Navidad en Holanda #2 Los oliebollen

El descubrimiento. Me llaman mucho la atención estos bollos. Su nombre básicamente es… bollos de aceite. Viéndolos más de cerca ¿no os recuerdan a un dulce muy típico español? Como por ejemplo ¿los buñuelos? Pues sí, porque son buñuelos del tamaño de una pelota de petanca. Hay varios tipos, pero los que más me gustan son los básicos, que no llevan relleno pero sí azúcar glas por encima. Los otros muy (más) típicos llevan pasas incorporadas a la masa. Me quedo con los primeros ;)

La verdad es que es todo un alivio que vendan estos bollos solo en Navidad. Los venden en los típicos puestos de feria en los que en España venden churros / patatas fritas… Y además hacen un concurso nacional para ver qué oliebollen son las más ricas. En La Haya tenemos uno de los puestos ganadores de… no sé qué año. Hay más variedad que todavía no he probado: de manzana, plátano, apple beignets, rellenos de crema con un trozo de mandarina de adorno… Lo que tiene mucha gracia es comerlo por la calle y que con el viento que nos acompaña en estas fechas, el azúcar manche a todo el que los come, bien en la nariz, bien los abrigos :P

El relleno es más esponjoso que los buñuelos pequeños que acostumbraba a tomar por noviembre en Madrid (claro que también me gustaban menos), es algo elástico también, me encanta ese tipo de textura, y, de hecho, lo bonito es que me recuerda a los buñuelos que hacía mi abuela. Ah, y aunque es evidente que están fritos, no tienen esa grasa chorreante de los buñuelos normales o de los churros, la prueba es que cuando te los dan envueltos, el papel no se mancha apenas. No justifico que sean sanos en ningún caso ;)

Poco más para esta entrada que parece estar de lunes ;) Os diré que probamos la primera vez en la excursión que hicimos a Delft hace ya un mes cuando se vino mi amigo ruso. Como muestra, os dejo una foto de los canales de Delft. Hay canales en casi cada ciudad en este país, pero no me canso de verlos, todos parecen tener su encanto.

Qué emoción. No queda nada para que vengan mis padres y hermanas y ¡¡les lleve a probar estos oliebollen!! :)

Anuncios

Navidad en Holanda #2 Sinterklaas

Ya no podía aguantar más. No soy muy de explicar historia, pero esta ocasión lo merece. Como ya os adelanté en la entrada anterior, aquí la navidad se vive de otra manera. Aquí no hay papá Noel sino un personaje llamado Sinterklaas. La historia de este señor, que como podéis apreciar en la imagen de arriba lleva un gorro de ovispo (sí, sí, os lo juro) es muy distinta a las habituales. En resumidas cuentas, este señor viene de Madrid en barco (¿cómo? os lo juro que se sigue contando tal cual aquí).

Lo más fuerte de todo es que lleva pajes, los cuales se llaman ¡Pedro! Síii, la traducción literal es Pedro el criado. Lo más jevimetal de todo es la explicación de por qué estos Pedros tienen la piel oscura… ¡porque están sucios del tizón de las chimeneas! Imagino que no dais crédito. Yo tampoco termino de darlo. Pues sí, y la letra que veis en dos mitades es uno de los regalos más típicos de esta época, es una letra maciza de chocolate, aquí no se andan con chiquitas, pone que lleva avellanas y allí que están en trozos grandes, sí señor.

Quiero que sepáis que la imagen de todos los personajes es de lo más simpática y child-friendly que he visto, hay algunas bastante tétricas… Ejemplo, ejemplo, ejemplo.

Poco después de publicar los kruidnoten, me enteré de que estas bolitas son lanzadas por Pedro a los niños, claro que sí. En el dibujo de la bolsa tenéis el ejemplo gráfico Pedro me cae genial por los dulces tan ricos que envía.

Esta última foto es otra representación más de esta fiesta tan curiosa, en este caso en el papel de regalo :)

Por cierto, por si os quedaba alguna duda, aquí no hay ni rastro de Papá Noel, pero sí mucha ilusión, es curioso el cambio de un país a otro en estas fiestas e incluso las fechas de las festividades. Mi amigo ruso el otro día me dijo que allí “el papá Noel” va vestido de azul y se llama Ded Moroz y llega a principios de año, aquí Sinterklaas llega  entrado el mes de noviembre.

Lo que os he contado me lo han ido comentando personas holandesas aquí :) Si queréis ver la historia y más datos, os dejo el link de la wikipedia, que tiene un artículo bastante completo (y veréis que todavía tengo dulces pendientes de probar jeje).

Ya lo último, veréis que la marca de todas estas cosas es Hema, para quien vaya a venir o esté interesado, es una de las tiendas más baratillas del país, es una subcadena del “Corte Inglés” de aquí, que se llama Bijenkorf. Tienen un poco de todo, con muy buena relación calidad precio, desde ropa hasta mini-mercado pasando por platos, tostadoras y fundas de cojines.

¡Ánimo con la mitad de semana!

De vuelta a La Haya y Typical Dutch #1

Aquí estoy de nuevo, en mi casita. A mi lado, en el ventanal, estoy viendo caer una de las tantas lluvias que me esperan este otoño invierno ;)

Os dejo una foto de un invento que he descubierto en este país, una especie de vending machine de comida rápida y ¡croquetas! No son croquetas como nosotros las conocemos, son del tamaño de una salchicha y el empanado vaya usted a saber de qué es, pero están buenas, especiadas, calentitas y baratas, para tomar fuerzas mientras se hace una visita. Mis hermanas estuvieron de visita hace unas semanas y se volvieron locas con estas máquinas.

Empiezan las vueltas al “cole” (¡ánimo para todos!), también las temporadas de muuuchas series, el cambio de ropa verano-invierno… Y en mi caso, voy a comenzar un tiempo sabático. Iréis viendo el transcurso, claro que sí.