina. Cuidado si lo hacéis, ya que os informo de que el vermú en gelatina también “pega”. Hice otra prueba con otro recipiente y quedó muy bien, así que lo reservo para otra entrada.

Tomamos más entrantes, pero algunos no los enseño ahora porque fueron fotografiados antes de salir de casa y los pondré en otra entrada para no cargar mucho esta. Otros no me dio tiempo a hacerles fotos individuales (aunque están en la foto de la mesa): Por ejemplo a los rollitos de salmón con gulas (que estaban estupendos), el pan de ajo (fue devorado calentito en menos de 10 minutos) y el pulpo con pimentón que me encanta…

Me he propuesto para otro año captar en condiciones los platos principales. De entrante tuvimos el ya clásico de cocktail de langostinos para unos y salpicón para otros (somos una familia de gustos muy variados, aunque ganó el cocktail al salpicón, jeje). De plato fuerte fue un roastbeef con champiñones muy bueno también. Como podréis apreciar, en mi casa no se queda nadie con hambre, jaja.

Por último, no puedo evitar acabar contando una anécdota de este año. Os pongo en contexto: Tengo 26 años y he celebrado 25 Nochebuenas con mi madre. Pues bien, ha sido este año 2010 cuando que me he enterado, por pura  casualidad, de que existe una celebración previa, paralela -casi clandestina, diría yo- a la nochebuena en mi casa. Este evento consiste en que mi madre, mi tía y mi abuela se juntan en la cocina y se toman, a modo de festejo independiente, nada más y nada menos que un aperitivo de ¡¡¡¡¡ostras!!!!!(veáse prueba visual más abajo).

Esta nochebuena les vi por primera vez preparándolas (hasta les hice una foto, como podéis apreciar a continuación) y cuando terminó la cena exclamé: <<Mamá, ¡se te han olvidado las ostras!>>. La expresión facial de mi madre, de absoluta sorpresa, tapándose la boca y fue acompañada de la siguiente respuesta: <<¡pues nos las hemos comido! Vaya, pues lo hacemos todos los años, y pensábamos que no te gustaban>> 0_o Qué fuerte, ¿no? 26 años viviendo en la ignorancia…

Por si acaso, ya he reservado mi plaza en el encuentro gastronómico clandestino de 2011 :D

NYC Botín: Chorradas comestibles

Y ya empiezo, no puedo más… y aún tengo otro paquete en camino que no habéis visto en mi flickr (menos mal :P)  jeje

Y el Óscar a las chorradas comestibles es para… (redoble de tambores)

¡¡¡¡¡¡¡¡M&M’s de coco!!!!!!!! Qué monada, qué sabor más original pensé cuando los vi, además estaban recién sacados al mercado. Compré una bolsita y todavía no me he atrevido a abrirlo… me da una mezcla de pena, miedo a que luego se acaben, que sean más bonitos que ricos… Ya os contaré y ya por fin la he abierto… ¡están bastante buenos! Pensaba que quizá no era chocolate si no una masa blanquecina emulando al coco, pero no, es chocolate con aroma y es un sabor muy agradable :D Y efectivamente, en la bolsa sólo hay 3 colores: verde, blanco y marrón.

Además de sabor a coco, cuando compré esta bolsa había ¡sabor a mantequilla de cacahuete!  La verdad es que como no soy muy fan de esta última, me abstuve de comprar ese paquete también.

Siguiente:

¡¡¡Chicles de mojito y piña colada!!! ¿A quién se le ocurrirán estos sabores? Con estos chicles me pasa igual que con los M&M’s… Todavía no me he visto capaz de probarlos Ya he probado el de mojito, y como decía en los comentarios: el sabor se queda algo “indefinido”, sabe un poco a menta, y algo más pero no reconozco ningún sabor claramente. No obstante, he regalado un paquete a mi hermana y me ha dicho que “ha triunfado”, así que mi gusto es discutible jeje. El de piña colada, como informa Paloma en los comentarios, parece que es bastante sorprendente el sabor, yo todavía no lo he probado.

Durante el viaje compré otros sabores: arándanos con granada y melón con papaya. Muy buenos ambos.

Por último, el salado, o más bien, el picante:

Guisantes secos con wasabi :D

Me encantan, la verdad es que me los compré allí como quien se compra unas patatas fritas para matar el hambre… Ya las había probado en España e incluso comprado. ¿Y vosotros? Aquí en Madrid los compré en el súpermercado chino de Plza España, algo caros y no tan ricos, pero bueno…

Y así me despido. Soy consciente de que la entrada es breve, pero habrá más próximamente.

¿Qué chorrada comestible os ha gustado más?

HEMC 47: Gelatina ¡toma nº2!

Allá va mi segunda aportación al HEMC, en realidad es una variación de la anterior, pero con una apariencia francamente diferente, ¿no os parece?

Únicamente hay que ser paciente y hacer esta receta en dos días distintos, ya que la primera capa debe solidificar para poder sustentar a la otra. Por lo que, primero hice el café y luego la crema de vainilla.

Se me han ocurrido mil combinaciones diferentes para hacer, la pena es que sólo se permiten 2 aportaciones… Pero ideas posibles: té en vez de café, matcha y chocolate/vainilla, mermelada en vez de café, chocolate, sólo café y leche condensada como sirope…

Se me han ocurrido también variaciones en la presentación: En vez de cucharas, vasitos, capas más finas…

Pero la receta es la que es, aunque parezca mentira, es igual que la anterior aportación. En un caso mezclé el café y la crema de vainilla y en otro he dejado los dos elementos separados. La sensación de saborear el cubito con dos sabores diferentes en cada lado es muy agradable, fresco y no ¡olvidéis que es café! Yo me he tomado varios seguidos, y no sé si me tomo eso normalmente en una taza siquiera… Quizá sería interesante hacerlo descafeinado en otra ocasión.

Me lo he pasado muy bien haciéndolo, pensando en las formas de presentarlo, haciéndole fotos…

Bombones de gelatina de café con canela y crema de vainilla.

Ingredientes:

– Café del que queráis/tengáis, yo he usado 500 ml aproximadamente.

– 6 + 6 hojas de gelatina.

– Helado de vainilla derretido (uso el del Lidl, que está buenísimo, y además me ocupaba mucho en el congelador).

– Canela molida al gusto.

– Azúcar vainillado (3 sobres).

Pasos (nota: en 3 fases o días)

Día 1:

1. Hacer el café: en el filtro echad canela molida al gusto (yo eché 2 cucharadas de café, una capa de café, 1 cucharada de canela, café, canela, y ya lo que quedaba con café).

2. Preparar dos platos soperos con agua fría y en cada uno dejar remojar 6 hojas de gelatina en agua fría 10 minutos (6 y 6, ya que son para dos pasos independientes). Las hojas estarán listas cuando estén algo más gruesas y con textura de gelatina.

3. Cuando el café esté recién hecho: primero se disuelve el azúcar vainillado. A continuación se mezclan 6 de las 12 hojas, hasta que no haya rastro de las hojas (este proceso debe hacerse en caliente, ya que es así como se disuelven las hojas de gelatina).

4. Volcar el café en un molde/fuente cuadrado o rectangular y dejarlo solidificar (la noche en la nevera está bien para asegurar)

Día 2:

1. Preparar dos platos soperos con agua fría y en cada uno dejar remojar 6 hojas de gelatina en agua fría 10 minutos (6 y 6, ya que son para dos pasos independientes). Las hojas estarán listas cuando estén algo más gruesas y con textura de gelatina.

2. La crema de vainilla es el helado de vainilla. Yo dejé derretir el helado previamente en la nevera. Calentar 500 ml en una cazuela. Con cuidado, a fuego lento ya que al ser lácteo puede estropearse o pegarse a la cazuela si está muy caliente. Cuando empiece a burbujear lo más mínimo, retiramos del fuego el “ex-helado”.

2. Mezclamos con el “ex-helado” las 6 hojas de gelatina restantes igualmente hasta que estén completamene disueltas (cuestión de segundos).

4. Volcar la crema de vainilla en el molde/fuente cuadrado o rectangular donde ya está en café solidificado del día anterior.

5. Dejarlo solidificar y enfriar de nuevo (la noche en la nevera está bien para asegurar)

Día 3

Al fin, ya están las dos capas, y desmoldar y cortar en cuadraditos. Servir fríos en cucharas. Si no tenéis cucharas, quedan igualmente bien en una fuentecita bien colocados. Deben de ser bocados pequeños, ya que es difícil manipular (aunque sea con pequeños tenedores o cucharitas) trozos grandes de gelatina sin que se rompa. Si se hace en pequeños vasos o fuentecitas, a cucharadas ya se ahorra ¡cualquier problema de manipular gelatina!

¡Espero que os guste!

¡¡¡Mil gracias nuevamente, Eva, por tu idea!!!

Cuántos van ya…

La respuesta está en el número de velas ;)

Ayer fue mi cumpleaños. Cada vez me gustan más mis cumpleaños, antes me los tomaba de otra manera. Muchos no los he pasado en casa (o no en “mi” casa, pero sí en casas de otras personas que son como parte de mi familia), ni en España, pero también han tenido su encanto :)

Este ha tenido, entre otras cosas, han sido pocas florituras y mucho amor, pero todo en forma de comida. Qué mejor que la comida rica hecha por una madre para que su hija disfrute.

Tapitas de las más ricas: Boquerones en vinagre, salpicón, patatas en ali-oli (menudas patatas más mantecosas y ricas que había…), tellinas… Ah, y también salmorejo de untar, que no se ve en la foto. Todo regado de claras con limón :D

Luego ya, para morir, una barbacoa…

Además, este es el primer año que hago mi tarta, ha tocado brownie con cheesecake. Estaba muy bueno, contundente…

Además le sumamos que durante el día de hoy he ido aprendiendo a cómo manejar mi cámara de fotos, ya sé hacer algo similar a un bokeh, y cuándo debería usar los modos A y S :D

Y el añadido de los mensajitos/llamadas de los fijos que siempre se acuerdan y los nuevos mensajitos de quienes se acuerdan por primera vez ^^

Por cierto, la receta de brownie cheesecake es la de David Lebovitz, y estaba buenísima con un sabor muy contundente a chocolate (además usé de 74% de cacao, y se notaba mucha intensidad de sabor… no ha sobrado. El cheesecake apenas se notaba). Gracias David (Aunque no me lee, ¡pero yo siempre quedo la mar de agradecida de las recetas que cojo prestadas! jeje)

HEMC Parte 2 [Chocolat… slurp!]

¡Hola otra vez!

hemc10Finalmente voy a presentar dos aportaciones al HEMC de este mes :) Lo he decidido porque aunque me gustaba la idea de cambiar con el chocolate blanco, me gusta taaaanto el chocolate negro…

El caso es que había visto una receta en mi libro Les Classiques de Camille que me gustaba, me llamaba la atención. Y por esto del HEMC decidí probarlo también ;) Y lo hice hará unos 3 días, y hasta ayer no me decidí a probarlo, porque de veras me asustaba todo lo dulce que era… ¿y si me daba un coma diabético?

Pues ayer dije: manzana, no vas a tener un pastel en la nevera sin empezar hasta que se estropee, aunque sea, se rebaja con algo, se recicla en algo menos dulce… Y me lancé a probarlo…

¡Ay! ¡Tonta de mí! No era tanto chocolate… :D No era tan “comadiabético” como imaginaba… :) Sabe como si fuera una galleta de chocolate, tiene que estar bueno con un té o un café, algo amargo o menos dulce para contrastar el sabor.

Aquí os lo presento:

Crispy Cake*

corte

* O Pastel crujiente :P

Ingredientes:

– 300 g de chocolate (en mi caso, negro de cobertura)
– 5 cucharadas de leche
– 1 paquete de galletas tostadas (en francés, petit beurre o sablés; que son las rectagulares, parecidas a las maría. Un paquete=1 bloque del paquete, eso si, os aviso que son demasiadas, a mí no me cabían bien en el molde, aunque mejor, porque así no queda mucho mazacote de chocolate)
– 120 g de mantequilla
– 100 g de azúcar glas (¡¡¡¡¡IMPRESCINDIBLE que sea glas!!!!!! Si no, mejor esperad para hacerlo, porque yo para mi sorpresa sólo tenía 75 g y los otros 25 los pusé de granulado y se nota el granulado y no queda tan fino, estoy segura de queda mucho mejor todo glas)
– 1 cucharada de extracto de vainilla (yo esto siempre lo soluciono con un sobrecito de azúcar avainillado y restándole el azúcar correspondiente ;))

libr

Pasos:

1. Fundir la leche y el chocolate -hecho trocitos- al baño maría
2. Cuando esté bien fundida la mezcla, remover bien hasta que queda una crema lisa.
3. Retirar del fuego e incorporar la mantequilla y el azúcar -y el extracto de vainilla-
4. Mezclar bien y añadir las galletas, hechas trozos -en cuartos, mitades… sin que sea picarlas pero tampoco enteras, algo así como romperlas-
5. Cuando ya sea una mezcla homogénea, y todas las galletas estén cubiertas por chocolate, se echa en un molde -de silicona mejor que mejor para desmoldar, sino albal está bien ;)- rectangular.
6. Se alisa bien la mezcla por arriba -como podéis comparar con la foto del libro, no es lo que mejor me ha quedado :P- y se mete a la nevera hasta el día siguiente y se desmolda con cuidado

corte2

** En el libro dicen que se pueden sustituir las galletas por cereales, lo cual me parece muy buena idea :D
*** También sugieren que se sirva con una salsa a base de café o de vainilla…Tengo que decir que está muy bueno, aunque sí que habría que rebajarlo con un café o algo así, al igual que creo que la cantidad es mucha para mí, básicamente. Menos mal que este fin de semana tendré invitados…

Espero que os guste esta receta también :D

¡¡¡Hasta pronto!!!!

fin

Otro fracaso más… (v.02)

spina
Buuuuuuuuuuuaaaaaahh… Qué tristeza, la quiche de espinacas v.02 ha salido fatal, otra vez más.

Seguí la recomendación de La Olla Suiza y Mil Colores y puse ajo, pero mi hermana, la solicitante del susodicho plato, me prohibió picar cebolla y añadirla a la mezcla delante suyo (ojos que no ven… ains). Así que sin cebolla, pero puse un poco de grana padano rallado.

Pues nada. Seguía teniendo ese insulso “sabor”. Se me ha ocurrido que tal vez sea demasiada proporción de espinacas y poco huevo. Además, sin la cebolla pochadita de mis amores *_* así ha pasado. Estoy un poco frustada, la verdad… Menos mal que mi hermana además de agradecida, me anima, y me dijo que ya me saldría mejor. Por cierto, cuando le pregunté que qué fallaba su comentario fue: “¿no está un poquito soso?”

Arrrggg…………….. Por lo menos me gusta como han quedado las fotos (qué penita doy…)
fracaso