Sigo viva y Marlenka

Vaya ausencia por aquí. Empecé el año con tantas ganas… Y se las quedó todas la escuela. En el buen sentido, claro está. Sorprendentemente saqué buenas notas en los exámenes y me animé a darme más caña en este nuevo semestre. De ahí a que no haya sido capaz de publicar nada por aquí. Estos últimos meses la cosa ha mejorado más si cabe, tengo una asignatura de bellas artes que estoy segura que dentro de poco la maldeciré en vez de venerarla como hago ahora. También tengo un día para mi propio proyecto, que no es otro que diseñar platos (qué ilusión me hace) en un programa 3D (este, aprender a usarlo lleva su tiempo), y también fotografía dentro de poco (más ilusión). Además tenemos clases de escritura (y seguimos con la ilusión), clases de architectura y ya, por qué no, en otra clase vamos a hacer una obra de teatro interactiva (no clásica, o como hace poco me dijo el padre de Alguien, de estilo transgresor jaja, se parecerá un poco a este estilo, una locura y encima me tienen a mí escribiendo parte del guión, os dejo que os riáis).

Por otro lado, mi hermana pequeña se ha venido a vivir a Holanda. Soy muy feliz teniéndola cerca de mí, aunque me falte mi otra hermana cerca (que eso ya sería la repanocha). Además desde que empezó el año, también he conocido mucha gente nueva, y eso ha significado que hemos organizado varios festejos en casa.

Además, ahora es cuando empieza la mejor parte del año en Holanda y todo se anima: hace sol y se puede ir a la playa con Guzmán sin congerlarse uno, se pueden dar paseos más largos a la luz del día, se empiezan a organizar todo tipo de saraos (este y este, por ejemplo, con los que estoy encantada), y, aunque lo siguiente que voy a decir no suma en positivo, tengo los exámenes finales en junio y tengo que trabajar todavía más.

Pero todo lo que estoy haciendo me gusta. Aunque a veces hago tantas cosas que no me entero de todo lo que hago ni me doy cuenta de disfrutarlo todo lo quiero. ¿Tiene esto algún sentido lo que acabo de decir?

Ahora vamos a por lo que normalmente trata este blog, mis condumios. Hice hace ya un tiempo un par de bizcochos que tenía muuuuchísimas ganas de publicar, especialmente uno de té y frutas escarchadas (está aquí). Vendrá la receta pronto, espero. Pero como hoy he contado mucho rollo, os enseño algo más rápido: las Marlenka, mi nuevo descubrimiento del fin de semana pasado.

Invitamos a unos amigos armenios a comer a casa. El menú: albóndigas, ensalada, huevos rellenos y salmorejo. Ellos trajeron estos pseudo bombones. Nos dijeron: ¿conoceís los Marlenka? Tuvimos la sensación de que estábamos casi obligados a decir que sí, porque sonaba como si este dulce fuera muy famoso. Por lo visto lo es. Los hace una empresa checa de dueño armenio. Por lo visto estos bombones están siendo un éxito por allí (ahora también en mi casa).

A primera vista no tienen mala pinta, pero tampoco espectacular. Por el aspecto, parecen trufas, hasta que lo muerdes. Ahí viene lo bueno: ¡Es un bizcocho de chocolate! Es blandito y está relleno de una crema de leche condensada. Lo curioso es que no está empalagoso, es dulce, pero en su justa medida.

Es adictivo también.

Con un café al lado es maravishoso

¡Hasta pronto!

Anuncios

Pecanella o algo así, pero pecado

Ay, cuando vi esta receta. Me enamoré al instante. Supe que tenía que hacerla. Nueces pecanas en untable. ¿Con chocolate blanco, miso y pimentón? No tenía perdón en mi cocina. Salieron tres tarros pequeños (y menos mal), los cuales pensaba regalar, pero he cambiado de idea. Hala. Pa’ mí todos.

En las fotos veis unas galletas también. Porque cuando leí la receta pensé que esta pasta de pecanas quedaría estupenda al estilo galletas rellenas. Y estaban buenas. Pero es que untando esta pasta en un buen pan no tiene precio. Es exponencialmente mejor. El sabor tan especial que tiene queda perfecto en una rebanada de pan recién tostado. Y tomar el pan aún templado. Con un café al lado. O un té, pero últimamente estoy tomando más café.

Por lo demás, ando semi agobiada – cagadilla de miedo – no termino de asumir el fin de curso que está a la vuelta de la esquina y tampoco si me cunde el tiempo o no.

Así que, sin más dilación, os dejo con la receta. Bueno, antes os diré que me pasé un mes y pico buscándola en google sin éxito, hasta que volví a abrir la revista y tachán, ahí había estado todo el tiempo. Os recomiendo “la revista” si queréis ver fotos de comida menos ideales de la muerte de lo que estamos acostumbrados, mucho texto, buen diseño, poca publicidad y recetas curiosas cuanto menos. Me encanta Lucky Peach.

Pecanella o lo que sea

Fuente: Lucky Peach nº6. Receta de Courtney McBroom

Primera parte

240 gr de nueces pecanas

158 gr de sirope de arce

1 cucharadita de sal

1 pizca de pimienta cayena

Segunda parte

170 + 85 gr de chocolate blanco (en dos grupos separados)

110 gr de golden syrup (en la receta original ponía light corn syrup, pero como me dan un poco de miedo esos siropes, decidí usar mi viejo conocido, el golden)

320 gr de heavy cream (que es la nata con más grasa que seáis capaces de encontrar, yo usé del 48%, pero vale a partir del 35%, que suele ser la de montar)

1 cucharada y una cucharadita de miso claro

1 cucharadita de sal

Una pizca de pimentón ahumado (en mi caso, dulce, claro)

Pasos

1. Juntamos los ingredientes de la primera parte, los revolvemos todos bien en un bol y metemos al horno a 150ºC durante unos 20 – 25 minutos. A mitad de tiempo, remover la mezcla un poco en el horno. Las nueces deben de tener un color muy oscuro, color caoba.

2. Una vez asadas las nueces, se echa todo en un robot de cocina y se tritura hasta que resulte una mantequilla. Se reserva para luego.

3. Combinar los 170 gr de chocolate blanco con los demás ingredientes de la parte dos excepto la nata en una cazuela a fuego medio bajo. Se deja calentar, removiendo continuamente.

4. Una vez el chocolate se ha derretido, se sube el fuego a medio-un poco alto y se sigue removiendo hasta que la mezcla sea un pelín más oscura que el miso.

5. Se retira la cazuela del fuego y se incorpora la nata con la ayuda de unas varillas, y después el resto de chocolate blanco.

6. Se mezclan las dos partes y ¡ya tenemos la pecanella!

Yo corriendo los eché a botes de cristal esterilizados y les di la vuelta para que hiciesen vacío. De forma que se conservarán muy bien por un tiempo (espero que mucho).

-Próximamente… Las galletas-.

Encerrando el verano en tarros de cristal y recuerdos 2

Ya se ha acabado el verano de verdad. Una pena, aunque aquí ya no se notaba demasiado. Ya lo echo de menos (desde hace tiempo en cualquier caso…), ya ha empezado a refrescar y es un fastidio, lo único bueno es que ya he hecho mi primer pozal de lentejas y una sopa muy rica. Además de los platos de cuchara el otoño da más ganas de hornear.

Pero en fin, que yo quería hablar de aquel entonces cuando era verano de verdad aquí, si es que eso ha ocurrido alguna vez aquí. La cuestión es que encontré ruibarbo en el supermercado, aquí parece bastante frecuente, al contrario que en España. Cuando estuve en UK descubrí su existencia pero no me atreví a probarlo. En cuanto los vi aquí pensé: “de esta vez no pasa”.

La verdad es que tiene un sabor bastante especial, muy ácido. Hice 2 pruebas, y mirad qué distintos resultados:

¿Quién diría que vienen de la misma materia prima, verdad?

Hice compota de ruibarbo y resultó la amalgama verdosa-amarillenta de la foto de arriba y de abajo. A palo seco, no lo recomiendo, de hecho, dudo que repita… Demasiado ácido y fibroso para mí. Eso sí, en el libro que venía la receta recomendaban tomarlo con natillas caseras. Al final no tuve tiempo para hacer las natillas, pero tenía a mano este arroz con natillas e hice la prueba. El sabor mejoraba sensiblemente, qué alivio. Aún así, no repetiré, creo que a mucha gente le espantaría el aspecto (incluso a mí jaja).

Pero bueno, luego hice la segunda prueba, un sirope de ruibarbo y rosas, una receta de Heidi Swanson. Maravilloso. El sabor, el color, el olor… ¿Cómo puede cambiar tanto el resultado?

Mirad qué elegancia de sirope al servirlo mezclado con agua (lo lógico sería mezclar con soda, pero no me gustan nada las bebidas con gas). Heidi Swanson también sugiere mezclar con yogur, también probé, delicioso igualmente. Aunque hice demasiado… Al año que viene (sí repetiré, en este caso, sí) haré menos cantidad.

En fin, poco a poco hay que irse despidiendo de las recetas que recuerdan al calor y pantalones cortos… Ay. Solo espero que ahora al ir a la escuela ¡no me llueva de camino en la bici!

¡¡Que sea leve vuestro lunes!!

P.S.: Por cierto, Mercedes de SweetHoneyBunny también ha hecho el sirope, todavía no me ha dado tiempo a comentarla y avisarle de la coincidencia, pero si os gusta el resultado, ella os enseña otra forma de tomarlo y la receta es similar a la que yo he usado y en castellano (se parece mucho a la que usé yo, solo que le eché sirope de rosas… que le daba un aroma maravilloso)

Sabores absurdos

Patatas sabor marranada: Salsa rosa y alioli respectivamente.

De patatas fritas. Hacía mucho tiempo que no publicaba nada acerca de guarradas en bolsa compradas en el supermercado. La razón es que ¡cada vez compro menos! Ya no suelo tener muchos acompañantes testadores de marranadas de esta índole (como mis hermanas). Sin embargo, hasta hace poco vinieron unos amigos de visita y como les encantan las patatas fritas (¡ellos trajeron patatas fritas sabor pollo asado! de mercadona, por cierto), aproveché la ocasión para hacer un pequeño testing.

Para quienes no lo sepáis, hace más de un año compré dos bolsas de patatas con sabor raro en España, eran de mojito y de sabor hamburguesa de la misma marca que las de la foto. Así que en cuanto vi la versión holandesa, supe que tenía que probarlas ;)

Conclusión: Ninguna de las dos tenía un sabor sorprendente ni muy parecido. Quizá la de alioli estaba algo más lograda. Sin más.

Ahora confesaré que desde hace meses tengo pendiente probar una bolsa con sabor ajo y romero que tiene mucha mejor pinta. Incluso, algún día tendré que probar unas que son “vanilla sea salted”, ¿qué os parecen estos sabores?

Sé que esta entrada es corta, pero es para ir poco a poco recuperando el ritmo por aquí.

¡Que sea leve vuestro lunes! (los que estéis trabajando, claro, que los que estés a la bartola, ¡que lo disfrutéis mucho!)

Pancake Day -y las gracias-

Las gracias a todos los que habéis seguido haciendo click en el link de mi blog estas semanas de ausencia. Muchas gracias porque esas visitas, por modesto que sea el número, son siempre constantes y aunque no comentéis todos los que me leéis, saber que hay alguien al otro lado, me hace mucha ilusión y es la razón de que continue con el blog. Mil gracias de nuevo.

Las razones de la ausencia son varias: vino mi hermana, se fue cual huracán dejando muchas cosas que poner a tono en casa (no porque desordenase, sino porque mientras estuvo, las tareas de la casa se quedaron en modo stand-by). Estos días de tareas de housekeeping empalmaron con un curso intensivo de holandés. A quienes me leéis en twitter sé os he dado bastante la plasta. Ya está. Acabado. Tengo el “título” de holandés básico (por academia, de momento no me presentaré a los exámenes oficiales). Es toda una emoción ver que las frases ahora cobran más sentido leídas y escuchadas. Me encanta aprender idiomas, y la verdad es que este curso ha hecho que despierten de nuevo las ganas de continuar aprendiendo idiomas que tengo “a medias”, el francés, mi pobre y desavenido ruso y mi deseadísimo japonés…

Hoy me he enterado de que es el ¡pancake day! También me he leído la historia y me quedado petrificada de la razón del día de hoy. Mañana es el miércoles de ceniza. Todos los años cuando llega pienso: ¿ya es el miércoles de ceniza? Cuando estaba en el colegio no sólo me sorprendía sino que renegaba, ya que era el día que nos llevaban a la capilla (sí, yo iba a un colegio de hermanos, que no curas, ¿eh? :P) y nos soltaban ceniza en la cabeza. A mí me parecía un rito algo surreal, aunque dejaré este tema aquí aparcado, ya que la discusión acerca de ritos religiosos no es para este blog. En resumidas cuentas, lo que cuenta el enlace de la wikipedia es que hoy es el Shrove Day – martes de carnaval, y por tanto, comienzo de la cuaresma. Ah, no puedo evitar decir, mencionando a mi querida amiga Paloma (que me lees y ¡me acuerdo mucho mucho de ti!) el mencionar que la cuaresma y su comienzo está asociado con los ciclos lunares (¡fiestas religiosas basadas en datos paganos!). Es curioso, ¿no os lo parece?

En fin, a mí me gustan mucho las tortitas y tenía unas fotos guardadas que con gran pena, pensaba que nunca publicaría. Las razones: La masa tardó una eternidad en cocerse y aunque tenían buen sabor, no valía la pena la eterna cocción. Así que, ¿para qué poner la receta? ¿Para qué poner fotos sueltas? Pues aquí las tenéis. Como veis, di buena cuenta de ellas, estaban hechas con maíz y naranja. La receta, cómo no, la saqué de mi maravilloso libro… ¿adivináis cual? :P Os dejo el link de una receta similar de los autores de ese libro. Si queréis una receta de tortitas rica de verdad, esta es mi favorita, ya no hago otras.

Y así es como vuelvo por aquí. Disculpadme la tardanza y no haber podido comentar todas las entradas nuevas que habéis ido publicando. Pero me temo que ya he vuelto y todavía tendréis que aguantarme un tiempo más ;P

Aprovecho, además, para hacer dos menciones: 1) ¡Enhorabuena a mi amiga Akane! Esta magnífica bloguera ha comenzado a formar parte del equipo de Directo al Paladar, una web que me encanta y tengo como referencia para muchas recetas. 2) La Enredadera, autora del blog “En mi enredadera” me ha dado la idea de comenzar un apartado de reliquias como el suyo, que viene a ser entradas que nunca pude publicar por distintas razones. Antes de irme de Madrid dejé unas cuantas así y he pensado que las voy a recuperar :)

¡Feliz pancake day!

Alimentos Holandeses #2

Estoy empezando a pensar en rebautizar esta categoría, porque como véis, parece que sólo hay cosas de untar en este país. Noooo, evidentemente no, pero es cierto que las tostadas son muy populares por aquí, o más bien, qué untar en ellas.

Una de las primeras veces que fui al supermercado, me quedé extasiada con todas las cosas que hay para untar (dulces) en tostada. La mantequilla de cacahuetes, untables de toffee, blancos, azules (¡¡de verdad!!), rosas (¡es cierto!), nutellas, sabor especuloos… Y entonces vi el tarro que os enseño: Era una mezcla de nutella, especuloos y el sabor blanco indefinido (¿leche?) que se pone combinado con la nocilla / nutella. Me llamó mucho la atención y me llevé un tarrito.

Pues bien, hace muy poco lo probé para desayunar untado en una tostada integral, con un café con leche. A mi gusto le pareció demasiado dulce, hasta tuve que cerrar la tostada y hacer un sandwich, porque una sola rebanada de pan no evitaba el empalago* :S

Mira que tenía un color bonito y la combinación de sabores prometía… Creo que voy a ir pensando en formas de reciclarlo… ¿un bizcocho, mousse? ¿alguna sugerencia?

Y antetodo, ¡feliz lunes! O mejor dicho, que sea leve ;)

* Empalago para mí es fudge de chocolate, la misma nocilla sola tampoco la tolero demasiado… Lo digo porque quizás hay quien tiene una tolerancia mayor al azúcar y estas tostadas le resultan fantásticas y en punto azucarado perfecto ;)

Por cierto, ayer estuve en la playa con Alguien y mi perro. Aquí tenéis una foto como prueba de nuestra presencia en la playa y de que aquí también estamos gozando de un maravilloso verano ampliado:

 

Silikomart: Toma 2# ♥ Corazones de plátano ♥

Me encantan los motivos con forma de corazón. No lo puedo remediar, este motivo y la forma de flor me gustan mucho :) Como suele ser habitual con los chicos, este gusto no se corresponde con los motivos de decoración favoritos de Alguien ;)

Así que como no me puedo poner cortinas o sábanas con estampados de corazones o florecitas, pues me voy a la parte de menaje, a por piezas sueltas que solventen mi “problema” :o)

Silikomart hace un mes me ayudó a alimentar mi colección de corazones con este molde:

Me encantó y por alguna razón me vino rápidamente la receta de pan de plátano a la cabeza. Pensé que este bizcocho con chips de chocolate unido a un centro de chocolate fuertecito en el centro estaría muy bueno, y más del tamaño de un bocado.

Así que me lancé. La receta la adapté de una de Heidi Swanson, de 101 CookBooks. Quedaron muy buenos, muy jugosos. Y además probé a rellenar el centro con distintos sabores: leche condensada, sirope de chocolate negro y nocilla. Sorprendentemente el que más me gustó fue el de leche condensada, luego el de chocolate y por último el de nocilla.

Corazones de plátano

Ingredientes:

– 2 cups de harina integral

– 2 cucharas de té de levadura

– Una pizca de sal

– 1 1/4 taza de chips de chocolate negro (¡que no falten!)

– 6 cucharas de mantequilla en pomada

– 3/4 de taza de azúcar moreno

– 2 huevos + 2 claras de huevo

– 2 cucharas de té de extracto de vainilla

– 1 cup de yogur griego

– 1 1/2 de cup de plátano bien maduro machacado

Pasos:

0. Precalentar el horno a 180ºC

1. Combinar los ingredientes secos en un recipiente

2. Batir la mantequilla con el azúcar y extracto de vainilla, una vez esté aclarando un poco la mezcla,

3. Incorporar poco a poco los huevos

4. Después el yogur

5. Después los plátanos

6. Añadir la mezcla de ingredientes secos y mezclar solo hasta que estén incorporados

7. Añadir los chips y mezclar hasta que estén bien incorporados a la mezcla

8. Echar a los moldes y hornear 10-12 minutos

9. Dejar enfriar y desmoldar

10. Servir con siropes, nutella…

Con mermelada de fresa no tiene que estar nada mal tampoco ;)

¡Gracias Silikomart!

Take Away #2

Con este nuevo lunes, vuelvo a la recién inaugurada serie de la comida para llevar. En mi caso, la comida rápida la tengo relativamente superada. Cada vez me apetece menos (que no siempre, claro ;)) ir a por hamburguesas o pizzas a las cadenas habituales. Por ejemplo, de pizzas tengo cerca de mi casa un italiano de los “de verdad”, con la Mamma y los bambinos, que hacen que te sientas miserable por haber estado tomando Telepizzas tanto tiempo ;)

Hace algo más de un mes, en una de las visitas de Alguien nos fuimos de excursión a Aluche para quedar con unos amigos, y de paso, coger unas empanadas que yo no había probado antes. Cuando entramos al sitio en cuestión, Zabala, estaba a reventar de gente del barrio cogiendo empanadas más y más grandes. También tenían tartas, se veía un poco al fondo del local el lugar de trabajo y los cientos de empanadas que no dejaban de circular. Era impresionante.

Era complicado decidir, pero finalmente me decanté por una de atún con queso y una dulce de manzanas, pasas y almendras. No sé cuál de las dos estaba más buena, muy generosas de relleno y además jugoso. Todo muy natural y artesanal.

Ah, también cogí para mis padres una de atún normal y una de pulpo, muy buenas también. Os enseño los rellenos de las que nos quedamos para casa:

Atún con queso

Manzanas con pasas y almendra

Alguien se fue y quedó de la de manzana, así que me llevé un par de trozos para desayunar y convidar a dos compañeras, a las dos les encantó la empanada dulce.

Volveré a hacer otra excursión seguro, merece la pena :D

¿Conocíais Zabala de antes?

¿Qué os parece su eslogan? ;)

Experimentos de la humanidad

¡Ya es miércoles! En primero de carrera (2002) me apunté a una asignatura de libre configuración llamada “Comportamiento del Consumidor”. Trataba sobre el Márketing de Producto. La docente trabajaba en Coca Cola, y todo lo que decía en clase me parecía genial, muy cercano al mundo real y súper interesante. Una de las cosas que dijo en aquellas clases es que España es un país realmente complicado para innovar en cuanto a productos alimentarios. Nos contó que, por ejemplo, había muchísimos sabores de Coca- Cola y Nestea que en España había sido imposible implantar. Nos habló de la última generación de aguas con sabores que estaban intentando traer a España que eran un exitazo en otros países europeos (ese mismo verano recuerdo estar en Londres y comprar agua de mango y melón :D no me gustaron nada, todo sea dicho, jaja). Creo que el único agua con sabor que ha sobrevivido aquí es el de Limón. Pero es que a mí las burbujas… Y con lo rica que está el agua tal cual… ;P

Las patatas fritas son otra gran batalla. En España consumimos muchísimas patatas fritas, ¡pero casi siempre son las mismas! Me hace mucha gracia haber visto el mismo proceso que con las bebidas: Cuando estuve de erasmus (2005) y me estaba volviendo a España, estaban comenzando a comercializar las patatas Thai o con sabor a curry y no sé qué. Poco después vi que empezaron a poner productos de Lays similares. Y nada, que no, que el sabor con mayor éxito han sido son las Lays de Luxe al punto de sal, que no tienen sabor añadido, sólo son más crujientes xD Y por supuesto, si hablamos de sabores, el rey por aquí mantiene su trono: El sabor a Jamón. ¿No es gracioso?

Cierto es que han conseguido mantener sabores como la Receta Campesina, Vinagre y Sal (muy británico éste), York’eso (me acuerdo que me regalaron una muestra en 1º de carrera en la universidad). Pero muchos sabores se quedaron por el camino. En EE.UU este tema es otro mundo. Ya os dije que intenté probar algunos sabores este verano (probé de jalapeños y no sé si alguna más), chips de pan de pita, había patatas de varios colores además de los millones de sabores, pero es que me cansan mucho las patatas fritas.

El caso es que lo están volviendo a intentar. Con dos sabores diferentes: Mojito y Cheeseburger. Hace unos días vi en Twitter que Nebulina las había visto. Esa tarde yo tenía que hacer la compra y las busqué. Iba con mi hermana y para que no se muriera del aburrimiento le pedí que las buscase, ella pensó que era broma cuando se lo dije. Al rato, vino muy emocionada con las de Mojito y de paso las de Cheeseburger :)

Mi(s) hermana(s) creo que son el público objetivo para este tipo de cosas. De hecho, cuando estudiaba en la universidad cada curso al menos una vez venían camionetas con bolsas llenas de muestras de productos nuevos en el mercado (por ejemplo, la leche de soja Vivesoy pasó por allí poco antes de lanzarse al mercado, las York’eso también).

En cuanto llegamos a casa de la compra mi hermana quiso abrir las bolsas y probar las dos variedades de patatas. Así que hicimos la cata. Cuando las probamos, me recordó al momento de la película Charlie y la Fábrica de Chocolate, aquel en que la niña rubia empieza a comer un chicle y va conociendo sabores completamente distintos. Eso nos pasó a nosotras.

Mojito: Hierbabuena, algo levemente dulce, patata.

Cheeseburger: Pepinillo, ketchup, cheese (leve), patata.

Sobraron. Mi hermana dijo que mejor cheeseburger, al principio pensé igual que ella. Pero después picoteé de las de mojito y ya no me chocó tanto el sabor y me gustaron más. Llevamos a mi otra hermana y ya de paso probaron mis padres. Creo que les gustó más la de cheeseburger también.

Yo probaría unas de gazpacho, a ver qué tal (de hecho, os confieso que lo he enviado a la web, por si acaso ;))

¿Habéis probado vosotros estas patatas? ¿Qué os han parecido?

Momentos de inspiración

Como en algún momento he comentado, muchas veces caminando con el carro por el súpermercado corro el riesgo de comprar cosas que no tenía pensadas al principio. Hace un tiempo esta situación me ocurrió con media calabaza. Cuando vi la pieza envasadita en la sección de verduras frescas, pensé en: muffíns, en trozos cortados y rehogados con verduras y tan feliz me la llevé a casa. La asé y luego me di cuenta de que no iba a tener tiempo de hacer todo lo que pensaba hacer… Mi opción fue congelar, peeroo…

La cuestión es que en el autobús me vino a la mente una “idea feliz”: Aaaaaaah, ya sé, ¡¡voy a hacer un spread (¿paté? ¿untable? ¿pasta para untar?) de calabaza!!

Dicho y hecho. Lo tuve clarísimo. Llegué y cual autómata, trituré con un tenedor mi media calabaza asada y la mezclé con queso crema, un poco de pimienta. Después sin mucho miramiento esta pasta se fue directa a una tostada sueca :D

De sabor: Me gustó mucho. Es ligeramente dulce, un sabor agradable. Le puse encima un poquito de jamón serrano (del güeno) y estaba de lujo, más acompañado de un vino rosado que tenía en la nevera…

¿Qué os parece mi idea feliz?

¡Disfrutad del lunes festivo quienes lo tengáis! (así da gusto que sea lunes :P)